Con genética, llega el Superbeagle

Foto Wikipedia

Superbeagle. Eso es lo que son ahora dos perros beagle, animales que se suman a la lista de aquellos con un genoma editado.

Científicos del Key Laboratory of Regenerative Biology y Guangzhou Institutes of Biomedicine and Health, usaron un sistema genético para borrar el gen miostatina que inhibe el crecimiento de músculo en esos perros, logrando producir animales con el doble de cantidad de masa muscular.

El logro fue reportado en el Journal of Molecular Cell Biology.

“Tienen más músculo y se espera que tengan mayor capacidad para correr, lo cual es útil en algunas aplicaciones”, explicó Lai, uno de los investigadores.

Junto a sus colegas, comenzaron con más de 60 embriones de beagle, de los cuales 27 perritos nacieron pero solo dos, un macho y una hembra, llamados Hércules y Tiangou, nacieron con las dos copias del gen desactivadas. En Hércules, el proceso de edición del genoma fue incompleto, pues una proporción del músculo aún produce miostatina, que es un factor que limita e crecimiento muscular. Tiangou fue un gran éxito, con un fenotipo muscular visible en comparación con la camada.

Pero la idea de los científicos no es corregir ese problema de esta raza canina. Los planes son usar la tecnología de edición del genoma para generar en perros mutaciones que podrían presentar síntomas de enfermedades humanas como el Párkinson y la distrofia muscular, para que sirvan como modelos para investigación biomédica.

Los perros son cercanos a los humanos en términos de características metabólicas, fisiológicas y anatómicas.

A diferencia de empresas como la gigante BGI que planea producir cerdos con genoma editado para venderlos como mascotas, los planes de Lai son distintos.

La edición del genoma mediante una nueva técnica permitirá en algún momento producir personas sin determinados defectos y, también cabe, con determinadas características físicas, una posibilidad que tiene inquieto al mundo de la ciencia.

Ese pelo de mi perro

De pelo enredado o crespo, como el de los poodle o liso como el del beagle. ¿Por qué los perros presentan estas diferencias? Pues, se debe a tres genes, acaban de responder científicos que emplearon técnicas genómicas para descifrar las bases genéticas de la diversidad biológica en los caninos.
“La genómica continúa aportando nuevas miradas dentro de las sorprendentes diferencias morfológicas de las especies caninas, incluyendo algunas que dan pistas sobre la biología y la enfermedad en humanos”, opinó Eric Green, director científico del Instituto Nacional de Investigación del Genoma Humano de Estados Unidos.
Hasta el estudio publicado hoy en Science, se conocía relativamente poco de los genes que influían en la largura, el patrón de crecimiento y la textura de la piel de los perros. Para lograr este avance, los científicos realizaron un amplio escaneo de variaciones específicas en el ADN, llamadas polimorfismos nucleótidos simples, en 1.000 perros representando 80 razas. Los datos fueron comparados con descripciones de varios tipos de piel. Así, tres variantes genéticas distintas emergieron para explicar, en virtualmente todos los tipos de pelo en perros.