De cómo los huevos le ayudan a bajar de peso

En las sutilezas están las diferencias. Aunque suene a literatura barata o no se crea posible, pues comer huevo en el desayuno reduciría el consumo de calorías durante el día en un 18 por ciento.
Al ingerir proteínas en la primera comida del día, el hambre merma durante el resto de la jornada de acuerdo con un estudio publicado en Nutrition Research.
En la investigación se halló que hombres que tenían un desayuno con huevo ingerían muchas menos calorías cuando tenían la posibilidad de escoger en un apetitoso bufet comparados con quienes desayunaban con base en carbohidratos.
Lo encontrado concuerda con otra investigación que revelaba que comer huevo en el desayuno como parte de una dieta baja en calorías, ayudaba a las personas a perder 65 por ciento más peso y a sentirse con más energía que quienes consumían un desayuno con donas de igual calorías y volumen.
“Hay un cuerpo creciente de evidencia que apoya la importancia de proteínas de alta calidad en la dieta en la salud y, en particular, la importancia de las proteínas en el desayuno”, dijo María Luz Fernández, autora del estudio y profesora en el departamento de ciencias de la nutrición en la Universidad de Connecticut.
En el estudio participaron 21hombres, cada uno de los cuales ingirió dos tipos distintos de desayuno. Un día, uno basado en huevos, tres revueltos con tostadas, y otro rico en carbohidratos, con una cucharadita de queso bajo en grasa y seis onzas de yogurt bajo en grasa. Ambos tenían iguales calorías.
Aquellos que comían huevo, ingerían en promedio 112 calorías menos en un bufet tres horas después del desayuno y 400 menos en el día que aquellos que habían desayunado con carbohidratos.
Exámenes de sangre mostraron mayor presencia de grelina, la hormona que estimula el hambre, en quienes consumieron carbohidratos.
“Comenzar el día con un desayuno alto en proteínas como huevos es una herramienta útil para promover la duración de la llenura y reducir el consumo de calorías”, explicó Helenbeth Reynolds, nutricionista.
Un huevo tiene cerca de 70 calorías, la mitad en la yema.
¿Cómo comerse los huevos?
Una manera, dice Reynolds, es batir un huevo en un pocillo, colocarlo 60 segundos en alto en el microondas, colocarlo encima de un muffin o una tostada y ponerle un poco de queso bajo en grasa y un tomate.
Puede mantener huevos duros en el refrigerador, por si tiene que desayunar a las carreras.

