Eva: dame otra manzana

Eva le dio a morder la manzana a Adán. Lo que no se supo es cuán viejos vivieron.

Pues bien, la manzana está llena de antioxidantes, que podrían tener un buen efecto en las personas.

Científicos acaban de presentar evidencias de que el consumo de sustancias antioxidantes en las manzanas extienden el promedio de vida en animales y lo hacen en un 10 por ciento.

El estudio, con moscas de las frutas, aparece publicado en el Journal of Agricultural and Food Chemistry.

Los resultados refuerzan hallazgos similares sobre los antioxidantes de las manzanas en otros estudios con animales.

Zhen-Yu Chen y colegas recordaron que sustancias nocivas generadas en el cuerpo, los radicales libres, provocan cambios indeseables que se cree están envueltos en el proceso de envejecimiento y en algunas enfermedades. Los antioxidantes combaten esos daños y frutas y vegetales de color como el brócoli, los arándanos, los tomates y las manzanas los contienen en buena cantidad.

Un estudio previo con otros animales sugirió que un antioxidante en la manzana podía extender el promedio de vida. En el actual reporte, los científicos estudiaron si diferentes antioxidantes en esta fruta, conocidos como polifenoles, podría hacer lo mismo en moscas de las frutas.

Los investigadores encontraron que no sólo prolongaban la vida sino que les ayudaban a preservar su capacidad de caminar, trepar y moverse. Es más, los polifenoles de la manzana reversaron los niveles de varias sustancias bioquímicas halladas en moscas mayores y los usaron como biomarcadores para el deterioro relacionado con el envejecimiento y el acercamiento a la muerte.

Eva: más manzanas por favor.