Increíble: crean ratones con dos papás y sin mamá

¿Un paso a hijos de parejas del mismo sexo?

Tener dos papas y ninguna mamá puede ser el caso de niños en una pareja homosexual. Pero, ¿podrá ser posible en una pareja heterosexual?

Bueno, en el caso de los ratones, familias no tradicionales son posibles.

En un hallazgo que sería el camino hacia bebés de parejas del mismo sexo, científicos reportaron en Biology of Reproduction haber logrado ratones que nacieron de dos padres y no poseen material genético de la mamá.

Richard Behringer, de la Universidad de Texas y sus colegas iniciaron con fibroblastos (células del tejido conectivo) tomados del feto de un ratón macho y los reprogramaron en células madre pluripotentes inducidas.

Cuando crecieron en un cultivo, por errores en la división celular, un 1 por ciento de las células de esta línea perdieron el cromosoma Y. Estas extrañas células conteniendo el original cromosoma X del ratón fueron inyectadas en blastocitos –la etapa temprana de los embriones- de ratonas normales. Los embriones fueron luego trasplantados a hembras distintas, quienes parieron ratones hembra con cromosomas de los blastocitos.

En otras palabras: el ADN de estas células exclusivamente X fueron inyectadas en embriones inmaduros, que fueron trasplantados a una madre diferente.

La descendencia resultante tenía sólo cromosomas X: dos de la madre y uno del papá número 1. Entre las hembras de la camada, algunos de sus óvulos portaban sólo el cromosoma del papá 1.

Cuando se aparearon, esos óvulos se encontraron con los espermatozoides del papá 2, por lo que la descendencia tuvo dos papás y…ningún aporte genético de la mamá.

El hallazgo sería el camino para preservar especies amenazadas, mejorar características del ganado y para reproducción asistida en humanos.

También podría ser el primer paso hacia bebés de padres-madres homosexuales que porten sus genes y no los de un tercero.

Los ratones que nacieron eran tanto machos como hembras.

Un problema sin resolver es que las células reprogramadas tienen hasta ahora el inconveniente de su tendencia a convertirse en células cancerosas.