Detectan otro cuerpo del cinturón de Kuiper

orbita

Órbita del nuevo cuerpo. Cortesía Ossos

En los lejanos dominios del cinturón de Kuiper, esa región del Sistema Solar más allá de Neptuno se mueve un objeto que apenas fue avistado en febrero pasado.

Un nuevo habitante identificado en ese cinturón, donde habitan algunos de los considerados planetas enanos.

Es un cuerpo de unos 700 kilómetros de longitud (mayor que el segundo de los asteroides del cinturón principal entre Marte y Júpiter, Vesta) cuyas características no se han podido precisar bien por los investigadores del proyecto Ossos (Outer Solar System Origins Survey).

El cuerpo fue denominado RR245 por el Centro de Planetas Menores.

Se sabe que llega a unas 120 veces la distancia Tierra-Sol que es de 150 millones de kilómetros y se denomina unidad astronómica.

Como los demás habitantes de esa zona, debió ser destruido o expulsado de una región más cercana al Sol mientras los grandes planetas se movían a la posición actual.

La órbita del nuevo objeto lo lleva a más de 12.000 millones de kilómetros del Sol en un recorrido de cientos de años. El punto más cercano al Sol lo tendrá en 2096, cuando llegue hasta 34 unidades astronómicas.

Como solo ha sido visto una vez en los 700 años que dura su recorrido alrededor de nuestra estrella, muchos detalles de esa órbita son desconocidos.

La revelación del hallazgo fue hecha por la Universidad de British Columbia.

Cuando Dios me deja hacer trampas

Si Dios castiga o si Dios es permisivo, he ahí la diferencia. La diferencia en materia de trampas.

La idea que se tenga de Dios influye en cuán honesta es una persona, se desprende de un estudio en el Journal for the Psychology of Religion.

Parece que creer en Dios no detiene a un estudiante de hacer trampa, a menos que crea que ese Dios castiga. Eso revela el estudio conducido por Azim F. Shariff, de la Universidad de Oregon, y Ara Norenzayan de la Universidad de British Columbia.

Los investigadores encontraron que cuando los estudiantes creían en un Dios que perdona y olvida eran más dados a hacer trampa en un examen.

El estudio forma parte de una serie destinada a entender el desarrollo cultural en cuanto a la religión como alentadora –o incluso obligante- de la conducta moral.

“En conjunto, nuestros hallazgos demuestran, al menos de manera preliminar, que las creencias religiosas tienen efecto en la conducta moral y que más que si se cree en un Dios importa es en qué clase de Dios se cree”, dijo Shariff.

En el estudio no hubo diferencias al hacer trampa entre quienes no creían en Dios y entre quienes sí, pero sí las hubo con quienes creían en un Dios castigador.

El océano se hace insostenible

Peces en peligro. Pesca amenazada. Posible hambruna. Desbarajuste oceánico.

El exceso de pesca de grandes depredadores durante los últimos 40 años, tales como atún, tiburón y bacalao ha dejado los océanos en desequilibrio y podría llevar a su extinción hacia 2050, según Villy Christensen, del Centro de Pesca de la Universidad de British Columbia.

La predicción la hizo en el panel Habrá Peces en el Océano en 2050, que se realizó en la reunión anual de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia.

Con la desaparición de estos grandes peces, las poblaciones de los más pequeños que se alimentan de plancton, como sardinas, anchoas y capelanes se ha duplicado, informó Christensen. Su equipo estudió los datos de más de 200 modelos de ecosistemas marinos, que permitieron establecer más de 68.000 estimaciones de biomasa de peces entre 1880 y 2007.

Mientras la ausencia de depredadores les permitirá a los pequeños prosperar, también los deja expuestos a más enfermedades, pudiendo su muerte masiva desembocar en grandes explosiones de algas o grandes agrupaciones de bacterias que reducirían el oxígeno de las aguas circundantes, dejando amplias porciones del océano como zonas muertas, incapaces de mantener la vida.

En la foto, sardinas.