No le coma cuento al resfriado

Con estos cambios de clima aparece más gente resfriada. ¿Cómo evitarlo? Un artículo en el Canadian Medical Association Journal podría ofrecer las claves.

Sí, lavarse las manos e ingerir zinc pueden ser las mejores formas de evitar la gripe común, aparte de que algunos analgésicos del mercado permitirían aliviar algunos síntomas.

En promedio un adulto desarrolla de 2 a 3 resfriados al año según el estudio. Los menores de 2 años unas 6. Y no hay vacuna para aliviar, por lo que se debe soportar durante unos pocos días.

Los investigadores canadienses revisaron más de 150 estudios sobre el resfriado común, tradicionales y no, desde el agua de ajo hasta comérselo.

Detectaron que la mejor manera de alejarse de la gripe es mantener las manos libres de gérmenes utilizando desinfectantes con alcohol y utilizar guantes sirven en la prevención.

Ingerir zinc ayuda también. Este elemento se encuentra en la carne, nueces y fríjoles y parece ser efectivo para reducir el número de resfriados, al menos en niños.

En los estudios, niños que tomaban de 10 a 15 miligramos de sulfato de zinc tenían menos gripes que quienes solo ingerían un placebo. Y no habría razón para que no les sirviera a los adultos también.

Hay evidencia de que los probióticos podrían prevenir, pero los tipos y combinaciones varían en los estudios, así como las formulaciones por lo que es difícil una comparación.

Las recetas con ajo, el ejercicio y los remedios homeopáticos no mostraron beneficio.

Y en cuanto al tratamiento, el ibuprofeno y el acetaminofén alivian el dolor y la fiebre, pero no otros síntomas. El primero parece trabajar mejor para la fiebre en niños.

En mayores de 5 años, los antihistamínicos y los descongestionantes tienen algún beneficio.

La vitamina C y los antibióticos no mostraron beneficio alguno para aliviar el resfriado.

Pica que pica, duele que duele

Cosas que desesperan: una picazón en un punto de la piel difícil de alcanzar. Y aunque renegamos y lo aceptamos, pocas veces nos preguntamos: ¿por qué nos pica? Entonces nos rascamos, como lo hacen perros y gatos, como se ve en monos y grandes simios.

Paradójico: uno sí se pregunta, aunque con seguridad de presenta menos veces: me duele, ¿por qué me duele? ¿Qué me causa ese dolor?

Atérrense: un nuevo estudio ofrece apoyo adicional al número creciente de evidencias que sugieren que las señales químicas que nos hacen rascarnos son las mismas señales que nos hacen brincar por el dolor.

Las interacciones entre picazón y dolor no se comprenden bien, según Diana Bautista, profesora de biología celular y molecular de la Universidad de California en Berkeley. La piel contiene ciertas células nerviosas que responden sólo a la picazón y otras que sólo lo hacen con el dolor. Otras responden a los dos y se sabe que ciertas sustancias provocan tanto picazón como dolor.

Si picazón y dolor están muy relacionados, las implicaciones serían altas. Si ambos se valen de las mismas moléculas para comunicarse con el cerebro, las drogas que se desarrollan para aliviar el dolor serían útiles para la picazón difícil de tratar.

“Algunos tipos de picazón responden a los antihistamínicos, pero la mayoría, especialmente la picazón asociada a enfermedades crónicas de hígado y riñón, diabetes y cáncer, no lo hacen”, dijo.

Incluso la picazón alérgica a veces no responde a los antihistamínicos. “Hemos visto que una droga desarrollada para el dolor también bloquea algunos tipos de picazón independiente de las histaminas”.

Sólo del 5 al 20% de los nervios sensoriales de la piel son sensibles a la picazón y un grupo de ellos tienen receptores de histamina que pueden ser bloqueados por antihistaminas para detener la picazón. Pero tanto la cloroquina y la picapica (Stizolobium pruriens) provocan una picazón de histamina independiente, como los compuestos del opio, la inflamación por el asma y las alergias, y el eccema. Son prácticamente intratables.

Medicinas que pueden causar disfunción eréctil

No está de más. La impotencia sexual afecta un alto porcentaje de la población. Muchos medicamentos inciden en esa situación, aparte de otras condiciones..