Informe especial: cómo bajar peso en la oficina

Durante décadas, la oficina ha sido considerada como el enemigo sedentario de la buena forma física, un lugar en que uno se sienta durante ocho horas y acumula peso poco a poco.
Pero, ¿y si fuera parte de la solución?
Bueno, tomado de HealthDay, presentamos la siguiente nota, con algunos cambios, de un tema que no ha sido publicado en revista científica pero que lo será.
Baje peso mientras trabaja.
En seis meses, James A. Levine y sus colegas de la Clínica Mayo ayudaron a 18 trabajadores de oficina de Minneapolis a perder 156 libras (71 kilos) solamente rediseñando la oficina y el día de trabajo.
“Con un poco de creatividad, el día laboral puede llenarse de movimiento. Al hacerlo, al mismo tiempo que ajustamos la manera en que pensamos sobre la comida, el peso comenzará a desaparecer”, aseguró Levine, profesor de Medicina del Departamento de Endocrinología de la Mayo en Rochester, Minnesota.
El método de “oficina sana” de Levine se basa en lo que los expertos llaman “termogénesis por actividad que no constituye ejercicio” (Neat, por su sigla en inglés).
La NEAT sucede de forma natural, a medida que los humanos queman energía con movimientos cotidianos como ponerse de pie, intranquilidad, darse la vuelta, inclinarse y caminar.
Neat, dijo es diferente de las demás formas primarias de procesos de gasto energético, entre ellas el ejercicio activo, el metabolismo en descanso o la digestión.
Para muchos sedentarios, la cantidad de energía consumida en el ejercicio activo es “insignificante”, frente a la que se pierde por medio de Neat, aseguró Levine.
De hecho, Neat da cuenta de entre quince por ciento (entre las personas muy sedentarias) y 50 por ciento (entre las muy activas) del gasto energético diario. E incluso cambios menores en el estilo de vida pueden aumentar el NEAT diario en alrededor de veinte por ciento.
El núcleo de la idea de Levine fue hacer de la oficina un lugar que induzca más a la NEAT.
Para probarlo, Levine y sus colegas desarrollaron un experimento de seis meses dirigido a 18 empleados de oficina de un pequeño negocio de personal financiero en Minneapolis.
El equipo de investigación “rediseñó” las oficinas de la firma. Se reemplazaron las sillas y los escritorios típicos por escritorios que venían unidos a cintas caminadoras, y alrededor de la circunferencia de la oficina se instaló un sendero para caminar, para facilitar “reuniones caminando”.
Levine enfatizó que no se trataba de ejercicio. “En el trabajo, no se corre, se camina. Y lo que intentamos hacer es lograr que la gente camine en la oficina mientras trabaja, a un ritmo de 1.1 millas (casi dos kilómetros) por hora”. Ese ritmo cae dentro de la categoría de Neat de uso de energía.
Otros cambios fomentaban el movimiento, de manera sutil. Se reemplazaron los teléfonos fijos de la oficina por celulares. Se crearon espacios para juegos como la Wii y el futbolín, y también se suministraron monitores de actividad de alta tecnología a los empleados. Al personal también se le ofreció asesoría sobre nutrición.
El resultado fue que medio año después, los 18 participantes del estudio habían perdido 156 libras (71 kilos), de las cuales 143 libras (65 kilos) eran pura grasa corporal.
En promedio, los empleados perdieron casi nueve libras (cuatro kilos) cada uno, 90 por ciento de eso en grasa, y sus niveles de triglicéridos (grasa en la sangre) se redujeron en una media de 37 por ciento.
La pérdida de peso no afectó la productividad en el lugar de trabajo. De hecho, tras apenas tres meses en la oficina rediseñada, el personal había aumentado los ingresos corporativos en casi diez por ciento. A la mitad del estudio, la firma registró su ingreso bruto mensual más alto hasta esa fecha.
“Se trató de un estudio pequeño”, reconoció Levine. “Pero cuando la gente que realmente sufre de problemas de peso y salud ve los resultados, es un momento ‘eureka’ muy, pero muy poderoso”. Porque el truco de esto es que no les pedimos que piensen en perder peso. Sencillamente, les pedimos que vivan su día de forma dinámica y positiva”.
El estudio está pendiente de publicación.
“Al hablar por teléfono de pie, tener una reunión mientras se camina (despacio, al mismo paso al que se va de compras, tal vez una milla por hora), y tomar el ascensor hasta el tercer piso y subir las escaleras las otras tres, se queman entre 100 y 150 calorías más por hora. Eso es entre 400 y 500 calorías adicionales al día. Y eso es mucho”.
Una experta celebró el método de Levine, pero se preguntó qué tan asequible sería para la mayoría de trabajadores.
“Es así, el ejercicio no intencionado, como simplemente estar de pie en lugar de sentado, quema más calorías que si uno se sienta todo el día frente a la computadora. Los pequeños cambios como ese se acumulan, gastan calorías y hacen una diferencia”, aseguró Lona Sandon, dietista registrada y profesora asistente de nutrición clínica del Centro médico Southwestern de la Universidad de Texas en Dallas.
“Pero para que un individuo lleve a cabo este tipo de cambio en la actividad de la oficina, necesitan un entorno que promueva el hábito vigorosamente”, agregó. “Un empleado individual no puede hacer que suceda solo.”
Sin embargo, otro experto dijo que ha experimentado los beneficios de la “oficina saludablemente” en carne propia.
“Es probable que yo mismo haya empleado ese método durante unos veinte años”, apuntó Cedric X. Bryant, director científico del American Council on Exercise, una organización sin fines de lucro con sede en San Diego. “La gente pensaba que estaba loco, pero siempre edito libros, artículos y manuales mientras hago ejercicio en una caminadora inclinada, una especie de máquina giratoria para subir escaleras, que traje a la oficina. Coloco el material en un apoyo mientras me muevo a una intensidad muy baja”.
“Siempre sé cuando el proyecto en que trabajo es muy difícil”, bromeó Bryant, “porque pierdo mucho más peso”.
“Y también me ayuda a tener una mayor concentración y claridad mental”, añadió, “lo que hace que mi proceso de edición sea mucho más fácil y productivo. Diría que probablemente sea entre treinta y cuarenta por ciento más productivo mientras hago ejercicio que mientras estoy sentado en mi escritorio”.
“Tenemos que lograr que la gente no piense que la única manera de ponerse en forma es a través de una experiencia estructurada a una determinada intensidad, en el gimnasio”, comentó Bryant. “Tenemos que pensar que un estilo de vida activo abarca todo el día, no solo las sesiones de ejercicio. Y si sencillamente se mueve mientras trabaja, tendrá todo el beneficio que desea”.

