Por su salud, aligere el peso de ciertos metales

Que no lo dobleguen ni el hierro ni el cobre. Un tema que por lo general se ignora: Altos niveles de estos metales están ligados a la enfermedad de Alzheimer, problemas del corazón y otros desórdenes relacionados con la edad, recordó un informe en el Chemical Research in Toxicology.
Por eso, se debería evitar la acumulación, que se ha convertido en un asunto de salud pública de acuerdo con el investigador George Brewer.
El cobre y el hierro son nutrientes esenciales para la vida y los niveles altos son benéficos para la salud reproductiva de los jóvenes, pero al llegar a los 50, el asunto cambia y las concentraciones altas de esos metales pueden dañar las células y provocar la aparición de diferentes enfermedades.
Algunas de las medidas sugeridas, incluyen:
Evitar el consumo de pastillas de minerales y vitaminas que contengan hierro y cobre; reducir el consumo de carne, no consumir agua de llaves de cobre, donar sangre regularmente para reducir el hierro y consumir suplementos de zinc para reducir el cobre.

Los buenos efectos del propoleo

Vendido en tiendas naturistas, hay un producto que parece beneficiar la salud: el propoleo.
Este derivado de las colmenas de abejas tiene ciertas propiedades que ayudarían a las personas, de acuerdo con estudios realizados por Neiker-Tecnalia en colaboración con la Fundación Kalitatea, Asociaciones de apicultores, plantas envasadoras de miel y administraciones vascas (España), que han analizado diferentes productos derivados de la colmena y el propóleo es uno de ellos.
Este producto es la sustancia resinosa que las abejas recolectan de las yemas de los árboles y de algunos vegetales. La abeja lo recoge y transforma para desinfectar la colmena, sellar grietas, construir panales, así como para su uso como agente microbicida, desinfectante y también para embalsamar intrusos difíciles de expulsar por su tamaño. Es, por tanto, el responsable directo de garantizar la asepsia de la colmena, siendo ésta un ambiente prolífero para el desarrollo de virus y bacterias, debido a sus condiciones de temperatura y humedad.
Aunque su composición está sujeta a la zona de producción (clima, vegetación circundante, etc.), en esencia contiene: resinas y bálsamos (50-60%), ceras (20-25%), aceites esenciales (5-10%), polen (5%), otros (minerales, enzimas… 5%).
La fracción de resinas y bálsamos es la que agrupa la mayoría de compuestos biológicamente activos, principalmente compuestos fenólicos derivados del reino vegetal y con capacidades farmacológicas.
Debido al número de principios activos que presenta, su tintura (extracto alcohólico) es conocida y empleada por sus propiedades terapéuticas, principalmente por su acción estimulante sobre el sistema de defensa del organismo. Entre sus propiedades destaca su acción antioxidante, antimicrobiana, estimulante, cicatrizante, analgésica, anestésica, antiinflamatoria.
Los ensayos de actividad antioxidante proporcionan una idea sobre la capacidad del producto de neutralizar radicales libres. Estos últimos representan moléculas dañinas, generadas tanto de forma endógena como exógena, capaces de producir daños celulares provocando la aparición de enfermedades degenerativas, como cáncer, Alzheimer.
Un ensayo de la actividad antimicrobiana contra cinco agentes contaminantes demostró su potencial benéfico (Streptococcus mutans (caries dental), Candida albicans (afecciones vaginales), Salmonella tiphy (salmonelosis), Helicobacter pylori (úlcera de estómago), Saccharomyces cerevisiae (papel oportunista en sepsis de enfermos SIDA, leucemia.)
El desarrollo y crecimiento de todos los microorganismos estudiados se ve inhibido en presencia de diferentes concentraciones de propoleo. Las concentraciones inhibitorias mínimas se producen a concentraciones de producto muy bajas, lo que corrobora el alto potencial antimicrobiano del producto. Estos resultados prueban que el propoleo esta constituido por compuestos con elevada acción antimicrobiológica, probablemente derivada del alto contenido en compuestos fenólicos, flavonoides provenientes del reino vegetal. Esta información fue elaborada con datos entregados por las emrpesas interesadas.

No olvide dejar de comer

Memoria. Si quiere mantener su memoria y prevenir o retardar la aparición del Alzheimer y otras formas de demencia… coma menos.
Unos pocos cambios en el estilo de vida serían muy útiles, según estudio de Agnes Floel y colegas de la Universidad de Münster en Alemania.
Es el primer estudio que relaciona la memoria con la restricción calórica en las personas adultas.
Cerca de 24 millones de personas en el mundo padecen pérdida de memoria, problemas de orientación y otros síntomas de la enfermedad de Alzheimer, así como otros tipos de demencia. Ese número se habrá cuadrupllicaodopara 2040.
La investigación fue publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences.