Mis 10 noticias científicas de la semana

1. El tamaño del pene sí interesa

Un estudio dice que a las mujeres sí les importa el tamaño del pene, pero hasta cierto punto: que no sea mucho más grande de los estándares, de acuerdo con la investigación realizada entre mujeres australianas y publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences. Los investigadores trataban de responder porqué el pene humano es más largo y grueso que el de los otros primates, sugiriendo que las mujeres habrían forzado esa selección sexual, lo que no parece cierto del todo. Las mujeres prefieren hombres con rasgos masculinos (mayor relación cadera-hombros) y pene más largo pero… sin exagerar.

2. Mejor secuestrar un asteroide

La Nasa divulgó los planes para la exploración espacial basada en la asignación presupuestal para 2014. Así, la idea es abandonar el regreso del hombre a la Luna y, en su defecto, capturar con una bolsa especial el asteroide Lasso y llevarlo a órbita lunar, donde dos astronautas, en una caminata espacial, harían minería para extraerle pedazos y preparar un futuro viaje a Marte en fecha no especificada.

3. Los aviones se moverán más en el aire

Si a usted le atemorizan las sacudidas en pleno vuelo, hay una noticia no muy buena: cada vez serán más frecuentes debido al cambio climático, reveló un estudio en Nature Climate Change. Si hoy los aviones se enfrentan a vientos cada vez más fuertes, en el futuro lo serán mucho más dice el estudio. Es más: la amplitud de la zona del Atlántico donde hay más brincos se ampliará. Días turbulentos.

4. No había odontólogos

Ötzi vivió 3.300 años antes de Cristo. Este habitante de lo que llamamos Neolítico fue hallado hace varios lustros al descongelarse una zona de Los Alpes italianos y desde entonces ha sido muy estudiado, al punto de que se encontraron restos de flechas clavados en sus huesos. Ahora, el primer estudio de sus dientes reveló que tenía caries y enfermedad periodontal. Uno de los dientes frontales presentaba también un severo trauma, posiblemente accidental. Los humanos de entonces, seguramente, padecían los llamados dolores de muela. El estudio apareció en el European Journal of Oral Sciences.

5. No coma carne de por aquí ni de por allí

La carne roja magra baja en grasa y colesterol es rica en proteína, cualidades consideradas saludables. Bueno, saludables si no come mucha. Un estudio publicado esta semana en Nature Medicine revela que una bacteria existente en el estómago convierte un nutriente hallado en la carne en un compuesto que acelera la formación de placas en las arterias. Para Santaley Hazen, coautor, jefe de medicina cardiovascular en la Clínica Cleveland en Ohio, el estudio sugiere que debe elaborarse una nueva dieta sana: el consumo de carnes rojas se asocia a un mayor riesgo de muerte cardiaca.

6. Al fin habló uno de nuestros ancestros

Australopithecus sediba fue uno de nuestros primeros ancestros. Poseía rasgos de simio, pero otros humanos como su pelvis, manos y dientes, reveló una serie de 6 artículos publicados al tiempo en Science, los que analizaron dos esqueletos, de macho y hembra, y una tibia. Todos los estudios sugieren, de manera colectiva, que A. sediba fue probablemente ancestro directo del Homo, género que incluye los humanos modernos, e indican que quizás no descendían del Australopithecus afarensis, como se ha sugerido.

7. Pillada en la soledad de Marte

La Unión Soviética fue la primera potencia en dirigir una pléyade de naves hacia Marte, pero fue más lo que erró que lo que atinó. Una de las contadas naves que logró su propósito fue la Mars 3, que tocó suelo marciano el 2 de diciembre de 1971. Transmitió datos durante unos segundos antes de perderse contacto, siendo la primera transmisión desde el planeta rojo. Bien, el Mars Reconnaissance Orbiter de la Nasa lo detectó, impávido, en la superficie, se reveló esta semana.

8. Malaria sintética

La farmacéutica Sanofi empezó a producir a gran escala una versión parcialmente sintética de la droga artemisina, medicina de primera línea en el combate contra la malaria, producto de un desarrollo hace 12 años del profesor Jay Keasling de la Universidad de California en Berkeley. Es el primer triunfo del naciente campo de la biología sintética.

9. El Ártico se empelota

El asunto quedó más claro esta semana. No se trata ahora de ver si el Ártico se quedará sin hielo. No. Ahora la pregunta es: ¿cúando ocurrirá? Para algunos podría hacia 2050, pero hay quienes creen que podría ser la próxima década o la siguiente. El rápido deshielo del Ártico es quizás el indicador más claro del cambio climático según autores de un reporte aparecido en Geophysical Research Letters.

10. Una luz dentro del cerebro

Mediante un dispositivo miniatura implantado en el cerebro, científicos llegaron al sistema de gratificación de ratones, provocando que las neuronas liberaran dopamina, ese químico asociado con el placer. Se trata de LED del tamaño de una neurona, que activa las células con su luz produciendo aquella respuesta, lo que podría ayudar a develar los circuitos involucrados en conductas complejas como la adicción, el sueño, la depresión y la ansiedad, se reportó en Science.

Bacteria explota para matar invasora del cuerpo

Científicos han desarrollado una nueva arma de la guerra de las galaxias que se vive dentro del cuerpo humano: una bacteria sintética que ataca al microbio Pseudomonas aeruginosa causante de infecciones adquiridas en los hospitales.

En un estudio publicado en Molecular Systems Biology, los investigadores mostraron cómo la bacteria sintética alcanza al microbio, explota y lo destruye, una réplica en miniatura de las batallas diarias que se viven en el mundo exterior.

“El reporte establece un uso innovador de la biología sintética para diseñar microbios que cumplan funciones que normalmente no desempeñan, como matar otra bacteria”, dijo William Bentley, cabeza del Fischell Department of Bioengineering en la Universidad de Maryland en College Park, quien no estuvo involucrado en el estudio, citado por The Scientist.

P. aeruginosa es una bacteria que coloniza los tractos respiratorio y gastrointestinal de las personas y pronto desarrolla resistencia contra los antibióticos. Este microbio causa cerca del 10 por ciento de todas las infecciones intrahospitalarias y es muy común en pacientes inmunocomprometidos.

Las infecciones se tratan con una combinación de antibióticos, pero este método también elimina las bacterias simbióticas, lo que puede hacer que el cuerpo quede más expuesto a las bacterias nocivas.

La terapia fagia, el uso de virus específicos para destruir la bacteria es otro tratamiento potencial, aunque es complicado por el hecho de que el hospedero puede hacer anticuerpos contra el virus, evitando que ante la bacteria.

Por esto, Chueh Loo Poh y Matthew Wook Chang, de Nanyang Technological University en Singapur decidieron explorar una nueva manera de combatir los microbios. Su grupo modificó una bacteria Escherichia coli para detectar moléculas involucradas en el quorum sensing (comportamiento social de células independientes bajo ciertas señales extracelulares) en P. aeruginosa.

La liberación de las moléculas por P. aeruginosa hace que E. coli produzca pyocin S5, una proteína antibiótica que no es producida normalmente por E. coli. En el proceso de la liberación de la proteína, la bacteria modificada estalla y mueren todas.

Una guerra dentro del cuerpo. ¡Qué cosas!

En la foto cortesía, P. aeruginosa.