No, esa barriga no se reduce así de fácil

No es un tema estrictamente científico, pero sí de la lógica que a veces se ausenta en el momento de invertir.
Si se lamenta por su barriga mientras ve en televisión unas personas de cuerpo escultural haciendo ejercicio con aparatos que prometen convertir esos “rollitos” en unos firmes abdominales, podría surgirle la pregunta: ¿debería yo hacer lo mismo?
Primero: No todas las máquinas de los anuncios son iguales. Algunas son engañosas y otras funcionan de verdad. Pero centrarse en una sola zona, como el abdomen medio, no es aconsejable para ponerse en forma o perder peso.
“Estos anuncios transmiten al público la falsa noción de que es posible reducir (la grasa) en un punto concreto”, indicó Jessica Matthews, del Consejo Estadounidense de Ejercicio (ACE por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro. “La investigación ha demostrado que ése no es el caso”.
Dos: Un buen programa incluye trabajo cardiovascular y ejercicios de fuerza en todos los grupos musculares, no sólo los abdominales.
¿Y esos sonrientes y fornidos hombres de los anuncios de televisión?
“Las publicidades dicen que para lograr unos abdominales ideales, es necesario pasar 10 minutos al día utilizando este equipo”, dijo. “Esa gente no está haciendo sólo 10 minutos al día”, sostuvo.
La experta se refirió a un estudio encargado por el ACE, que concluyó que no hay que comprarse una máquina para reforzar los abdominales y demostró que algunas no eran más efectivas que los ejercicios tradicionales y que otras eran mucho menos útiles.
El estudio también señaló que unos abdominales fuertes son buenos para la salud a largo plazo, para mantener una buena postura y aliviar el dolor de la parte inferior de la espalda, por lo cual, si un aparato llama especialmente la atención, quizás valga la pena comprarlo.
Henry Williford, experto del Colegio Estadounidense de Medicina Deportiva, ofreció varios consejos para evaluar los anuncios.
“Términos cualitativos como el aumento del tono muscular no significan nada. En el laboratorio podemos medir la grasa corporal y la composición del cuerpo, pero no hay forma de medir el tono muscular, así que no hay forma de calcularlo”, indicó.
Además, no hay pruebas para comprobar que un aparato hará perder centímetros de circunferencia al cliente.
“No tienen ningún dato. ¿A dónde van los centímetros? Utilizan mucho esa clase de afirmaciones”, comentó. “Entonces le dicen a la gente que un ejercicio de baja intensidad quemará la grasa. Bueno, no importa si se quema grasa o no. Lo importante es quemar calorías“, explicó.
Sin embargo, hay que tener cuidado con lo que se compra. Hasta Williford, fisiólogo e investigador de la Auburn University, en Montgomery, ha caído en la trampa.
“Hicimos una evaluación de esas pelotas de ejercicio acerca de las cuales hacen todo tipo de afirmaciones”, dijo. “Así que encargamos la pelota. Pero según la letra chica, también habíamos comprado un nuevo DVD al mes durante un año”, agregó.
Entonces, ¿cuál es el secreto de esos abdominales que vemos en televisión?
“Para ser sincero, muchos están alterados con Photoshop”, dijo Williford.

La grasa nos vuelve algo bobos

Medio estúpidos, perezosos y gordos. Una combinación nada deseable. Pero eso podría estar ocurriéndoles a quienes consumen dietas ricas en grasas.

¿Cómo así? Una investigación publicada en The Faseb Journal mostró que en menos de 10 días de haber comenzado a consumir esa clase de dietas, ratas experimentaron una pérdida notoria en la memoria de corto plazo y tenían menor capacidad para el ejercicio.

Unos resultados que muestran una unión importante entre lo que comemos, pensamos y cómo se comportan nuestros cuerpos.

