El resumen científico de la semana

1. El primer homicidio de la prehistoria

Podría ser el primer caso de homicidio en el tortuoso camino de la evolución humana. Científicos reportaron en Plos One el hallazgo de un cráneo de hace 430.000 años en el sitio arqueológico Sima de los Huesos que presenta heridas contundentes en la cabeza, probablemente infligidas en un combate persona a persona. El hallazgo, junto a 27 esqueletos más, supone además una práctica funeraria a tan temprana edad. El cráneo tiene dos lesiones penetrantes en el hueso frontal encima del ojo izquierdo. En la foto, el cráneo con las hendiduras, tomado del journal.

2. Ojo con unos anticonceptivos

Nueva evidencia científica presentada en el BMJ confirma el vínculo entre las pastillas anticonceptivas y un mayor riesgo de trombos sanguíneos: aquellas que contienen nuevos tipos de la hormona progesterona (drospirenona, desogestrel, gestodena y ciproterona). Hoy cerca del 9% de las mujeres en edad fértil utilizan anticonceptivos orales. El riesgo es 1,5 a 1,8 veces mayor en quienes usan esa clase que las que utilizan las hormonas más viejas.

3. Bacterias reveladoras

Dos grupos distintos reportaron en Science Translational Medicine el desarrollo de un método no invasivo usando bacterias para detectar en la orina señales de metástasis de cáncer en el hígado y diabetes en las personas. Los investigadores emplearon bacterias sintéticas. Emplearon bacterias parecidas a las que se emplean en la fabricación de yogur. Varios tipos de cáncer, como el de colon y páncreas hacen metástasis con frecuencia en el hígado y detectado a tiempo es curable.

4. Otro pariente

Científicos reportaron en Nature el hallazgo de una nueva especie de homínino, Australopithecus deyiremeda, definido con base en restos de mandíbulas hallados en la región de Afar en Etiopía. Vivió hace 3,3 millones de años y el hallazgo supone que convivió en la misma época y región que al menos otra especie, Austrlopithecus afarensis, una situación que no se había considerado hasta ahora y que revuelca parte de nuestra prehistoria.

5. Un cáncer duro de roer

Un nuevo reporte mundial en Jama Oncology sobre el estado del cáncer, datos de 2013, reveló que el número de casos viene al alza, con 14,9 millones, pero la mortalidad se redujo en 126 de 188 países evaluados: hubo 8,2 millones de muertes por ese mal. El cáncer de pulmón es el que más mata tanto a hombres como a mujeres con 1,6 millones de muertes. Se encontró que casi todos los tipos de cáncer vienen aumentando.

6. Bájeme la presión

Si tiene presión sanguínea alta, inyéctese y deje de tomar pastillas diarias. No está disponible ya, pero a eso apuntan los nuevos desarrollos: científicos ensayan en ratas una vacuna diseñada de ADN que se enfoca en la angiotensina II, una hormona que aumenta la presión al contraer los vasos sanguíneos, lo que lleva a que el corazón trabaje más fuerte. En el estudio con los roedores la presión se redujo durante 6 meses. El avance fue publicado en el journal Hypertension.

7. Europa tan lejos y… tan cerca

La Nasa anunció la selección de 9 instrumentos para una futura misión exploratoria de la luna Europa en Júpiter, el sitio más cercano a la Tierra con un mar bajo la superficie donde podrían existir condiciones ideales para la vida. Aunque no tiene fecha fija y depende de la asignación presupuestal, la selección es el inicio de la misión. La nave que viaje pasará 3 años sobrevolando la luna con 17 sobrevuelos en los cuales se realizarán las mediciones que confirmen la existencia del océano y su naturaleza.

8. Calores que matan

Más de 1.700 personas han muerto en India por una ola de calor extremo debido a la disminución de la humedad por menores lluvias premonsónicas y la combinación con el fenómeno de El Niño. El calor extremo también se ha sentido en regiones tradicionalmente frías como Alaska, en donde se experimentan temperaturas más altas que el sur de Estados Unidos, una situación inusual que parece poner en evidencia los efectos del cambio climático más fenómenos de variabilidad natural del clima.

