Hallan estrella más redonda que una pelota

Ilustración Mark Garlick

Ilustración Mark Garlick

Redonda. Casi perfecta. Una rareza celestial. Astrónomos parecen haber encontrado la estrella más redonda a 5000 años luz de nosotros.

Valga decir que estos cuerpos no son esferas perfectas. Mientras rotan, se aplanan debido a la fuerza centrífuga.

Investigadores del encabezados por Laurent Gizon del Max Planck Institute for Solar System Research y la University of Göttingen midieron con éxito el achatamiento de esa estrella mediante astrosismología -el estudio de la oscilación de las estrellas.

Encontraron que la diferencia entre el radio ecuatorial y el polar es de solo 3 kilómetros, una cifra bajísima en comparación con una diferencia de radios estelares promedio de 1,5 millones de kilómetros.

A mayor rotación, más achatada la estrella. El Sol, por ejemplo, rota en un periodo de 27 días y tiene un radio en el ecuador 10 kilómetros más largo que en los polos. En la Tierra la diferencia es de 21 kilómetros.

Gizon y colegas seleccionaron para el estudio la estrella de lenta rotación conocida como Kepler 11145123. Esta estrella caliente y luminosa tiene dos veces el tamaño solar y rota tres veces más despacio.

Las expansiones y contracciones de la estrella se detectan con las fluctuaciones en el brillo, oscilaciones que fueron vistas por el observatorio espacial Kepler durante 4 años.

Los análisis revelaron una diferencia en los radios de solo 3 kilómetros, con error de apenas un kilómetro.

Es un objeto más redondo que el Sol. De hecho, la estrella más redonda conocida hasta hoy.

Esta estrella es menos achatada de lo que se desprendería por su rotación, tal vez por la presencia de campos magnéticos en latitudes bajas explicaron los autores.

Los investigadores esperan aplicar la técnica a otras estrellas observadas por Kepler.

El estudio apareció en Science Advances.

Toman foto de la luz como onda y como partícula

Arriba la luz como onda, abajo como partícula. Cortesía

Es una partícula, es una onda. Sí, es la luz. Y científicos lograron por primera vez tomar una imagen de este doble comportamiento, conocido hace tiempo ya.

Partícula y onda a la vez, según la situación, un comportamiento debido a la mecánica cuántica, las reglas de la física a veces tan extrañas que gobiernan la conducta de las partículas subatómicas.

“Este experimento demuestra que por primera vez logramos filmar la mecánica cuántica y su naturaleza paradójica directamente”, dijo Fabrizio Carbone, coautor del estudio, investigador de la École Polytechnique Fédérale de Lausana en Suiza.

Ese doble comportamiento fue capturado en cámara mediante un microscopio ultrarrápido.

El logro fue publicado en Nature Communications.

Cuando los científicos apuntan un rayo de luz a una pantalla con una abertura, esta se comporta como un chorro de partículas, con una ola línea de brillo, pero si se abren dos espacios actúa como una onda pasando a través de los dos simultáneamente, creando un patrón característico de luz y franjas oscuras, llamadas patrón de interferencia.

Este se da porque los picos en la onda de luz en un punto a veces se suma con la de los valles en otros puntos, creando regiones de oscuridad, mientras que los lugares donde dos picos se intersectan crean puntos muy brillantes. Esto se sabe desde comienzos de los años 1900.

Perros sí se guían por el color

Las cosas dependen del color con el que se les vea. Y eso es cierto para los perros también.

Estudios en el pasado indicaban que el color no era crucial para ellos, pero tienen dos tipos de conos fotorreceptores en sus retinas lo que sugiere que tienen tanta capacidad para la visión en color como un humano ciego para algunos de estos.

Con esos conos pueden ver azules, verdes y amarillos, pero no rojos ni naranjas y se ha pensado que dependen más del brillo de las cosas que del color para guiarse.

Un equipo científico ruso publicó en Proceedings of the Royal Society B un artículo con un experimento en el cual demuestran que los perros sí se guían por los colores en vez del brillo de los objetos.

