Los nombres condicionan a las personas

Sí: el nombre que le pusieron, marcará su vida. ¿No lo cree?

Aparte de que el nombre propio es la canción más dulce que cualquiera puede escuchar, parece que es determinante en lo que elegimos en la vida.

Aunque un nombre son simples letras, psicólogos han mostrado que las letras, en particular la primer letra del nombre puede influir en las decisiones que tomamos, incluyendo con quién nos casamos y a dónde vamos. Un efecto llamado egoísmo implícito.

Fue en 2008 que dos investigadores belgas hallaron que trabajadores de su país eran más dados a elegir un sitio de trabajo si la primera letra era igual a la de sus nombres.

Un nuevo estudio encontró una relación entre las tres primeras letras del nombre y el sitio donde trabajan, sugiriendo que no se trataría de un efecto de egoísmo implícito.

El estudio, de Uri Simonsohn, de la Universidad de Pensilvania en Estados Unidos, se hizo con donantes a campañas políticas, por lo que para uno de los autores belgas, Wouter Duyck, eso viciaría el trabajo pues se trata de personas adineradas que es común trabajen en empresas familiares o fundadas por ellas, con sus propios nombres o parecidos.

El caso que parece incuestionable es que las personas sentimos una atracción por la primera letra de nuestro nombre.

El efecto se da en todas las letras del alfabeto, pero parece más acentuado con las menos comunes.