9. Se me olvidaba que…

¿Se le olvidó? Tranquilo. Científicos reportaron en Science que pudieron recuperar recuerdos perdidos en personas con enfermedades como Alzheimer mediante la optogenética o uso de la luz: activando células cerebrales con la luz. El logro sugiere que los recuerdos no se pierden por daño en las células sino que quedan almacenados en ellas, un avance que podría tener implicaciones benéficas a futuro.

10. Un remedio contra los prejuicios

Un estudio publicado en Science sugiere que una noche de buen sueño puede ayudar a eliminar nuestros prejuicios, una práctica que podría ser aprendida y ayudar a eliminarlos, según los investigadores, aunque se requerirán más estudios para saber si se reduce el efecto de los prejuicios en situaciones de toma de importantes decisiones. En el estudio, las personas escuchaban dormidas palabras contrarias al prejuicio.

Mis 10 noticias científicas de la semana (18-24)

Cortesía U. Rochester

1. Un material contra el agua

Nada me tocará… ni el agua. Científicos de la Universidad de Rochester revelaron en el journal of Applied Physics el desarrollo de una técnica basada en un láser que crea una intrincada red de estructuras en escalas micro y nano que confieren a los metales una propiedad especial: el agua no los toca, rebota o se desliza, un material hidrofóbico con múltiples aplicaciones. Las estructuras hacen parte del material, por lo que no se desgastan.

2. Andamos en un agujero de gusano

Siéntense que viajamos, sin saberlo hasta ahora, en un cómodo medio de transporte. Sí, nuestra galaxia, la Vía Láctea, sería un enorme agujero de gusano estable y navegable, según la hipótesis puesta en un artículo en Annals of Physics y explicada por investigadores del centro de estudios avanzados Sissa. La hipótesis surge tras combinar el mapa de materia oscura en la Vía Láctea con el más reciente modelo del Big Bang. Los agujeros, teóricos hasta ahora, serían túneles en el espacio-tiempo.

3. Café protector

El consumo de al menos 4 pocillos de café al día brindaría cierta protección contra el melanoma, el más agresivo cáncer de piel según un estudio en el Journal of the National Cancer Institute. Quienes en el estudio ingerían al menos esa cantidad tenían un riesgo 20% menor. El efecto protector aumenta a medida que aumenta el consumo de la bebida. Con el café descafeinado no se obtenían beneficios. Los investigadores advirtieron que son resultados preliminares y se concentran en un solo tipo de población.

4. Anticonceptivos y cáncer

Tomar un anticonceptivo hormonal por al menos 5 años ha sido asociado con un mayor riesgo de desarrollar una rara forma de tumor cerebral, glioma, dice un estudio publicado en el British Journal of Clinical Pharmacology. Esos anticonceptivos orales contienen hormonas sexuales femeninas y son de uso extendido. El estudio se enfocó en mujeres entre los 15 y 49 años de edad. No obstante, la tasa de incidencia es muy baja y el uso de estos anticonceptivos ofrecen más ventajas.

5. Modificado de verdad

Científicos de Harvard y Yale reescribieron el lenguaje genético de una bacteria E. coli en una nueva técnica para hacer más seguros los organismos modificados genéticamente, que tradicionalmente han sido elaborados mediante el traspaso de un gen de un organismo a otro. Con la técnica no solo son más seguros sino que resisten el ataque de bacterias según el artículo aparecido en Nature. Los investigadores incorporaron un aminoácido sintético en varios puntos del genoma.

6. El ejercicio no garantiza nada

La cantidad de tiempo que pasa sentada una persona durante el día está asociada a un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes, cáncer y muerte, independiente de si hace ejercicio de manera regular. Eso sí, a mayor cantidad de ejercicio el riesgo disminuye, según el estudio en Annals of Internal Medicine pero no se determinó ‘cuánta cantidad’ es suficiente para evitar el riesgo.

7. Niños asistidos pero más sanos

Gracias al mejoramiento de técnicas de reproducción asistida, los niños nacidos así en las últimas dos décadas son más saludables, no nacen prematuramente, tienen buen peso y no fallecen en el primer año según un estudio publicado en Human Reproduction. El estudio analizó la situación de 92.000 niños en países nórdicos.

