Ojo: suplementos de calcio pueden matar

Lo recomiendan los médicos, lo alientan diversas instituciones. Y, lógico, lo sostiene el mercado que manda tomar hasta lo no recomendable.

Un nuevo estudio sugiere que los suplementos de calcio afectan de manera negativa a las mujeres adultas, produciéndoles infartos y otros eventos cardiovasculares.

La investigación fue presentada en el British Medical Journal.

El uso de los suplementos de calcio para enfrentar la osteoporosis debería, al menos, ser revisada.

Al mirar en internet se encuentra todo tipo de literatura y productos que recomiendan el calcio. Uno de ellos es la guía de extensión de la Universidad de Arizona, que recomienda a las personas mayores de 51 años ingerir 1.200 miligramos diarios, principalmente a través de la dieta, pero si no lo logra, mediante el uso de suplementos.

Los suplementos se prescriben con frecuencia a mujeres postmenopáusicas para mantener la salud ósea y algunas veces se combinan con vitamina D, aunque no está claro si ingerirlos con o sin ese acompañamiento pueden afectar la salud.

Bueno, al menos hasta ahora.

Un equipo encabezado por el profesor Ian Reid, de la Universidad de Auckland revisó un amplio estudio previo sobre los efectos del calcio con o sin esa vitamina en el riesgo de un evento cardiovascular.

Analizaron datos de 16.718 mujeres que no tomaban suplementos al comienzo del estudio y hallaron que aquellas a las que se les administró calcio con vitamina D estaban en mayor riesgo de sufrir un problema cardiovascular, en especial un infarto.

Los autores sospechan que el cambio abrupto en los niveles sanguíneos de calcio luego de tomar un suplemento, provoca el efecto adverso, en vez de relacionarse con la cantidad total de calcio consumido. Los elevados niveles sanguíneos de calcio están vinculados al endurecimiento o calcificación de las arterias, algo que también puede ayudar a explicar los resultados.

Análisis más extensos, agregando datos de otros 13 estudios sumando 29.000 personas, también encontraron incrementos consistentes en el riesgo de ataques al corazón y de derrames asociados con tomar suplementos de calcio, con o sin vitamina D, lo que induce a los autores a concluir que los datos justifican revisar el uso de suplementos de calcio en las personas adultas.

El debate se agita. Mientras tanto, esa conversación usual de las mujeres mayores, preguntando cuánto calcio toma la amiga, podría estar fuera de lugar.

Más estudios se requerirán, pero queda uno con cierto susto.

Estudio contradice exámenes para la próstata

A veces las noticias que llegan sobre la salud desconciertan. Ponen a tambalear paradigmas o, cuando menos, buenos consejos médicos.

Hoy es para los hombres. En un estudio publicado en el British Medical Journal no se encontraron mayores diferencias en la tasa de muerte por cáncer de próstata entre un grupo de individuos al que se les hizo seguimiento y otro al que no.

Para la investigación, se eligieron al azar cerca de 1.500 hombres para ser examinados cada tres años entre 1987 y 1996. Los dos primeros exámenes fueron mediante la palpación rectal y luego por el antígeno específico de próstata.

El reporte concluye tajantemente: “Luego de 20 años de seguimiento, la tasa de muertes por cáncer de próstata no difiere significativamente entre los hombres en el grupo examinado y aquellos en el grupo de control”.

Un método muy utilizado hoy para detectar ese cáncer es el examen del antígeno específico de próstata, mediante extracción de sangre. Sin embargo, según datos en Gran Bretaña citados por la BBC, alrededor del 15 por ciento de los hombres con niveles normales del AEP desarrollarán ese cáncer y dos tercios de aquellos con altos niveles en realidad no tienen cáncer de próstata.

Desconcertante, por decir lo menos.

Para especialistas como Sarah Cant, citada por ese medio, el estudio es pequeño en cantidad de pacientes y no se usó el antígeno en los tres chequeos, que es el método más confiable que se tiene, según sus palabras.

Otro estudio, dijo, reveló que utilizando el AEP se pueden reducir las tasas de mortalidad.

Un inconveniente es se ha visto que muchos hombres deben someterse a un tratamiento innecesario, porque en verdad no tienen nada.

Ante la duda, abstente. En este caos, tocará seguir confiando en los métodos a mano. No hay más.

Saber cuándo y de qué morir

Prisioneros del momento de la muerte. Vive el hombre de joven creyendo que nunca morirá, pero cuando envejece…

Un examen de sangre a los 60 años puede predecir con precisión si un hombre morirá de cáncer de próstata en los siguientes 25 años, según investigadores del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center en Nueva Cork y Luna University en Suecia.

El estudio, publicado en el British Medical Journal podría tener implicaciones para determinar quiénes deberían ser examinados luego de los 60 y a quiénes no beneficiaría el examen.

En el estudio se analizaron muestras de sangre de 1.167 hombres nacidos en 1921 y tomadas en 1981 y 1982. Todos fueron seguidos hasta que llegaron a los 85 o murieron.

Tras estudiar varios biomarcadores, se encontró que el anfígeno específico de próstata predecía con alta seguridad el riesgo a largo plazo.

126 hombres fueron diagnosticados con cáncer de próstata y de esos, el 90 por ciento de las muertes ocurrieron en aquellos en el top 25 de los niveles del anfígeno cuando tenían 60 años.

Así, aquellos con un nivel sobre 2ng/ml a los 60 años deberían ser considerados como de alto riesgo.

¿Se sometería usted?

Hágase gordo

Doble error: las personas que comen rápido y lo hacen hasta sentirse llenas tienen tres veces más probabilidades de sobrepeso que otras, según resultados de un estudio japonés de Hiroyasu Iso y colegas publicado en British Medical Journal.
Hasta hace no mucho, las personas no comían lo suficiente para que el organismo almacenase grasa, pero hoy, con las comidas rápidas, alimentos baratos y menos familias que comen juntas, han aumentado los índices de obesidad.