Nuestra galaxia tiene una X metida

No es que alguien haya tachado nuestra Vía Láctea, sino que el centro tiene forma de X, de acuerdo con dos grupos de astrónomos que acaban de publicar un mapa tridimensional de las partes centrales de la galaxia. Las regiones internas tienen forma de cacahuete o X desde ciertos ángulos, una fisonomía detectada con los datos del estudio Vista de la ESO con el movimiento de cientos de estrellas en el bulbo central.

En esa regio´n se concentran unos 10.000.000 de estrellas, pero no se conocía bien su estructura.

A casi 27.000 años luz de distancia no resulta fácil ver de manera directa la zona central oscurecida por nubes de gas y polvo, por lo que se requiere mirar en infrarrojo y otras longitudes de onda.

Observaciones previas de otro estudio, 2MASS, sugería ya esa forma en X, pero ahora se logró determinar mejor.

Un grupo del Max Planck Institute identificó 22 millones de estrellas gigantes rojas cuyas propiedades bien conocidas permiten calcular la distancia. Con esa cuantiosa información se pudo construir un mapa tridimensional del bulbo, dijo Christopher Wegg.

Las simulaciones corroboraron que esa forma es característica de una galaxia espiral barrada que comenzó como un disco puro de estrellas.

El grupo chileno de Sergio Vásquez tomó otro camino comparando imágenes con 11 años de diferencia tomando el movimiento de más de 400 estrellas en tres dimensiones.

“Es la primera vez que un número tan grande de velocidades en tres dimensiones para estrellas individuales de ambos lados del bulbo se han obtenido”, dijo Vásquez.

En la ilustración se aprecia cómo luciría la Vía Láctea vista de canto, con el bulbo sobresaliendo insinuando cierta forma de X. Cortesía ESO