Una droga contra todos los cánceres

Qué tal: una sola droga puede reducir los cánceres de seno, ovario, colon, vejiga, hígado y próstata. Sí: tumores que han sido transplantados a ratones.

El tratamiento: un anticuerpo que bloquea una señal normalmente hallada en células tumorosas y induce al sistema inmunitario a destruir esas células.

El asunto es como sigue: hace una década, el biólogo Irving Weissman, de Stanford University en Palo Alto, California, descubrió que las células de la leucemia producen más altos niveles de una proteína llamada CD47 que las células sanas. Esa proteína también está en células sanguíneas saludables; es un marcador que bloquea el sistema inmunitario para no ser destruida. El cáncer se aprovecha de eso para burlar el sistema inmunitario ignorándolo.

En años recientes, el laboratorio de Weissman demostró que al bloquear CD47 con un anticuerpo curaba ciertos casos de linfomas y leucemias en ratones estimulando el sistema inmune a reconocer las células cancerosas como invasoras. En esta ocasión, con sus colegas demostró que el anticuerpo que bloquea la Cd47 puede tener un impacto mayor que solo atacar cánceres de la sangre.

En su trabajo con ratones, al tratarlos con el anti-CD47, los tumores transplantados a los ratones se encogieron y no hicieron metástasis.

El estudio fue presentado esta semana en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Tyler Jacks, del Massachusetts Institute of Technology en Cambridge, citado por Science, dijo que aunque el estudio es prometedor, se requiere más investigación para ver si los resultados son iguales en humanos.

“El microambiente de un tumor real es un poco más complicado que el de uno transplantado”, indicó, “y es posible que un tumor real tanga efectos adicionales en la supresión inmunitaria.

Otro tema importante es cómo los anticuerpos CD47 se complementarían con los tratamientos existentes hoy: ¿trabajarán juntos o serán antagonistas?

Usar el anti CD47 adicional a la quimioterapia no sería recomendable si el estrés que esta produce hace que las células normales produzcan más CD47 de lo normal.

Ojalá funcione.

En la imagen, células con un tipo de leucemia

La luz que mata el cáncer

En la larga lucha contra el cáncer, de todo ha ensayado el hombre y continúa en la búsqueda, gracias a lo cual ha logrado reducir la mortalidad por casi todas las manifestaciones cancerosas.

Ahora, en un nuevo estudio, científicos han mostrado una nueva forma de destruir selectivamente las células cancerosas, al menos en ratones: con luz.

Investigadores del National Cancer Institute en Maryland, Estados Unidos, empelaron un anticuerpo que se enfoca a las proteínas expresadas en los cánceres para apuntar a los tumores, y marcado con un químico que al ser tocado por un rayo en longitud de onda cercana al infrarrojo, se hace tóxico para esas células, según el reporte presentado en Nature Medicine.

Esperando hasta que el anticuerpo se había unido a las células cancerosas antes de exponerlo a la radiación infrarroja, los investigadores pudieron apuntar directamente al cáncer y no al tejido sano adyacente.

El tratamiento fue efectivo: los tumores atacados en ratones se encogieron de manera importante, con mínimo daño en las células normales. Los ratones tratados vivieron mucho más que los controles que no lo fueron.

Una esperanza para el mundo, pues los actuales tratamientos contre el cáncer están en tres categorías: eliminación mediante radiación; remoción quirúrgica; o con drogas para matar las células.