8. Ahora sí me acuerdo

Los recuerdos débiles pueden ser convertidos en fuertes cuando están asociados con una experiencia sugiere una investigación publicada en Nature. Se demostró que los recuerdos de imágenes neutrales se fortalecían cuando los voluntarios eran expuestos a imágenes mientras recibían un schock eléctrico pequeño. Así, un recuerdo insustancial puede ser fortalecido a través de un evento futuro.

9. El atlas de las proteínas

El primer análisis sobre el atlas de las proteínas humanas fue presentado en Science, revelándose que se han clasificado y analizado cerca de 20.000 genes codificantes de proteínas. 15% de esos genes tienen una expresión enriquecida en uno o varios tejidos. Se sugiere además que unas 3.000 proteína son secretadas desde las células y unas 5.000 están localizadas en los sistemas de membranas de las células. Como dato interesante adicional se encontró que cerca del 30% de las proteínas a las que se dirigen medicamentos se encuentran en varios tejidos, lo que incidiría en los efectos colaterales de muchos medicamentos.

10. Otra ventana al autismo

Ratones mutados que exhiben varias de las características al espectro del desorden asociado al autismo humano, incluidas las deficiencias sociales, mostraban mayor interacción con otros cuando se les daba una dosis de la hormona oxitocina, según un estudio publicado en Science Translational Medicine. El mismo efecto se logró cuando se aumentó en el ratón su producción de la oxitocina. Una nueva posibilidad para tratar ese problema en las personas.

Mis 10 noticias científicas de la semana (27-2)

1. Una vida por… los huevos

En un sorprendente hallazgo, científicos reportaron en Plos One el animal que más tiempo carga los huevos hasta que eclosionan. Se trata del pulpo Graneledone boreopacifica. La hembra los carga en sus brazos durante 4,5 años. Luego, cuando nacen sus descendientes, ella… muere, como sucede en los pulpos. La hembra fue detectada en un vehículo robótico a 1.397 metros de profundidad y se le hizo un seguimiento periódico: 18 veces en 53 meses. Toda una marca para las denodadas madres.

2. Una herencia de miedo

Los recién nacidos pueden aprender de sus madres a oler el miedo en sus primeros días de nacidos sugiere una investigación hecha con ratas y publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences. Ratas entrenadas para sentir temor al oler menta, transmitieron ese temor a sus descendientes pese a no estar más que en contacto vía un ducto por donde pasaba el aire. Los bebés pueden adquirir las experiencias de sus madres, sugiere la investigación.

3. No somos tan pesados

Medidas tomadas hasta ahora sugerían que nuestra galaxia, la Vía Láctea, es más masiva que la vecina Andrómeda, ambas parte del Grupo Local de Galaxias. Pero un nuevo estudio que tomó en cuenta la gravedad que atrae las galaxias de este grupo y la expansión del universo tomada en galaxias por fuera, revela que nuestra galaxia tiene apenas la mitad d ella masa de Andrómeda. En las dos, asimismo, se encontró que la materia oscura responde por el 90% de la masa. El estudio apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

4. Un cuerpo totalmente chorreado

Desde 2005 se sabía que había chorros de agua saliendo de ciertos puntos de la luna Encelado en Saturno. Un estudio presentado en el Astrophysicial Journal revela que son 131 géiseres los detectados en esa luna, Expiden agua salada del mar interno del satélite natural, salida desde las profundidades. El artículo también explica a qué se debe ese sistema, en parte por las fuerzas de marea que ejerce el planeta de los anillos.

5. La atmósfera es una olla a presión

Uno de los gases de efecto invernadero más potentes es el vapor de agua, y el más abundante, presente de forma natural en la atmósfera. Pero un estudio publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences confirmó que la concentración en la troposfera viene en aumento. Y hay más: ese incremento se debe a actividades humanas, primera vez que se demuestra esa relación. La concentración aumenta a medida que se incrementa el calentamiento debido a la quema de combustibles fósiles.

