Mis 10 noticias científicas de la semana (15-21)

1. Más listas que todos

En los últimos años más de 125 grupos de investigación en más de 35 países han tratado de desarrollar hongos y bacterias que ataquen las termitas, que cada año generan daños por más de 40.000 millones de dólares en todo el planeta. Hasta ahora no lo han logrado. ¿Qué pasa? Científicos, tras largo estudio, encontraron que las termitas mezclan sus excrementos con la madera creando un material para el cultivo de hongos y bacterias que les protegen. El estudio apareció en Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences. Más listas que todos. Foto T. Chouvenc, Universidad de Florida

2. Un faro hacia el Alzheimer

Muy adentro del cerebro, un faro puede ayudar a encontrar la formación de sustancias bloqueadoras en el cerebro de personas con Alzheimer. Masahiro Maruyama y colegas reportaron en Neuron una clase de molécula que puede unirse a los cúmulos de la proteína tau, que ayuda a la proteína beta amiloide a formar obstrucciones que impiden la comunicación cerebral. Al ser ligadas a carbono radioactivo, esas moléculas iluminan la presencia de la tau en imágenes cerebrales, lo que permitiría no solo detectar antes su presencia sino desarrollar formas de control.

3. Póngale una X

Nuestra galaxia tiene su parte central, el bulbo, con forma de X, revelaron científicos del Max Planck Institute que utilizaron sondeos del programa Vista de la ESO. La región central de la Vía Láctea no se ve bien desde nuestro punto de observación a 27.000 años luz por la existencia de mucho polvo y gas en el camino. Por eso se debe mirar en otras longitudes de onda. El análisis tomó el movimiento de 400 estrellas en esa región. Nos vamos conociendo de a poco.

4. Felinos al descubierto

Hasta ahora solo se había secuenciado el genoma del gato doméstico en la familia de los felinos. En Nature Communications científicos reportaron la secuenciación del tigre siberiano o Amur, así como de otros felinos como el león africano, con lo cual se comienza a saber más las características de estos animales: cómo logran su gran fuerza muscular y digerir cantidades altas de carne, así como su gran sentido del olfato.

5. Olvidémonos de ellos

La Nasa informó que el robot Curiosity no ha encontrado señales de metano en la atmósfera marciana. Este gas es emitido, entre otras fuentes, por procesos biológicos, lo que indicaría que no existe vida en el planeta rojo, aunque hay en la Tierra microbios que no lo emiten. 6 veces de octubre a junio pasados, el robot tomó muestras de la atmósfera y no encontró nada, lo que indica que ese gas estaría presente en condiciones mínimas, mucho menos de lo que se creía hasta ahora. O sea: no hay marcianitos.

6. 25 años del IPCC

No es un descubrimiento en sí, pero su trabajo ha permitido que todo el mundo conozca lo que está sucediendo con el planeta: se está calentando de una manera casi que aterradora. El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático cumple 25 años, tiempo durante el cual ha producido 4 informes sobre la situación, uno cada 6 años en promedio (hoy se presentan cada 7). El próximo será en 2014 y será el documento más esperado por todas las dolorosas verdades que seguro presentará dado que la situación en vez de mejorar empeora.

7. 9 metas y un cerebro

En 2014 el proyecto Brain que desarrollan los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos por mandato del presidente Barack Obama, tendrá 9 metas para cumplir, de acuerdo con el reporte liberado esta semana: desde generar un censo de los tipos de células, a crear mapas estructurales del cerebro, pasando por vincular la actividad de las neuronas con el comportamiento y otras. Un esfuerzo nunca intentado en su campo.

8. Nos queda mucha vida por delante

Un nuevo estudio de científicos de la Universidad de East Anglia publicado en Astrobiology reveló que el tiempo de vida que le queda a la Tierra es de al menos 1.750 millones de años. En un momento entre 1.750 millones de años y 3.250 millones dejará de ser habitable pues se encontrará entonces en la zona caliente del Sol, con temperaturas tan elevadas que los océanos se extinguirán y no será posible ninguna forma de vida. El Sol entrará en su fase de gigante roja y acabará con el planeta.

9. Elefantes cazados

Investigadores de la Universidad de Southampton en el Reino Unido descubrieron restos del antiguo elefante europeo, un enorme animal, que murió posiblemente cazado por primitivos humanos hace decenas de miles de años, lo que indicaría que pese a su rudimentaria cultura podían cazar en grupos. En el sitio se encontraron artefactos que sugieren manipulación del animal hace unos 420.000 años, después de la glaciación angliana.

10. Una superaglomeración

Un grupo de astrónomos descubrió los enormes brazos del cúmulo de galaxias Coma gracias al telescopio espacial Chandra. Esas estructuras se extienden medio millón de años luz ayudan a entender cómo ha crecido gracias a la fusión con galaxias y otros cúmulos, conformado hoy una de las estructuras más enormes del universo mantenidas por gravedad. Coma es inusual porque contiene no una sino dos galaxias elípticas gigantes cerca al centro. El hallazgo fue publicado en Science.

Especial fin de semana: El Alzheimer crece y mata

Había sido en 1984. Pasaron 27 años para que se revisara la guía de la enfermedad de Alzheimer, que recoge obvio los avances en todos estos lustros y unas guías para las etapas tempranas de la enfermedad para un mejor entendimiento del desorden. Un problema en aumento, que tiene afectadas hoy a cerca de 25 millones de personas según algunas cifras y que serán más de 80 millones en menos de 30 años, esparciéndose por países que hoy son jóvenes.

