Ojo con ultrasonido en primer trimestre de embarazo

Foto Pixabay

Foto Pixabay

No someter al feto a ultrasonido sin necesidad dice la recomendación de la FDA en Estados Unidos.

Una investigación nueva sugiere que los niños con autismo y una clase de desorden genético que son expuestos a ultrasonido en el primer trimestre de embarazo presentan una condición más severa.

El estudio publicado Autism Research estudió la variabilidad de los síntomas entre los niños con autismo, no las causas. Se halló que esa exposición aumenta la severidad del autismo en niños con ciertas variantes genéticas asociadas a esa condición. En el estudio 7% de los niños tenían esas variantes.

El hallazgo podría tener incidencias en nuevas recomendaciones médicas.

La relación solo se encontró en el primer trimestre, en el segundo y tercero no se detectó en la investigación que usó datos de 2.644 familias.

El resultado responde en parte porqué los niños con autismo son tan diferentes entre sí, pues hay factores que inciden en mejor cociente intelectual o mejores capacidades de lenguaje.

Dentro de los factores que inciden se ha propuesto el ultrasonido y en eso se centró el estudio.

Tal vez la mayor utilidad del estudio se encuentra en sugerir a las madres embarazadas no someterse a ultrasonido en el primer trimestre a menos que una condición especial lo amerite.

Ya los autores habían mostrado en 2014 en otro estudio que ratones expuestos a ultrasonido exhibían síntomas tipo autista.