Un mordisco poco gustoso

Fascinante o… molesto. Científicos encontraron dos coprolitos con marcas de diente de tiburón. El inusual mordisco se produjo hace cerca de 15 millones de años, revelaron científicos.
Los restos coprológicos fosilizados fueron encontrados en las playas de Chesapeake Bay, dijo Stephen Godfrey, paleontólogo del Calvert Marine Museum en Solomons.
En las heces fosilizadas se observan con claridad las señales dejadas por dientes. Tienen un ancho de 6,5 milímetros, según el informe presentado en la revista Naturwissenschaften.
¿Sería que el tiburón mordió la materia fecal para probar una posible presa, sabido es que a veces buscan una prueba? Para los científicos, es dudoso.
El cuadro que describen es el siguiente: un ancestro del actual tiburón tigre se comió un gigante cocodrilo. Los análisis revelaron que la materia fecal era rica en fosfatos, lo que sugiere que provenía de un animal que consumía presas con huesos. Eso, más el tamaño de los coprolitos, indicaría que era un cocodrilo.
Ahora, el mordisco no debió ser sobre la materia fecal, sino que cuando el tiburón devoró su presa, estaba a punto de salir o se encontraba en el intestino, lo que era más probable dado el tamaño de las marcas.
La paleontología llega a lugares insospechados.