De cómo los huevos le ayudan a bajar de peso

En las sutilezas están las diferencias. Aunque suene a literatura barata o no se crea posible, pues comer huevo en el desayuno reduciría el consumo de calorías durante el día en un 18 por ciento.
Al ingerir proteínas en la primera comida del día, el hambre merma durante el resto de la jornada de acuerdo con un estudio publicado en Nutrition Research.
En la investigación se halló que hombres que tenían un desayuno con huevo ingerían muchas menos calorías cuando tenían la posibilidad de escoger en un apetitoso bufet comparados con quienes desayunaban con base en carbohidratos.
Lo encontrado concuerda con otra investigación que revelaba que comer huevo en el desayuno como parte de una dieta baja en calorías, ayudaba a las personas a perder 65 por ciento más peso y a sentirse con más energía que quienes consumían un desayuno con donas de igual calorías y volumen.
“Hay un cuerpo creciente de evidencia que apoya la importancia de proteínas de alta calidad en la dieta en la salud y, en particular, la importancia de las proteínas en el desayuno”, dijo María Luz Fernández, autora del estudio y profesora en el departamento de ciencias de la nutrición en la Universidad de Connecticut.
En el estudio participaron 21hombres, cada uno de los cuales ingirió dos tipos distintos de desayuno. Un día, uno basado en huevos, tres revueltos con tostadas, y otro rico en carbohidratos, con una cucharadita de queso bajo en grasa y seis onzas de yogurt bajo en grasa. Ambos tenían iguales calorías.
Aquellos que comían huevo, ingerían en promedio 112 calorías menos en un bufet tres horas después del desayuno y 400 menos en el día que aquellos que habían desayunado con carbohidratos.
Exámenes de sangre mostraron mayor presencia de grelina, la hormona que estimula el hambre, en quienes consumieron carbohidratos.
“Comenzar el día con un desayuno alto en proteínas como huevos es una herramienta útil para promover la duración de la llenura y reducir el consumo de calorías”, explicó Helenbeth Reynolds, nutricionista.
Un huevo tiene cerca de 70 calorías, la mitad en la yema.
¿Cómo comerse los huevos?
Una manera, dice Reynolds, es batir un huevo en un pocillo, colocarlo 60 segundos en alto en el microondas, colocarlo encima de un muffin o una tostada y ponerle un poco de queso bajo en grasa y un tomate.
Puede mantener huevos duros en el refrigerador, por si tiene que desayunar a las carreras.