Marte se volvió retrógrado

El retrógrado Marte. Sí el planeta rojo, el más ansiado por los humanos, entró el martes pasado en su etapa retrógrada, es decir que se mueve hacia el oeste en frente de las estrellas al fondo.

Si se mirara desde arriba al Sistema Solar, se vería que la Tierra, Marte y los demás planetas se mueven hacia el Este alrededor del Sol. Pero por estos dos meses, hasta abril, Marte parecerá moverse hacia el oeste (retrógrado).

Esta situación se vive cada dos años. A comienzos de marzo, la Tierra estará entre el planeta rojo y el Sol, siendo el punto más cercano entre los dos planetas. Por eso Marte aparecerá en su momento más brillante de todo el año.

Por esta época, ese planeta aparece por oriente y cada vez lo hará más temprano. A comienzos de marzo no estará presente en las noches sino que se verá un rato poco después de anochecer y un poco antes de amanecer.

La fase retrógrada se extenderá hasta el 15 de abril. Este movimiento retrógrado se da cuando la Tierra, en su órbita más pequeña alrededor del Sol, se empareja con Marte, el planeta más próximo hacia afuera de la Tierra y el Sol. Nuestro planeta actúa como un auto de carreras en el carril interior que aventaja un auto más lento en un carril externo. Eso crea la sensación de que Marte se devuelve en su órbita, lo que en realidad no sucede.

Marte se encuentra hoy a unos 122,5 millones de kilómetros de la Tierra (el Sol está a 150 millones de kilómetros de nosotros). A comienzos de marzo estará a solo 100 millones de kilómetros.

Pese a su cercanía solo se verá como un punto en el cielo, nunca como dicen algunos mensajes electrónicos que se convertirá en una segunda Luna.

Foto cortesía Nasa

Venus, a tiro de escopeta

Venus. Aunque el planeta más cercano al Sol aparece todos los días más bajo sobre el horizonte al caer la tarde, ofrece una vista especial cuando se oculta el Sol.

El planeta se encuentra en el punto más cercano a la Tierra en ocho años, situado entre nosotros y la estrella. Será apreciable con facilidad con binoculares o un sencillo telescopio.

Y como el planeta se halla en lo que se llama una conjunción inferior, de lunes a jueves se podrá ver tanto al anochecer como al amanecer, una condición no tan común.

Hoy sobre ese planeta rocoso, cuya superficie no se puede ver por la densa atmósfera, se encuentra la sonda europea Venus Express, que analiza Venus utilizando las ventanas de infrarrojo en las capas superiores de la atmósfera, que permiten observar las que se encuentran más abajo.

En el dibujo cedido por la Agencia Espacial Europea se aprecia esta clase de observación.