La actualización se acaba de publicar en Alzheimer & Dementia.

“La investigación sobre el Alzheimer ha avanzado durante el pasado cuarto de siglo. Traer las guías de diagnóstico con los avances acelerados es necesario para beneficio de los pacientes y acelera el ritmo de investigación”, dijo Ricard Hodes, del Instituto Nacional del envejecimiento de Estados Unidos, que actualizó las guías.

La pérdida de memoria que interrumpe la vida diaria no es una parte típica de envejecer. Puede ser un síntoma de Alzheimer, una enfermedad cerebral fatal que provoca una lenta declinación de la memoria, y las capacidades de pensamiento y razonamiento.

El Alzheimer es la forma más común de demencia, término que describe la pérdida de memoria y otras habilidades intelectuales. Representa del 60 al 80 por ciento de todas las formas de demencia.

Señales

Una persona puede experimentar uno o más signos de la enfermedad en distintos grados. La organización alz.com explica que las 10 señales a las que hay que estar alertas son:

1. Pérdida de la memoria que afecta la vida diaria: olvidar información reciente, como fechas o eventos.

2. Cambios en la capacidad de planear o solucionar problemas: problemas en hacer una receta o dificultades para concentrarse.

3. Dificultad en completar tareas en el hogar, el trabajo o durante el ocio.

4. Confusión del tiempo y el espacio. Olvidar cómo llegaron a un sitio o perder el rastro del tiempo.

5. Problemas entendiendo imágenes visuales y relaciones espaciales.

6. Problemas nuevos con el orden de las palabras al hablar y escribir.

7. Colocar cosas donde no es y perder la capacidad de deshacer los pasos en busca de algo.

8. Capacidad disminuida de hacer juicio y de tomar decisiones.

9. Alejamiento de las actividades sociales.

10. Cambios en el humor y la personalidad.

Uno de los problemas es que el Alzheimer tiende a empeorar con el tiempo. De hecho, la mortalidad va en aumento. En Estados Unidos las muertes por cáncer de seno, cáncer de próstata, enfermedad del corazón, derrames y VIH vienen en descenso, pero las de Alzheimer aumentaron 66 % entre 2000 y 2008.

En ese país, 1 de cada 8 ciudadanos mayores de 65 años tiene la enfermedad.

La tasa de supervivencia se sitúa entre los 4 y los 8 años tras el diagnóstico.

Como en otras enfermedades, la detección temprana es importante. Con ella se pueden explorar tratamientos que permitan vivir con independencia más tiempo, aparte de que la persona puede participar en las decisiones sobre su cuidado y el futuro, cuando la enfermedad avance.

Aunque hoy no hay una cura para el Alzheimer, existen drogas que pueden aliviar los síntomas cognitivos y del comportamiento.

Para la pérdida de memoria se tienen dos clases de medicamentos, Namenda y Exelon (Razadyne, Cognex). Cuando el Alzheimer progresa, las células del cerebro mueren y la conexión entre las células se pierde, con lo que los síntomas empeoran. Estas drogas pueden aliviar algo la situación por un tiempo.

En las etapas tempranas las personas puede mostrar irritabilidad, ansiedad depresión. En las más avanzadas ira, agitación, agresión, estallidos verbales o físicos, alucinaciones y problemas del sueño.

Hoy se cuenta con cinco medicinas aprobadas para tratar los síntomas, pero ninguna enfocada a curar las raíces del problema. Varias de las drogas en desarrollo tienen ese objetivo, impactando uno o varios de los cambios que se presentan en el cerebro.

Algunos investigadores creen que la solución involucra un coctel de medicamentos dirigidos a atacar distintos objetivos, entre los que figuran las placas amiloides que se forman en el cerebro una de las marcas de la enfermedad; otro es la proteína Tau, que forma los manojos en el cerebro, otro marcador importante de la enfermedad.; y uno más es la inflamación que se genera en el cerebro.

Para Bill Thies, de la Asociación del Alzheimer, existen dos problemas que frenan los avances: la carencia de pacientes para los ensayos clínicos y la falta de fondos suficientes.

Las guías entregadas por el Instituto americano incluyen las etapas Preclínica, Deficiencia cognitiva media y demencia Alzheimer, la etapa final de la enfermedad.

En la etapa preclínica comienzan los cambios cerebrales y las placas amiloides pueden ser detectadas en algunos casos mediante tomografía por positrones y análisis del fluido cerebroespinal, aunque no se sabe con certeza si esas personas desarrollarán la enfermedad.

En la deficiencia cognitiva media se analizan biomarcadores como altos niveles de la proteína tau o reducidos niveles de beta-amiloide. En este caso, se sabe también que le persona puede desarrollar o no la enfermedad.

Hoy no hay muchas esperanzas reales. Un aspecto importante es que un paciente con Alzheimer demanda dedicación y recursos. Una de las enfermedades que no se ha logrado combatir con eficacia. 27 años después, al menos se actualizaron las guías.

Mitos

Para terminar, la Asociación del Alzheimer desvirtúa ciertos mitos sobre la enfermedad:

Primero: La pérdida de memoria no es parte natural del envejecimiento.

Segundo: La enfermedad no deja paciente vivo.

Tercero: La enfermedad puede darse desde la tercera década de vida, anque se da más en los adultos mayores

Cuarto: los recipientes de aluminio, como latas u ollas para cocinar, no son causa de Alzheimer, como se pensó hace varias décadas.