6. El terrible dolor crónico

Un estudio publicado en Science revela que el dolor crónico, realmente, modifica el cerebro, cambio que conduce a la desmotivación común en esas situaciones. El estudio se hizo con ratones. Encontraron que el cerebro de ratones con dolor crónico cambiaba en respuesta a esa condición de molestia. Luego de 12 días de dolor, era menos probable que ciertos tipos de neuronas que responden a la dopamina, químico involucrado en la motivación y la recompensa, enviaran señales de excitación que en ratones sin dolor. Un indicador de que el cerebro en esa condición es menos capaz de motivarse.

7. Muy transparentes

Era un sueño: poder ver a través de los órganos y de todo el cuerpo, visualizar la conexión entre células y las estructuras más finas. Un estudio publicado en Cell reveló un método simple para hacer transparentes los órganos opacos y las biopsias del tejido humano, un avance que allana el camino para unos diagnósticos clínicos más precisos, monitorear enfermedades y una nueva generación de terapias del autismo al dolor crónico.

8. Tumores picantes

Científicos de la Universidad de California reportaron que la capsaicina, ese ingrediente activo del ají, activa un receptor en las células que recubren los intestinos en ratones, desencadenando una acción que al final de cuentas reduce el riesgo de cáncer colorrectal. El estudio apareció en The Journal of Clinical Investigation. A ratones modificados con tumores la capsaicina se los reducía y vivían más.

9. Anticonceptivos cancerosos

Una investigación publicada en Cancer Research reveló que las mujeres que habían tomado recientemente píldoras anticonceptivas con alto contenido de estrógeno y unas pocas formulaciones más tenían un riesgo mayor de desarrollar cáncer de seno. El riesgo era 2,7 veces mayor. Los autores llamaron a la cautela pues se requieren más estudios para confirmar los hallazgos. Un contenido bajo de estrógeno no aumentaba el riesgo.

10. Una vacuna difícil

En animales funcionó a la perfección una vacuna contra la bacteria C. difficile que provoca enfermedad intestinal con diarrea y hasta fallo general de los órganos, que en muchos casos lleva a la muerte. La protección se logró tras dos inmunizaciones revelaron los investigadores en Infection and Immunity. El paso siguiente será llevarla a ensayos clínicos.

Esos efectos poco deseados de la píldora

Tantas décadas después de su aparición y aunque los anticonceptivos de hoy no son los mismos que tomaron las mujeres cuando aparecieron, se detectan problemas relacionados con el placer femenino en las relaciones sexuales.

Un estudio de la Universidad de Indiana reveló que la píldora puede afectar aspectos como la excitación, la lubricación y el orgasmo, pese a los otros beneficios que trae como que ellas puedan planificar la familia.

“Si ellas experimentan esos efectos negativos, pueden dejar de usar los anticonceptivos. Necesitan saber que existen opciones como los lubricantes u otros productos para mejorar el desempeño sexual que les pueden ayudar a aliviar los efectos negativos que estén experimentando”, dijo Nicole Smith, coordinadora del Centro para la Promoción de la Salud Sexual de esa universidad.

También podrían pasarse a otro método de planificación para ver si les funciona mejor

El estudio de Smith involucró 1.101 mujeres activas sexualmente que usaban bien la píldora, el parche, el anillo o una inyección, mientras en otro grupo estaban las que no empleaban métodos hormonales como el condón, el diafragma, la abstinencia.

En la investigación halló que las mujeres reportaron niveles similares de satisfacción, incluyendo el romance y la intimidad, pero aquellas que empelaban métodos hormonales experimentaban menos excitación, menos orgasmos, dificultades con la lubricación, menos placer y sexo menos frecuente.

“Se ha hecho un gran esfuerzo para hacer los condones más agradables para los hombres, pero no se escucha lo mismo acerca de reducir el impacto negativo de la anticoncepción en el funcionamiento sexual de las mujeres”, dijo Smith.

Estudios sobre el tema son por lo general viejos y poco concluyentes y se centraron en mujeres europeas más que todo.

No embarazos sí, pero a costa del placer del buen sexo.

.

Especial fin de semana: un anticonceptivo masculino

El largo camino para detener tanto espermatozoide

Tanto tiempo llevan en uso los métodos anticonceptivos femeninos, que parece algo ligado a la mujer. Parece, no es que tenga que serlo.