“Las dietas occidentales son altas en grasa y están asociadas con complicaciones a largo plazo, tales como obesidad, diabetes y problemas del corazón, pero las consecuencias a corto plazo han recibido poca atención”, indicó Andrew Murray, co autor del estudio, este viernes en la Universidad de Cambridge en el Reino Unido.

Murray y sus colegas estudiaron ratas alimentadas con una dieta baja en grasas (7,5 por ciento de calorías como grasa) y otras alimentadas con dieta rica en grasas (55 por ciento de calorías como grasa).

Los investigadores hallaron que los músculos de las ratas que comían la dieta grasosa por cuatro días, eran menos capaces de usar oxígeno para producir la energía necesaria para el ejercicio, haciendo que sus corazones trabajaran más duro y aumentara el tamaño. A los nueve días, las ratas demoraron más en completar un laberinto y cometieron más errores que las otras ratas.

Los científicos investigaron luego las causas celulares de tales problemas, en especial la mitocondria de las células musculares. Hallaron niveles más altos de una proteína que las hacía menos eficientes en el uso del oxígeno requerido para producir la energía que requería correr.

Gordas, torpes y lentas. Ya lo sabe.

¿A dónde y qué comemos?

Comidas rápidas versus comidas en restaurantes. Pese a los mitos y creencias, un estudio en Review of Agricultural Economics reveló que tanto las primeras como las segundas son grandes y tienen más calorías que los alimentos preparados en casa, pero las primeras son más pequeñas y con menos calorías que los platos consumidos en un restaurante.
Un estudio de James K. Binkley demostró que las comidas rápidas son más densas en energía que las de los restaurantes, pero tienden a ser más pequeñas, por lo que en total aportan menos calorías que el plato promedio en un restaurante, así el comensal sea adulto, joven o niño.
No obstante, se encontró que quienes comen en restaurante tienden a reducir los alimentos el resto del día, que quienes ingieren comidas rápidas. Por ello, estas resultan, al final de cuentas, con más calorías.

Especial fin de semana

Editorial
Un universo por conocer

Qué pequeños somos. El Universo comenzó hace 13.700 millones de años, más o menos, en la gran explosión o Big Bang.
Hasta hace pocos años las observaciones indicaban que se expandía, pero que en algún momento comenzaría a detenerse y se contraería hasta volver al estado inicial en un Big Crunch. Las más recientes observaciones indican que la expansión es más acelerada de lo que se creía. La materia conocida no es responsable de tal situación, por lo que comenzó a hablarse de una energía oscura que mantiene la expansión y que conformaría cerca del 75 por ciento de la materia universal. Un 23 por ciento es la materia oscura, que se ha visto ya de manera indirecta en unas pocas ocasiones, como en las grandes colisiones cósmicas, y que anda por todos lados. El resto es la materia que nos forma a nosotros y todo lo que vemos alrededor.
Un grupo de astrónomos reveló en estos días que hay una fuerza que hala centenares de cúmulos de galaxias estudiados hacia un punto en dirección a las constelaciones del Centauro y la Vela. No se sabe qué es. Podría tratarse de una estructura más allá del Universo observable, es decir más allá de los 13.700 millones de años luz que podemos observar desde que nació el universo. ¿Hay otros mundos allá, otros universos? Vaya uno a saberlo, aunque hay modelos que con éxito los pronostican.
Todo esto nos lleva a concluir que falta demasiado para comprender del universo en el que vivimos y para conocer cuál será nuestro destino, el de la humanidad, pues se sabe que la Tierra desaparecerá en unos pocos miles de millones de años cuando muera el Sol: la esperanza es que para entonces halla humanos en otros mundos.
También cabe la posibilidad de que nunca entendamos todo. ¡Como para sobrecogernos!

