Las enanas marrón son tormentosas

Las enanas más cercanas a la Tierra, cortesía Wise

Son mundos misteriosos con mucho por revelar aún. Son mundos ‘oscuros’ que hoy no parecen tan escasos como ayer.

Sí, las enanas marrón. Objetos fríos. Ni tan grandes para ser estrellas ni tan pequeños como Júpiter. Y son noticia porque nuevas observaciones del telescopio Spitzer de la Nasa sugieren que en ellas también hay tormentas y un clima nublado, como en Júpiter.

“Mientras rotan sobre su eje, la alternancia de lo que creemos son regiones libres de nubes y otras nubladas producen una variación periódica en el brillo que podemos observar”, explicó Stanimir Metchev, de Western University en Ontario. “Hay señales de parches en la cobertura de nubes”.

Las enanas marrón (brown dwarfs) se forman como las estrellas, pero carecen de la masa para la fusión de átomos. Son como los parientes mayores de Júpiter: entre 13 y 90 masas del planeta, solo 1/10 de la masa solar. Son muy frías, siendo su detección todo un reto por lo que se acude a observatorios en infrarrojo.

Los científicos piensan que las regiones nubladas de estas enanas toman la forma de tormentas acompañadas por vientos y, posiblemente, por rayos más violentos de los que se observan en Júpiter o cualquier otro planeta del Sistema Solar.

Las observadas hasta ahora son muy calientes para que exista lluvia de agua, creyéndose que la lluvia en esas tormentas está constituida por arena caliente, hierro derretido o ambos.

Para el estudio el Spitzer, que trabaja en infrarrojo, observó 44 enanas mientras rotaban sobre su eje por más de 20 horas.

Casi todas, si no todas, presentan tormentas.

En el estudio se detectó además que las enanas marrón rotan más despacio de lo que se había medido.

En 2013 se anunció el descubrimiento de las enanas marrones más cercanas a la Tierra: un par a tan solo 6,5 años luz, el tercer sistema más cercano a nosotros tras Alfa Centauri y la estrella de Barnard.

Mis 10 noticias de la semana

1. El Higgs sí es el Higgs

En la conferencia de física de Moriondi en Italia, científicos de los experimentos Atlas y CMS del Gran Colisionador de Partículas del CERN en Suiza confirmaron que la partícula hallada el año pasado sí es el esperado bosón Higgs, que faltaba para completar el Modelo Estándar de partículas elementales. El bosón es el que explica porqué las demás partículas, esas que constituyen el mundo y el universo que vemos y sentimos, adquirieron y tienen una masa.

2. Jugando a las escondidas

Astrónomos de Penn University descubrieron un par de estrellas enanas marrón a tan solo 6,5 años luz de nosotros. Es el tercer sistema más cercano, tras el de Alfa Centauri y el de la estrella de Barnard. Ahora se buscarán planetas en ellas, una idea que no se descarta.

3. Marte fue favorable para la vida

La Nasa confirmó que el robot Curiosity halló señales de que en Marte pudo haber condiciones favorables para la vida. Tras analizar las muestras de una roca taladrada, se encontraron elementos indispensables para el desarrollo de la vida que conocemos. La misión no busca vida en sí, sino si pudieron existir condiciones para su desarrollo en el planeta rojo. Y parece que sí.

4. El Alma del universo

En las alturas de los Andes chilenos, en el Atacama, fue inaugurado el radiotelescopio Alma, el más poderoso instrumento para el estudio del universo. Un proyecto de varios países, liderado por ESO (European Southern Observatory). Consta de 66 antes que trabajan en interferometría, con lo cual su campo de acción llega a límites no vistos hasta ahora.

5. Los destellos del cometa Panstarrs

Esta semana por fin se dejó ver el cometa Panstarrs en los cielos del Hemisferio Norte. En Colombia fue reportado en sitios despejados, como el desierto de La Tatacoa. La llegada del invierno podría estropear su observación, teniendo en cuenta que comenzó a alejarse de nosotros y cada vez será muy débil. Se aprecia por occidente, luego de caer el sol. Es el primero de los cometas esperados para este año.