Bromean los investigadores sobre contracepción masculina que un método aparte del condón y la vasectomía ha estado a entre 5 y 10 años de ser alcanzado… durante las últimas cuatro décadas.

La píldora masculina. ¿Existirá? ¿Cómo evitar que millones de espermatozoides no cumplan su cometido?

Es el tema que Nia Bai analizó en extenso en Scientific American.

Es que no es fácil. Aparte de ese gran obstáculo, persisten otros dos: la seguridad que toda nueva droga debe cumplir y si, después de todo, los hombres usarán el método, punto este que no parecería del todo imposible considerando que sobre la píldora femenina hubo también resistencia, toda suerte de conjeturas y mucho rechazo desde los campos político y, en especial, religioso.

Que los hombres son machistas y consideran que la mujer es la que debe tomar cartas en el asunto, es tan cierto que mucho porcentaje de los embarazos no son planeados.

Los condones han estado en la escena durante los últimos 300 años. Hoy siguen siendo relativamente baratos y ampliamente disponibles, siendo un 98 por ciento efectivos contra el embarazo fuera de ofrecer buen grado de protección contra enfermedades de transmisión sexual.

Pero vamos al grano: ¿qué tan lejos está la píldora masculina u otro método seguro y reversible? La vasectomía, por ejemplo, puede ser reversible pero tras una complicada y costosa microcirugía que no siempre es exitosa. Pero no es método de prevención: es la esterilización en carne y hueso.

Durante años las mejores promesas residían en un acercamiento hormonal –análogo al anticonceptivo femenino en pastillas- para controlar la producción de hormonas, pero los resultados inconsistentes y los efectos asociados al prolongado uso de testosterona, han hecho voltear las miradas hacia otros sitios.

Los nuevos métodos no hormonales se enfocan en varios nodos en el desarrollo de los espermatozoides, su movilidad y las capacidades de penetración del óvulo. También se trabaja en una especie de vasectomía reversible que involucra bloquear los vasos deferentes con un polímero que se puede disolver luego.

La mayoría de alternativas se dirige a hombres en relaciones estables que buscan un método reversible y confiable de anticoncepción.

Ellos desean hoy tener un mayor control sobre su fertilidad.

En parejas en las que a las mujeres les queda muy difícil la anticoncepción por reacciones del cuerpo, mirar al hombre es la única opción segura: la mitad de los embarazos en E. U. no son planeados y de ellos la mitad termina en aborto.

Pese a la escasez de fondos, el trabajo continúa. Ninguno de los métodos no hormonales alcanza la etapa del ensayo clínico, pero siguen ganando espacio entre los investigadores.

John Amory, de U.W. se ha interesado por ejemplo en el ácido retinoico, un metabolito de la vitamina A esencial para la espermatogénesis, pero en modelos animales el compuesto usado inhibe también una enzima para el procesamiento del alcohol por el hígado. “Y si no existiera el alcohol, no se necesitaría un método anticonceptivo”, bromea el científico, que busca otro inhibidor más específico.

Un avance fue logrado por Debra Wolgemuth en Columbia University al alcanzar la reversión de la infertilidad en ratones con ese método.

Otros laboratorios buscan modos de impedir la habilidad del espermatozoide de localizar y nadar hacia el óvulo, para lo cual se acercan a un grupo de proteínas conocidas como CatSpers, reconocidas por controlar el movimiento de las colas tras la eyaculación. Como esas proteínas sólo aparecen en los espermatozoides, una droga específica tendría pocos efectos colaterales.

Se investigan además otros agentes, como gamendazole y adjunina, que se enfocan en las células de Sertoli dentro de los testículos que son cruciales en el alimento de los espermatozoides. Pero ninguna será probada antes de dos o tres años.

Uno de los métodos curiosos en marcha es impulsado por la activista Elaine Lissner: inhibición reversible de espermatozoides bajo guianza (Risug en inglés). Desarrollado en India, donde se efectúan ensayos clínicos experimentales, involucra una pequeña incisión en el escroto y la inyección de un polímero gelatinoso dentro de los vasos deferentes. El polímero poroso no bloquea el flujo del esperma, pero desactiva los espermatozoides al interrumpir la química de sus membranas.