El grupo dirigido por Anna Kasparson, de la Academia Rusa de Ciencias, trabajó con perros en ambiente exterior y a plena luz del día. Uso cuatro cuadros de papeles de color amarillo suave, amarillo oscuro, azul suave y azul oscuro. La diferencia entre los suaves y oscuros era marcada para asegurarse que el brillo era un factor en la percepción de los perros.

En experimentos, se les enseñó a asociar los papeles con carne y cuando se les cambió la opción, iban al color en la mayoría de las veces, asociando este con la recompensa, no dependiendo del brillo del color (suave u oscuro) sino del color mismo.

Detectan la más lejana explosión cósmica

Pero sí que está bien lejos: el telescopio espacial Hubble detectó la supernova más lejana hallada hasta ahora, la UDS10Wil, llamada SN Wilson, que explotó hace 10.000 millones de años.

Se trata del tipo de supernovas Ia, muy importantes para los astrónomos porque suministran un nivel constante de brillo que puede ser utilizado para medir la expansión del espacio, aparte de aportar pistas sobre la naturaleza de la elusiva energía oscura.

“Esta distancia récord abre una ventana hacia el universo primigenio, ofreciendo una mirada a la forma como explotaban esas estrellas”, indicó David O. Jones, autor del artículo sobre el descubrimiento.

Hallar supernovas remotas entrega un método potente para medir la acelerada expansión del universo. El equipo de Adam Riess, cabeza del estudio, también en la Universidad John Hopkins, ha descubierto más de 100 supernovas de toda las clases y distancias, mirando en el tiempo desde hace 2.400 millones de años hasta más de 10.000 millones. En esos descubrimientos se han identificado 8 supernovas tipo Ia, incluyendo la Wilson, que explotó hace más de 9.000 millones de años.

La SN Wilson es solo 4% más distante que la que tenía el récord, con lo que se logra ir 350 millones de años más lejos en el tiempo. La otra había sido anunciada hace solo tres meses.

Al encontrar supernovas Ia tan pronto en el desarrollo del universo, los astrónomos pueden distinguir dos modelos de explosión. En uno, la explosión es provocada por una fusión de dos estrellas enanas blancas, en el otro, una enana blanca se alimenta gradualmente de su compañera, una estrella normal, y explota cuando acreta mucha masa.

La evidencia preliminar muestra un marcado descenso en la tasa de supernovas Ia entre hace unos 7.500 millones de años y 10.000 millones, lo que favorece el modelo de la fusión de las enanas blancas dado que predice que la mayoría de las estrellas en el universo son muy jóvenes para convertirse en supernovas Ia.

En la imagen cortesía Nasa, la supernova detectada y su posición.

Estrella supergigante de medidas descomunales

Astrónomos acaban de encontrar que una vieja conocida es en verdad una estrella supergigante amarilla, la más cercana a la Tierra, de acuerdo con información del European Southern Observatory en La Silla (Chile).

Esta monstruosa estrella, conocida por los astrónomos como IRAS 17163-3907, tiene un diámetro unas mil veces mayor que nuestro Sol. A una distancia de 13.000 años luz presenta un brillo 500.000 veces mayor que el de nuestra estrella. Es una de las 30 estrellas más brillantes en el espectro infrarrojo.

Su masa total es unas 20 veces la del Sol.

“Se sabía que brillaba mucho en infrarrojo, pero nadie la había identificado como una supergigante amarilla”, dijo Eirc Lagadec, quien encabezó un grupo que tomó nuevas imágenes de este colosal objeto.

La estrella presenta una doble capa de polvo, que en conjunto semejan un huevo frito, por lo que se le llama la Nebulosa del Huevo Frito.

Pero no solo en eso es llamativo. Si esta estrella estuviera situada en nuestro Sistema Solar, la nebulosa habría engullido todos los planetas e incluso aquellos menores y cometas que residen mucho más allá de la órbita de Neptuno: la corona más externa tiene un radio de 10.000 veces la distancia Tierra-Sol (que es de 150 millones de kilómetros aproximadamente).

Las amarillas supergigantes se hallan en una fase muy activa de su existencia, con una serie de sucesivas explosiones que eyecta el material que ha formado las dos coronas a su alrededor. La fase dura solo unos millones de años

Esta estrella ha eyectado cuatro veces la masa del sol en sólo unos cientos de años.

