Fósiles de cuando comenzó la vida

Si la Tierra tiene unos 4.500 millones de años, ¿cuándo surgió la vida?

Desde hace años hay debate y no es fácil resolverlo, pues fósiles de microorganismos no son fáciles de identificar.

Fue en 2002 cuando Martin Brasier, de Oxford, cuestionó los fósiles de las que se consideraban las formas más antiguas de vida, hallada por J. W. Schopf, de la Universidad de California.

Brasier, junto a David Wacey, de University of Western Australia, pusieron sobre el tapete lo que para ellos es el fósil más antiguo: unas células halladas en una antigua playa australiana, solo a unos 32 kilómetros de donde Schopf hizo su descubrimiento.

Brasier sostiene que estas células son restos de una bacteria anaeróbica primitiva que vivió hace unos 3.400 millones de años. Para él, los fósiles de Schopf son partes de una roca nada más.

El presunto hallazgo de Brasier sugiere que la vida en la Tierra se originó no cerca de alguna vena hidrotermal en el océano sino en un ambiente tibio, sin oxígeno, cerca de la superficie.

Ambos científicos usaron la misma técnica en busca de huellas químicas de esos microorganismos, pero Brasier se ayudó además con varias más para obtener imágenes en 3-D. Halló carbono, azufre, y nitrógeno, sugiriendo un origen biológico. Schopf detectó carbono también, pero Brasier sostiene que no se relaciona con la vida. Para Shopf, nadie ha encontrado en el registro geológico que no sea un remanente de vida.

La discusión está casada entre ambos científicos. ¿Cuándo surgió entonces la vida?

Hace 3.400 millones más o menos según el fósil de Brasier, o 3.465 millones de acuerdo con el de Shopf.

Imagen de las células y el sitio donde se hallaron en Australia, cortesía D. Wasey-Science

Que sujete bien lo que debe sujetar

Tenga cuidado con el brassier: expertos en biomecánica del seno revelaron que las mujeres que no usan la talla correcta, podrían estar afectándolos, sea que no sepan que no es el número adecuado o que utilicen otro por preferencias.
Usar el sostén equivocado puede estirar irreparablemente los frágiles ligamentos y dañar los senos, según investigadores del Departamento de Deportes y Ciencias del Ejercicio de la Universidad de Portsmouth en el Reino Unido, encabezados por Joanna Scurr, especialista en la biomecánica del seno..
Se examinaron 50 tipos de bra en cientos de mujeres durante tres años. Se encontró que durante el ejercicio, los senos se mueven hasta 21 centímetros arriba-abajo y hacia los lados. La mayoría de los sujetadores están diseñados para limitar solo el movimiento vertical.
“Algunas mujeres prefieren ciertos tipos de brassier por el estilo y no compran otro diferente”, indicó Wendy Hedger, una de las investigadoras.
Muchas no miran siquiera otro que no sea el que están acostumbrados a colocarse. Por ejemplo, se ve en los sostenes para hacer deporte. La tendencia es a no usar el que emplean a diario, el que se amarra en la espalda. Es un concepto errado: muchos de los deportivos que se sujetan así, son ideales para sostener los senos, indicó.
Otras mujeres no desean verse con senos pequeños o con senos grandes y adquieren la talla que no es, provocando problemas dolorosos
El estudio servirá de base a una empresa de confecciones que quiere aplicar los hallazgos del grupo investigador.