El polímero se ha logrado disolver en primates mediante un solvente inyectado. Sobre su uso en humanos, no todos están seguros de la efectividad.

¿Y los métodos hormonales? De todas maneras hay que repasarlos. Porque no es que se haya dejado de trabajar.

Un anticonceptivo masculino incrementaría los niveles de testosterona para suprimir la producción de espermatozoides. Esa hormona inhibe la liberación de sos hormonas de la pituitaria (LH y FSH) que controlan la producción de testosterona en los testículos y la espermatogénesis respectivamente, funcionando en equilibrio. Un anticonceptivo que entregue testosterona adicional en la corriente sanguínea envía una señal a la pituitaria para suprimir las hormonas que promueven la producción de espermatozoides.

En las mujeres, la píldora replica el estado natural del cuerpo de infertilidad-preñez y engaña al cuerpo actuando como si estuviera preñado. Los hombres no tienen un tiempo análogo. Desde la pubertad producen espermatozoides hasta la muerte.

Mientras la mujer produce un óvulo por mes, cada latido del hombre entrega unos 1.000 espermatozoides, un serio problema. Pero como dijo Amory a Scientific American, la contracepción masculina no requiere eliminar la producción de espermatozoides. Solo 5 por ciento más o menos son funcionales y muy pocos además sobreviven el largo viaje hasta el óvulo. Al bajar el conteo de espermatozoides a menos de 1 millón por milímetro de eyaculado de los usuales 20 a 30 millones es de facto una condición de infertilidad.

Aunque se les llama la píldora masculina, los anticonceptivos hormonales en desarrollo para hombres son en su mayoría testosterona sintética vía inyecciones, implantes de liberación lenta o gelatinas para ser absorbidos por la piel. La ingestión oral de testosterona es menos efectiva porque la hormona es procesada por el hígado. Agregar progesterona (la hormona sexual femenina) que también suprime la espermatogénesis, a un régimen de testosterona mejora los resultados: una efectividad del 90 por ciento (el éxito de la píldora femenina es del 98%). Por razones no claras aún, existen hombres en los que la supresión de espermatozoides es insuficiente.

En abril pasado se suspendió un ensayo con progesterona sintética y testosterona debido a tasas muy altas de reacciones secundarias, como irritación y acné entre los 321 participantes.

La esperanza es que con el tercio de participantes que pudo completar los 12 meses de inyecciones se encuentran respuestas.

Este año o a comienzos de 2012 se iniciará un ensayo clínico con un implante anticonceptivo liderado por Population Council, de la Universidad de California en Los Ángeles y U. W. Se colocará bajo la piel del brazo y contiene un esteroide sintético modificado que semeja la testosterona pero que no debería tener el mismo efecto de crecimiento de la próstata asociado a veces con tratamientos de testosterona.

¿Usaría usted uno de estos métodos de convertirse en exitosos? Muchos dicen que sí. De hecho una gran encuesta en nueve países de cuatro continentes reveló en 2002 que 55 por ciento sí.

Mientras tanto, el condón y la vasectomía continuarán su camino. Y quizás, esta vez sí sean los últimos 5 o 10 años de esas cuatro o cinco décadas de espera.

Tomado con adaptaciones de Scientific American.

Ni embarazo ni gordura gracias a la píldora

Anticonceptivos que engordan: ese no es el caso de la píldora, pese a la creencia popular. El Instituto Alemán para la Calidad y Eficiencia de los Cuidados de la Salud, llamó la atención sobre el hecho de que muchas mujeres estrechan sus opciones anticonceptivas por pensar que la píldora les engordará, lo cual nunca ha sido probado.
Como los métodos hormonales de anticoncepción y los dispositivos intrauterinos son las maneras más efectivas y de largo plazo para evitar el embarazo, los conceptos errados influyen en la posibilidad de que una mujer quede embarazada sin desearlo.
Peter Sawicki, director del instituto, explicó que “los ensayos examinan sistemáticamente lo que les sucede a las mujeres cuando usan la píldora y no se ha probado ninguna unión sustancial entre este método y la ganancia de peso”.
Limitar las opciones anticonceptivas, no ayudará a las mujeres a mantener su peso bajo control.