6. Antibióticos encienden alarma

Una nota editorial en Nature recordó que cada vez es mayor la resistencia de las bacterias a los antibióticos, lo que sería una catástrofe de orden mundial. Historias de súperbacterias se hacen cada vez más comunes a lo largo y ancho del planeta. La alarma se disparó tras un informe en el Reino Unido sobre el aumento de esa resistencia. El reporte sugiere 17 formas e enfrentar lo que es ya una crisis seria.

7. Defensa de la vida

La Conferencia de las Partes de Cites (Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Flora y Fauna Salvaje) terminó sesiones en Bangkok con la aprobación de 55 propuestas para frenar la disminución de las maderas tropicales y de varias especies de tiburones, mantarrayas y otras plantas y animales. En la cita se rechazaron 9 propuestas y se pospusieron 6. La Conferencia acordó por primera vez tomar acciones para detener la cacería de elefantes y rinocerontes que ha diezmado sus poblaciones a límites críticos. La próxima cita será en 2016 en Sudáfrica.

8. La plantas corren hacia el norte

El aumento de temperatura en latitud norte ha hecho que las plantas estén creciendo más hacia esa región, mostró un estudio de Nasa presentado en Nature Climate Change. En ese Hemisferio el clima es más templado hoy, el Ártico se está derritiendo, la duración de la nieve es menor y la estación propicia para las plantas se está extendiendo, por lo que están creciendo más.

9. Salados la cosa es peor

Tres estudios publicados a la par en Nature mostraron algo que no se había establecido y que pone a pensar: las enfermedades autoinmunes como la esclerosis y la diabetes 1 han aumentado en distintos países, estableciendo los científicos los mecanismos para su desarrollo, encontrándose que existe un gran culpable: el consumo de sal, que es alto.

10. Abejas contra el sida

En estudio presentado en Antiviral Therapy es otra esperanza para detener algún día al VIH. Científicos cubrieron una toxina que se halla en el veneno de las abejas y encontraron que detiene al virus sin afectar las células sanas. Es suministrado mediante nanopartículas. El estudio se hizo in vitro. Se trata de un gel diseñado para aplicar en la vagina y evitar que comience la infección.

Una pequeña vecina

Cortesía ESO

Si no conocía, la Barnard, acá está. Es una vecina. Y como buen vecino, hay que saber quién es quién.
La galaxia de Barnard, conocida también como NGC 6822, contiene zonas de rica formación de estrellas y extrañas nebulosas, como la burbuja muy visible en la parte superior izquierda de esta notable imagen.
Los astrónomos la clasifican como una enana irregular por su forma rara y tamaño relativamente diminuto en relación a los estándares galácticos.
La imagen fue tomada desde el Observatorio La Silla en chile, del European Southern Observatory. En ella la Barnard brilla bajo un mar de estrellas en primer plano, en dirección a la constelación de Sagittarius (el Arquero). A sólo 1,6 millones de años-luz, es un miembro del Grupo Local, ese archipiélago de galaxias que incluye nuestro hogar, la Vía Láctea.
Su apodo proviene de su descubridor, el astrónomo norteamericano Edward Emerson Barnard, quien en 1884 espió este islote cósmico visualmente escurridizo empleando un refractor de 125 milímetros de apertura.
Con un tamaño similar a un décimo de la Vía Láctea, la Galaxia de Barnard se ajusta a su clasificación de enana: contiene unas 10 millones de estrellas, muy lejos de las 400 mil millones que se estima posee la Vía Láctea. En el Grupo Local, como en otras partes del Universo, las galaxias enanas sobrepasan en número a sus primas más grandes y hermosas.
Las galaxias enanas irregulares como ésta adoptan sus formas de mancha a través de encuentros cercanos con otras galaxias o de la “digestión” de éstas. Tal como todo lo que hay en el Universo, las galaxias están en movimiento, y a menudo pasan muy cerca unas de otras o incluso a través de éstas. La densidad de estrellas en las galaxias es bastante baja, lo que significa que pocas estrellas colisionan físicamente durante estas disputas cósmicas. Sin embargo, la fatal atracción de la gravedad puede cambiar esta situación de modo espectacular, mezclando las formas de las galaxias que pasan y colisionan. Grupos completos de estrellas son tironeados o lanzados de su hogar galáctico para formar galaxias enanas de figuras irregulares como NGC 6822, dice la información suministrada por ESO.