Los gatos no tienen nada de bobos

Cómo cazar, por un gato. Foto Manuel Saldarriaga

Cómo cazar, por un gato. Foto Manuel Saldarriaga

No han asistido a clases, pero parece que los gatos entienden muy bien el principio de causa-efecto tanto como algunos elementos de la física.

Bueno, eso sugiere un nuevo estudio en Animal Cognition: combinan esas capacidades con su gran sentido del oído para predecir dónde están ocultas sus presas.

El estudio fue adelantado por investigadores de Kyoto University en Japón, encabezados por Saho Takagi.

Un estudio anterior del grupo había establecido que los gatos (Felis silvestris catus) predicen la presencia de objetos invisibles basados en su oído. En la nueva investigación, querían saber si los pequeños felinos usan una regla de causalidad para inferir si un contenedor tenía un objeto basados en si sonaba o no al sacudirlo. También querían establecer si los gatos esperaban que cayera un objeto o no una vez se volteaba el contenedor.

Así, 30 gatos domésticos fueron grabados en video mientras un investigador sacudía el contenedor. En algunos casos esa acción iba con un sonido, en otros no para simular que el recipiente estaba vacío. Luego de la sacudida, el contenedor era volteado, a veces caía un objeto y a veces no.

Dos de las condiciones experimentales eran congruentes con las leyes de la física, cuando la sacudida estaba acompañada o no por un sonido y un objeto o no que caía. Las otras dos condiciones eran incongruentes con esas leyes: o un sonido al sacudir seguido de ningún objeto que caía o ningún sonido al sacudir pero sí caía el objeto.

Los gatos miraban mucho más tiempo los contenedores cuando eran sacudidos y producían ruido, lo que para los científicos sugiere que usan una ley física para inferir la existencia o ausencia de objetos según lo que oían. Esto les ayudaba a predecir cuándo un objeto aparecería una vez se volteara el recipiente.

También miraban más los contenedores con condiciones incongruentes, cuando caía un objeto sin haber producido sonido en la sacudida o al revés, como si entendieran que tales condiciones no tuvieran una causa lógica.

Los gatos usan un entendimiento causal-lógico del ruido o los sonidos para predecir la aparición de objetos invisibles”, expresó Takagi.

Los científicos sugieren que los alrededores de la especie influyen en su capacidad de descifrar información con base en lo que oyen. La ecología del estilo natural de caza de los gatos puede por lo tanto favorecer la capacidad de inferencia con base en los sonidos. Como dijo Takagi los gatos que cazan a menudo necesitan inferir la ubicación o la distancia a su presa a partir de los sonidos solamente pues es común que cacen en sitios de baja visibilidad.

Pero se requerirán más estudios para conocer exactamente que ven los gatos en sus mentes cuando recogen sonidos y si pueden extraer información como la cantidad y el tamaño de lo que escuchan.

Un estudio que seguro generará muchos comentarios entre los científicos. Y los amantes de estos felinos.

Las ratas son buena ‘gente’

La rata ayudando. Foto cortesía Sato

Muy buena ‘gente’. Eso son las ratas, que desvirtúan su reputación de animales salvajes.

Un estudio aparecido en Animal Cognition reveló que tienen corazón: cuando una se está ahogando, la otra pone una pata tratando de rescatarla.

Eso es especialmente real en ratas que han tenido previamente una experiencia cercana a la muerte por ahogamiento con agua, aclaran Nobuya Sato y colegas de Kwansei Gakuin University en Japón.

El grupo de Sato condujo tres experimentos con un estanque de agua. Una rata tuvo que nadar en él para salvarse, mientras otras estaba en una jaula cerca. La rata en el agua solo podía llegar a un sitio seco y seguro en la jaula si su compañera abría la puerta.

Los investigadores encontraron que las ratas aprendieron pronto que para ayudar a su compañera en afugias debían abrir la puerta. Actuaban con rapidez para abrirla cuando en realidad había una compañera que necesitaba ser salvada. Se observó que a estos roedores no les gusta estar mojados. Y aquellos individuos que habían experimentado la inmersión en el agua aprendían con más rapidez cómo salvar su compañera.

Pero hay más. Los investigadores analizaron qué sucedía cuando se les daba a escoger entre abrir la puerta para ayudar a la compañera en apuros o abrir otra para recibir un dulce. En la mayoría de los casos optaron por ayudar antes de ir por la comida.

Para Sato, este comportamiento sugiere que para una rata es más valioso ayudar a otros que tener una recompensa.

Esto indica también que tienen empatía: pueden compartir el estado emocional de otros miembros de su especie.

Resumen científico de la semana

1. Porqué no pierdo peso

Hay personas, hombres y mujeres que se esfuerzan mucho, pero nada. Es duro que pierdan peso. Un estudio de los Institutos de Salud de Estados Unidos encontró evidencias serias de que personas con ciertas fisiologías pierden menos peso que otros aunque limiten sus calorías. El estudio apareció en Diabetes. Pese a ello, una dieta balanceada y ejercicio debe darles resultado a largo plazo. Los investigadores no saben si esa resistencia es heredada o se adquiere con el tiempo.Foto womenhealth.gov.

2. Los bichos os delatarán

No, no es necesario saber cuál es el genoma personal. No, para identificar una ´persona hay otra manera que no se conocía hasta ahora: los microbios que poseemos en nuestro organismo, el llamado microbioma es una huella personal, tal como la ordenación de nuestro material genético. Eso sugiere un estudio publicado en PNAS, un hallazgo que por lo menos genera inquietud sobre la privacidad de esa información. También podría ser usado en investigación criminal.

