Conocer el sexo a las 7 semanas

Análisis de AND obtenido de la madre de la sangre se puede determinar el sexo del bebé luego de 7 semanas de gestación, de acuerdo con una revisión y análisis de estudios previos reportada en el último número de Jama.

La determinación del sexo del feto por método no invasivo es una alternativa útil a la determinación vía citogenética, que es hoy el estándar más seguido para determinar tanto el sexo como algún desorden genético.

La amniocentesis tiene bajas pero medibles tasas de aborto debidas al procedimiento; y la sonografía se puede hacer a partir de las 12 semanas para determinar el sexo aunque no es totalmente confiable. La técnica no invasiva podría ser muy bien recibida por las gestantes.

Mediante el uso de ADN fetal libre de células como método no invasivo de determinación prenatal entrega una alternativa a las técnicas invasivas para para algunos desórdenes heredables. En algunos países, como Holanda, el Reino Unido, Francia y España ese test se ha convertido en rutina clínica a pesar de la falta de evaluación de su desempeño.

“Más recientemente, compañías han comenzado a ofrecer la tecnología directamente al consumidor en internet. Los tests como de uso no médico para padres curiosos, con una precisión tan alta como 95 a 99 por ciento entre las 5 y 7 semanas de gestación”, expresa el artículo publicado.

El análisis y la revisión corrió por Stephanie A. Devaney, Ph.D., de los Institutos Nacionales de Salud de E. U. y colegas. Para ello seleccionaron 57 estudios.

La tecnología puede ser útil para acercamientos clínicos de una detección temprana de desórdenes ligados al sexo que requieren otros exámenes subsiguientes.

ADN del feto se encuentra en sangre de la madre

Nada de exámenes complicados que ponen en riesgo la mamá y su bebé. No. La sangre materna es mucho más que el líquido vital. Tiene, para ser claros, las huellas del bebé.

Sí, no parece lejos el día en que los médicos puedan diagnosticar la salud genética del feto con sólo tomar una muestra de sangre ¡de la mamá!

Investigadores en Hong Kong lograron identificar la huella genética completa de un bebé en el vientre materno con un examen de sangre materna, reportaron en Science Translational.

Lograron tal exactitud que podían diagnosticar si había alguna enfermedad genética.

“Es abrir la puerta a algo que se estaba esperando desde hace tiempo”, dijo Laird Jackson, un genetista médico en Drexel University en Philadelphia.

Este avance evitaría la necesidad de procedimientos invasivos como la amniocentesis o muestra de vellosidades coriónicas, dijo Sinuhe Hahn, biólogo molecular en la University of Basel en Suiza. Estos procedimientos, usados hoy para exámenes prenatales, derivan en aborto en el 1 por ciento de los casos. La prueba de la sangre materna es mucho más segura y podría suministrar una buena cantidad de información sobre la salud del feto.

Previo a esta investigación, el grupo, dirigido por Y. M. Dennos Lo, patólogo químico en la Universidad China de Hong Kong, había encontrado pequeñas trazas de ADN fetal en la sangre materna. Cerca de un 10 por ciento del ADN que se halla en el plasma sanguíneo en una mujer en embarazo proviene en realidad del feto, dijeron los investigadores.

Algunos grupos han usado el ADN para detectar rasgos heredados del padre o determinar si el feto prota cromosomas extras, pero nadie sabía si el genoma completo del feto daba vueltas dentro de la madre.

El nuevo estudio mostró que cada pedacito del genoma del feto puede ser hallado en la sangre de la madre, en su mayoría en piezas con longitud de 143 letras de ADN. El ADN de la madre se encuentra en pedazos más grandes, la mayoría de 162 letras. La diferencia podría ayudar a los investigadores a separar el ADN materno de aquel del feto, haciendo más fácil la tarea de juntar el ADN de este.

Aunque no existen suficientes equipos para realizar las pruebas y el costo es hoy de 200.000 dólares por examen, los precios de estas tecnologías caen con rapidez y la disposición de equipos, por su parte, crece.