Si un extraterrestre se le apareciera a un religioso

Cortesía ESO

Las noticias se suceden con rapidez. El telescopio Hubble descubre vapor de agua en un exoplaneta del tamaño de Neptuno a unos 120 años luz hacia la constelacón del Cisne.

A 335 años luz se forma otro alrededor de una estrella 2,5 veces más grande que el Sol.

La construcción en ,archa de Extra Gran Telescopio Europeo de la Observatorio Europeo Austral (ESO) en el norte de Los Andes chilenos permitirá ver hasta la atmósfera de planetas extrasolares y detectar señales biológicas.

No es aventurado afirmar que en la próxima década, a más tardar, se tendrán noticias de ese tipo.

¿Está el hombre preparado para recibirla? Es más, ¿lo están las religiones del planeta? ¿Se deberá repensar el papel de un Dios creador de la Tierra o cabe extender su obra a todo el universo?

Mucho para discutir.

Ya en 1930, al ser preguntado, Albert Einstein decía que quizás había otros seres en otros mundos, “pero no hombres”.

La reacción de los hombres y la humanidad en conjunto es un tema que comienza a ser discutido. ¿Implicará un cambo fundamental? Eso es lo que se preguntan profesores como David Weintraub, de la Universidad de Vanderbilt.

En un interesante análisis, estudió lo que tienen para decir diversas religiones y fruto de su trabajo es el libro Religions and Extraterrestrial Life publicado el mes pasado.

Solo encontró media docena de libros que se referían a la vida extraterrestre y el cristianismo, la mayoría sobre el catolicismo romano. Por eso consideró lo que decían líderes y teólogos de distintas profesiones, al judaísmo al catolicismo, pasando por las iglesias ortodoxas de oriente, la Iglesia de Inglaterra y el Anglicanismo, varias sectas protestantes como la Convención Bautista, los Quakers, los Testigos de Jehová, los Adventistas del Séptimo Día, los mormones, el islamismo, el hinduismo y budismo, entre otras.

Entre los datos que halló figura que creen en extraterrestres:

* 55% de ateos

* 44% de musulmanes

* 37% de judíos

* 36% de hinduistas

* 32% de cristianos

Si se encuentra alguna señal de vida en otro planeta, no necesariamente inteligente, no al menos inicialmente se supone, querría decir que la vida es común en el universo. Si al estudiar miles de planetas (o millones al ritmo que se descubren) no se halla vida, significaría que solo existe acá o es muy escasa.

Un tema para el que, de hallarse, no estamos preparados, tampoco desde el punto de vista religioso.

Hallan la cuna del mismo Buda

Y allí nació un hermoso bebé: arqueólogos en Nepal han descubierto evidencias de una estructura en el sitio donde nació Buda en el siglo 6 A.C., el primer material arqueológico que vincula su vida con un siglo específico.

Al excavar en el templo sagrado Maya Devi en Lumbini, un sitio considerado herencia de la humanidad por la Unesco e identificado como el lugar del nacimiento de Buda, se encontraron los restos de una estructura de madera no conocida, del siglo 6 A.C., debajo de una serie de templos de adobe. La estructura contiene un espacio abierto en el centro que liga con el piso de la natividad del ‘iluminado’ mismo.

Hasta hoy, la evidencia más antigua de las estructuras del fundador del budismo en Lumbini datan de tercer siglo antes de Cristo, tiempo del emperador Asoka, quien promovió el esparcimiento del budismo del actual Afganistán a Bangladesh.

“Se conoce muy poco de la vida de Buda, excepto a través de fuentes escritas y la tradición oral”, según el arqueólogo y profesor Robin Coningham de Durbam University en el Reino Unido codirector de la investigación. Algunos académicos sostienen que Buda nació en el siglo tercero antes de Cristo. Por eso se propusieron ir a la arqueología para responder algunas de las inquietudes sobre su nacimiento. “Tenemos una secuencia arqueológica en Lumbini que muestra que había un edificio allí en el siglo sexto A.C.”.

El grupo internacional liderado por Coningham y Kosh Prasad Acharya del Pashupati Area Development Trust en Nepal, dijo el descubrimiento contribuye al entendimiento del desarrollo inicial de budismo, así como a la improtancia espiritual de Lumbini.

Los hallazgos serán reportados en el journal Antiquity. La investigación ha sido apoyada parcialmente por la National Geographic Society.

Para determinar la edad de la madera y la estructura no conocida de ladrillo se usaron fragmentos de hulla y granos de arena. La investigación también confirmó la presencia de raíces antiguas de árboles en el centro del templo.

En la imagen, excavaciones en el templo.