3. Amanecer nublado

Un estudio aparecido en el Astrophysical Journal reveló cómo es el estado del tiempo en algunos planetas extrasolares, en los cuales parece que hay nubosidad en la mañana y calor días despejados en la tarde. Son planetas calientes tipo Júpiter, que residen muy cerca a su estrella, inhóspitos para la vida, con más de 1.600 grados centígrados. Los investigadores se basaron en información proporcionada por el telescopio espacial Kepler.

4. Qué rata tan noble

Cuando una rata se está ahogando, otra, que ya ha vivido la experiencia de luchar contra el agua, le presenta u pata para que se agarre y se salve. No es un sueño. No. Es un estudio que apareció esta semana en Animal Cognition y que muestra un aspecto no conocido de estos roedores con mala fama entre muchos humanos. El hallazgo sugiere que actúan pro-socialmente.

5. Calientico, calientico

Científicos de NOAA reportaron en Science el hallazgo del primer pez de sangre caliente, el pez luna, conocido en varios mares. Vive a entre 40 y 400 metros de profundidad. Esa característica la permite moverse más rápido y ser un buen cazador, a diferencia de otros que viven en esas profundidades, que deben economizar energía. Se encontró que sus agallas son muy distintas a las de los demás peces.

6. Una nariz muy particular

Científicos crearon embriones de pollos con caras que los hacen parecer a sus remotos ancestros: los dinosaurios, según una investigación publicada en Evolution. En su trabajo, inhibieron la expresión de genes relacionados con la formación de la nariz en esos embriones, con lo cual parecían más con la trompa de dinosaurio que con el pico característico de pollos y gallinas, un estudio que trata de determinar cómo fue ese proceso evolutivo.

7. A bañarse en Europa

Experimentos en laboratorio conducidos por científicos de la Nasa sugieren que el material oscuro que se observa sobre la superficie de la luna Europa en Júpiter es probablemente sal marina, revelando una conexión entre el océano de agua subterráneo que los estudios sugieren existe allí y la superficie. Esto aumentaría la probabilidad de existencia de alguna forma de vida. Europa será el destino de futura misión espacial, probablemente en la década que viene.

8. Primer cuasar cuádruple

En un hallazgo sorprendente científicos reportaron en Science el hallazgo del primer cuasar cuádruple, cuatro extraños agujeros negros activos situados en proximidad uno del otro, una de las estructuras más masivas descubiertas en el universo temprano rodeada por una nebulosa de gas frío. O es una coincidencia de 1 en 10 millones o hay que repensar los modelos de evolución de los cuasares y de formación de las más grandes estructuras. Los cuasares son una breve fase de la evolución galáctica alimentada por materia que cae en un gigantesco agujero negro en el centro de una galaxia.

9. Dos que parecen una

Hace 230 años fue descubierta Delta Cefhei, un prototipo que dio lugar a las cefeidas, estrellas variables en brillo que se utilizan para medir distancias cósmicas. Ahora, científicos dicen que se trata no de una sino de dos estrellas: es una estrella doble, sistema binario, en el cual la compañera había escapado a la observación quizás por su baja luminosidad. El artículo apareció en Astrophysical Journal.

10. Contra el cáncer cervical

La nueva vacuna contra el papilomavirus humano 9-valente puede prevenir 80% de los cánceres cervicales si se administra a niños de 11-12 años antes de que estén expuestos al virus. Comercializada como Gardasil-9 también protege un 8 por ciento adicional contra el cáncer orofaríngeo, que incluyen la base de la lengua y las amígdalas. La vacuna actúa contra siete tipos del papilomavirus humano. La cobertura en protección es un 13% mayor que las primeras vacunas. El estudio apareció en el JNCI.

Los perros reconocerían personas en fotos

Solo éramos nosotros, luego que quizás los grandes primates y ahora… los perros. Sí, parece que los perros reconocen rostros en las fotografías

Investigadores conducidos por Outi Vainio de la Universidad de Helsinki examinó la conducta espontánea de los perros hacia fotografías, ¿si los perros no están entrenados para reconocer rostros, son capaces de ver caras en las imágenes y miran distinto las conocidas de las desconocidas?

Por lo general esa capacidad para discriminar distintos individuos ha sido estudiada entrenando los animales para discriminar las fotos de personas que les son familiares y de los extraños.

Los movimientos de los ojos de los perros fueron estudiados mientras veían fotos de personas conocidas y desconocidas exhibidas en una pantalla de computador. También les mostraron fotos de perros que les eran familiares y otros que no.

Los resultados indican que son capaces de percibir rostros en las imágenes. Y miraban más tiempo las fotos de perros que de personas, independiente de si les eran familiares o no.

Fijaban más a menudo la mirada sobre rostros y ojos que les eran familiares que en los extraños.

Las fotos les eran mostradas al derecho y al revés. Fueran invertidas o no, las miraban bien si eran conocidas y miraban más el área de los ojos en las fotos al derecho.

Esto sugiere que los perros no solo siguen las propiedades físicas de las imágenes sino también la información contenida en ellas y su significado semántico.

Y podrían tener habilidades de reconocimiento facial, similares a las de los humanos.

El estudio, publicado en Animal Cognition, debe ser confirmado, pero bien interesante.