Dada la inmensa actividad que genera, morirá pronto (en términos estelares) en una enorme explosión de supernova, luego de pasar por la fase de estrella Wolf-Rayet (que pierde masa a enorme velocidad dados sus poderosos vientos).

Un coloso del cielo, hacia la constelación Escorpión.

Foto cortesía ESO

Planeta negro como carbón fue hallado

El exoplaneta más negro de los hallados hasta ahora fue detectado por astrónomos del Harvard-Smitohsonian Centero for Astrophysics, tratándose de un planeta lejano y gigante tipo Júpiter denominado TrES-2b. Es más negro que el carbón o cualquier planeta o luna en nuestro Sistema Solar.

“Es considerablemente menos reflectivo que una pintura negra en acrílico, así que es en verdad un mundo extraño”, dijo David Kipping, astrónomo que condujo el estudio.

En nuestro Sistema Solar, Júpiter está bañado por nubes brillantes de amoníaco que reflejan más de un tercio de la luz que le llega. En contraste, TrES-2b (descubierto en 2006 por el Trans-Atlantic Exoplanet Survey, carece de esas nubes debido a su elevada temperatura.

El planeta orbita su estrella regente a una distancia de apenas 5 millones de kilómetros. La intensa luz estelar hace calentar al planeta a una temperatura de unos 985 grados Celsius, mucho para tener nubes de amoníaco. En vez de eso, su exótica atmósfera contiene químicos que absorben la luz como sodio y potasio vaporizados, o el gas óxido de titanio. Pero ninguno de los tres logra explicar por completo la extrema negrura de TrES-2b.

“No está claro que hace este planeta tan negro”, dijo David Spiegel, coautor, de Princeton University. “Sin embargo no es absolutamente oscuro. Es tan caliente que emite un débil destello rojo, algo así como las parrillas de una estufa eléctrica”.

Los astrónomos estiman que el planeta orbita como nuestra Luna, de modo que siempre da la misma cara a la estrella, por lo que también muestra fases, lo que hace que el brillo total de la estrella más planeta varíe ligeramente.

El sistema fue estudiado usando los datos de la sonda Kepler de la Nasa, diseñada para medir el brillo de lejanas estrellas con suma precisión. El Kepler fue capaz de detectar la luz emanada del propio planeta.

Los pequeñísimos cambios en el brillo, de seis partes por millón, revelan que es muy oscuro.

Hasta hoy, Kepler ha localizado más de 1.200 candidatos a planetas. Los análisis futuros dirán si entre ellos hay alguno tan negro.

TrES-2b orbita la estrella denominada GSC 03549-02811, localizada a unos 750 años luz hacia la constelación del Dragón.

Dibujo cortesía David Aguilar-CfA

Detectan planeta pequeño a 42 años luz

A tan solo 42 años luz se acaba de ver un planeta que cruzó delante de su estrella.

Era el telescopio espacial Spitzer que miraba hacia ese sol en la constelación de Cáncer, que hizo el hallazgo.

Podría ser uno de los más de 500 exoplanetas hallados hasta ahora, pero los análisis dicen otra cosa.

Se trata de una super Tierra, que mide 2,1 veces el tamaño de nuestro planeta, el más pequeño de esos cuerpos a tan cercana distancia del Sol.

Aunque cruzar 42 años luz es misión imposible hoy, si se considera que el universo tiene unos 13.700 millones de años luz, el planeta está al lado de nuestra casa.

Se trata de 55 Cancri e, que pese a su tamaño, posee 8 veces la masa terrestre. Es muy grande para ser sólo rocoso, por lo que podría contener una gran masa de hielo sobre un núcleo rocoso, de acuerdo con los primeros análisis y… especulaciones, pues a tal distancia se requerirán otras miradas para conocer más de cerca la composición.

“Podríamos llamarlo Neptuno desnudo, porque es muy similar a ese planeta excepto que no posee una envoltura de hidrógeno sobre su corteza helada”, dijo Brice-Olivier Demory, del Massachusets Institute of Technology.

Pero la analogía termina allí: 55 Cancri e está 1.900 veces más cerca de su sol que Neptuno del Sol. A esa distancia, debe estar literalmente horneado.

El brillo de la estrella permitirá determinar con mayor rapidez y precisión.