El sitio Medline Plus publicó una lista de medicinas que pueden causar el problema. Y no son pocos, aunque no todos actúan del mismo modo en los distintos organismos.

Eso sí, la advertencia es más que clara: nunca deje de tomarlos sin consultar con el médico. Podría ser peor el remedio que la enfermedad.

La vista escueta es esta.

Antidepresivos y otros medicamentos psiquiátricos:

Amitriptilina (Elavil), Amoxapina (Asendin),  Buspirona (Buspar), Clorodiazepóxido (Librium), Clorpromazina (Thorazine), Clomipramina (Anafranil), Clorazepato (Tranxene), Desipramina (Norpramin), Diazepam (Valium), Doxepina (Sinequan), Fluoxetina (Prozac), Flufenazina (Prolixin), Imipramina (Tofranil), Isocarboxazida (Marplan), Lorazepam (Ativan), Meprobanato (Equanil), Mesoridazina (Serentil), Nortriptilina (Pamelor), Oxazepam (Serax), Fenelzina (Nardil), Fenitoína (Dilantin), Sertralina (Zoloft), Tioridazina (Mellaril), Tiotixeno (Navane), Tranilcipromina (Parnate), Trifluoperazina (Stelazine).

Anntihistamínicos (ciertos tipos de antihistamínicos también se utilizan para tratar la acidez gástrica):

Cimetidina (Tagamet), Dimenhidrinato (Dramamine), Difenhidramina (Benadryl), Hidroxizina (Vistaril), Meclizina (Antivert), Nizatidina (Axid), Prometazina (Fenergan), Ranitidina (Zantac),

Antihipertensivos y diuréticos:

Atenolol (Tenormin), Betanidina, Bumetanida (Bumex), Captopril (Capoten), Clorotiazida (Diuril), Clorthalidona (Hygroton), Clonidina (Catapres), Enalapril (Vasotec), Furosemida (Lasix), Guanabenzina (Wytensin), Guanetidina (Ismelin), Guanfacina (Tenex), Haloperidol (Haldol), Hidralazina (Apresoline), Hidroclorotiazida (Esidrix), Labetalol (Normodyne), Metildopa (Aldomet), Metoprolol (Lopressor), Minoxidil (Loniten), Nifedipina (Adalat, Procardia), Fenoxibenzamina (Dibenzyline), Fentolamina (Regitine), Prazosina (Minipress), Propranolol (Inderal), Reserpina (Serpasil), Espironolactona (Aldactone), Triamtereno (Maxide), Verapamilo (Calan).

Entre los medicamentos antihipertensivos, los tiazídicos son la causa más común de disfunción eréctil (DE), seguidos por los bloqueadores beta. En general, es menos probable que los bloqueadores alfa ocasionen este problema.

Medicamentos contra la enfermedad de Parkinson:

Benztropina (Cogentin), Biperideno (Akineton), Bromocriptina (Parlodel), Levodopa (Sinemet), Prociclidina (Kemadrin), Trihexifenidilo (Artane).

Medicamentos hormonales y quimioterapéuticos:

Antiandrógenos (Casodex, Flutamida, Nilutamida), Busulfán (Myleran), Ciclofosfamida (Cytoxan), Ketoconazol

Agonistas de LHRH (Lupron, Zoladex).

Otros medicamentos:

Ácido aminocaproico (Amicar), Atropina, Clofibrato (Atromid-S), Ciclobenzaprina (Flexeril), Ciproterona, Digoxina (Lanoxin), Disopiramida (Norpace), Estrógenos, Finesterida (Propecia, Proscar), Furazolidona (Furoxone), Bloqueadores H2 (Tegamet, Zantac, Pepcid), Indometacina (Indocin), Agentes reductores de lípidos, Dulce de regaliz, Metoclopramida (Reglan), AINES (ibuprofeno, etc.), Orfenadrina (Norflex), Proclorperazina (Compazine), Seudoefedrina (Sudafed).

Analgésicos opiáceos (tranquilizantes):

Codeína, Fentanilo (Innovar), Hidromorfona (Dilaudid), Meperidina (Demerol), Metadona, Morfina, Oxicodona (Oxycontin, Percodan).

Drogas psicoactivas:

Alcohol, Anfetaminas, Barbitúricos, Cocaína, Marihuana, Heroína, Nicotina.