10 noticias científicas de la semana (23-29)

1. El libro de la vida

Son 49.056 especies conocidas hasta ahora las que habitan la geografía colombiana, una biodiversidad que apenas se conoce. Falta mucho por identificar. El Instituto Humboldt presentó el libro de la biodiversidad 2014 en el cual se muestran no solo las especies por grupos sino las amenazas que sufren, el tráfico ilegal, la pérdida de hábitat.

2. Vacuna efectiva

Una vacuna experimental contra el ébola mostró resultados alentadores en 20 adultos sanos sometidos a la prueba. Produjo una respuesta inmune adecuada y no causó efectos secundarios. Se trata de la vacuna con fragmentos del virus de dos especies, Zaire y y Sudán. Es desarrollada por los Institutos de Salud de Estados Unidos y la firma farmacéutica GSK. Dado el resultado, se acelerarán nuevas pruebas clínicas con más personas.

3. Que nada entre

Los cinturones de Van Allen son una bendición para la Tierra, al proteger el planeta de radiación nociva. Ahora investigadores reportaron en Nature el hallazgo de otro anillo a unos 11.000 kilómetros de altura sobre la superficie, que protegen de los llamados electrones asesinos, amenaza de astronautas y equipos en órbita.

4. Irrompible

El material genético del ADN puede sobrevivir un vuelo a través del espacio y su reingreso a la atmósfera terrestre, demostró un estudio publicado en Plos One, basado en un experimento a bordo del cohete Texus-49, indicando que puede resistir las condiciones más extremas. El hallazgo es útil al momento de considerar las condiciones de vida en otros mundos.

5. Nueva casa para las tortugas

Con base en una nueva tecnología de secuenciación, científicos de la Academia de Ciencias de California establecieron el árbol de la vida de las tortugas, revelando que están emparentadas con los dinosaurios, con los cocodrilos y las aves. Pertenecen al nuevo grupo Archelosauria, alejándolas de lagartos y serpientes como se tenían hasta ahora.

6. Unos perros muy entendidos

Cuando uno escucha alguien que le habla, le responde según su mensaje y según otros rasgos de su discurso, como el tono de voz y hasta el género. Un estudio en Current Biology demuestra que los perros también diferencian todos estos componentes del proceso cuando una persona les habla, lo cual no indica que entienden todo lo que se les dice. La investigación revela que el discurso es procesado también en ellos en los dos hemisferios cerebrales.

7. Mamá chimpancé ayuda a sus hijos

Cuatro décadas de observación permitieron concluir que las mamás chimpancés con hijos machos son un 25% más sociables que las madres con hijas hembras, dice un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences. Dedican 2 horas más cada día a estar con otros chimpancés. Esto podría deberse a que les ayudan así a adquirir las habilidades que necesitan para prosperar en la competencia entre adultos.

8. Tatequieto al cáncer

No pocos tumores persisten y crecen porque silencian el sistema inmunitario, pero una nueva técnica para fortalecer el sistema ha mostrado resultados prometedores. Cinco estudios presentados en Nature incluyen nuevos tipos de cáncer que responden a esa terapia, denominada ‘inmune chekpoints’. La estrategia no funciona en todos los pacientes, pero los nuevos estudios describen características de aquellos que sí lo hacen, abriendo nuevas posibilidades.

9. ¡Al fin la bridgmanita!

Se habían demorado. Es el mineral más abundante en la Tierra, comprendiendo cerca del 38% del volumen del planeta, pero no tenía nombre oficial. Se le llamaba perovskita, pero no se le había encontrado de modo natural y por eso no podía ser denominado oficialmente. El silicato de hierro magnesio. Se encontró en meteorito. Ahora se llama bridgmanita, en honor a Percy Bridgman, el padre de los experimentos de alta presión, que es donde se forma este material. El informe apareció en Science.

10. La suerte de las abejas

La pérdida de muchas de las plantas favoritas tendría que ver en el declive mundial de abejas sugiere un estudio en Proceedings of the National Academy of Sciences. Hasta hoy no se ha logrado determinar una causa precisa de esta disminución que podría derivar en una crisis de la polinización, habiéndose sugerido desde el cambio climático al tamaño de estos insectos. Para los autores al tratarse de la reducción de una sola especie, la pérdida de sus plantas asociadas las estaría afectando.

En qué se parecen una tortuga y un dinosaurio

Macrochelys temminckii, cortesía ACC

Si se mira bien, algún parecido se les saca. Pero no es sencillo entender que las tortugas tienen como parientes lejanos… los dinosaurios y las aves.

Eso acaban de establecer científicos de la Academia de Ciencias de California, que reconstruyeron en detalle el árbol de la vida de las tortugas, simpáticos animales, muchas de cuyas especies están amenazadas de extinción.

El trabajo se hizo con una nueva generación de tecnologías de secuenciación que permitieron analizar grandes cantidades de información genética, una técnica denominada Ultra Conserved Elements.

Los resultados del estudio fueron publicados en Molecular Phylogenetics and Evolution y revelan los parientes cercanos de las tortugas en el mundo animal. La técnica refuta la creencia extendida de que están muy relacionadas con lagartos y serpientes. En vez de eso, los autores las colocan en un nuevo grupo, Archelosauria, y estos son sus parientes más cercanos: aves, cocodrilos y dinosaurios.

Los investigadores creen que este nuevo grupo será el mayor grupo de vertebrados en recibir un nuevo nombre científico.

Se desprende del análisis que los resultados podrían terminar con años de especulación y poner los arquelosaurios en su lugar correcto en el árbol de los reptiles.

Para sorpresa las tortugas de caparazón blando fueron puestas en su propio árbol evolutivo, lejos de cualquier otra tortuga. Su larga historia independiente ayuda a explicar su forma llamativa así como su antiquísima presencia en el registro fósil, en el que está mucho antes que las llamadas tortugas de pantano con las que se les situaba.

James Parham, coautor, explicó que la nueva técnica permite comparar la evolución no solo a través de las especies sino también en cada continente. El estudio de los fósiles, en particular los rasgos óseos, no siempre presenta un cuadro evolutivo verdadero.

El árbol de la vida de las tortugas basado en la anatomía fósil no cuadra con el tiempo de aparición en el registro fósil como tampoco en la geografía. El nuevo trabajo reconcilia la información del ADN y los fósiles.