 
La noticia: días amargos por el ozono

El ozono superficial, que es nocivo para la salud afectando más a las personas sensibles y en algunos casos conduciendo a la muerte, viene en aumento a un ritmo de seis por ciento (dos partes por mil millones en la atmósfera) desde la década de los 80, lo que evidencia las dificultades para reducirlo, reveló esta semana un estudio de la Real Academia de Ciencias del Reino Unido.
El ozono se forma cuando la luz solar reacciona con contaminantes y los químicos naturales que están en el aire, contaminantes que vienen de los escapes de los autos, la quema de bosques y la navegación de barcos, y aparte de afectar la salud humana reduce la calidad nutritiva de las cosechas, al punto que en la Unión Europea las pérdidas fueron de 6.700 millones de libras esterlinas en el año 2000.
El reporte indica que el cambio climático hará más difícil combatir el ozono superficial, porque se incrementa su producción en las áreas contaminadas. Y para completar el círculo, mayores niveles de ozono exacerban los cambios climáticos dado que es el tercer gas de efecto invernadero más importante. Como si fuera poco, reduce la capacidad de las plantas de remover dióxido de carbono de la atmósfera. Es decir, contamina por lado y lado.
Cuando el ozono se da en la alta atmósfera, actúa como un escudo protector que reduce la incidencia de los peligrosos rayos ultravioleta sobre la superficie terrestre y por ende sobre las personas.
No se crea que es problema lejano. El ozono superficial se encuentra en Medellín y su área metropolitana. Estudios de la Facultad Nacional de Salud Pública. la exposición a concentraciones bajas provoca irritación en ojos, nariz, garganta y pulmones, síntomas observables a los 30 minutos de exposición. Las concentraciones más altas dan lugar a dolor de pecho y neumonía.
En la región el ozono aumenta hacia las horas del mediodía. Diversas mediciones muestran que cada vez con mayor frecuencia se presentan episodios de elevación del ozono superando la norma horaria de 60 partes por billón. La dificultad para medir sus efectos directos ayudan a sugerir que aún no es un problema serio en la región salvo en ciertos momentos a ciertas hora en lugares focalizados.

Mire que…

… Doug Ardí, especialista en infecciones del Southwestern Medical Center, recomienda para evitar la gripa en esta temporada fría:
Lávese con frecuencia las manos con jabón.
Si tiene gripa, no respire cerca de otras personas
Es más fácil contraer la gripa de alguien que estornuda que estrechando la mano de una persona.

… si alza los ojos al cielo por estos días, después de las 7 u 8, verá a Júpiter junto a Sagitario y la Luna al lado.

…el telescopio espacial Hubble iba a ser reparado por estos días, pero un nuevo daño obligó a posponer la misión para 2009.

… el movimiento del Sol, ese giro que se completa una vez cada 25,3 días en su ecuador, hace que la estrella se deforme un poco, pero tal deformidad equivale a como se vería desde San Francisco (E. U.) una moneda de 100 pesos situada en Boston, al otro extremo de E. U., es decir es una desviación de 0,0001 por ciento el diámetro del Sol, y fue medida por el satélite Rhessi de la Nasa.

… mediante una nueva técnica, durante dos horas se pudo, desde tierra, tomar buenas fotos de Júpiter, eliminando la distorsión que produce la atmósfera. Para ello se usó uno de los instrumentos del Gran Telescopio de la ESO en los Andes chilenos, lo que se cumplió el 16 y 17 de agosto pasado. Se aprecia una de las fotos tomadas esa noche sureña, cedida por la ESO.

… este lunes la sonda Messenger hará su segundo sobrevuelo sobre Mercurio, el más pequeño de los ocho planetas del Sistema Solar, pasando a tan solo 200 kilómetros de altura sobre la superficie del cuerpo rocoso.

… los populares complementos basados en glucosalina y condroitina, que en nuestro medio y en el mundo toman muchas personas para evitar la artritis que provoca la pérdida del cartílago, no son útiles después de todo, según estudio que esta semana publicó la Universidad de Utah, realizado por Allen Sawitzke.

… un estudio publicado en Inmunity comprobó que el ADN de las llamadas bacterias buenas que viven dentro de nuestro organismo, en el intestino, ayuda a combatir las infecciones; toda persona posee de 300 a 500 especies de bacterias benéficas, conocidas como comensales, que no son atacadas por el sistema inmune dado el beneficio que proveen.

… un exceso de calorías hace que el cerebro no funcione bien, aún si no se presenta ganancia corporal de peso, reveló un estudio en ratones publicado en Cell. El exceso de calorías afecta el hipotálamo, responsable del equilibrio energético. Estudios previos habían demostrado ya que la sobrenutrición provocaba inflamación en los tejidos metabólicos periféricos, incluidos los músculos y el hígado.

… el 29 de septiembre reingresó a la atmósfera sobre el océano Pacífico la nave europea Julio Verne, del tamaño de un bus y 20 toneladas de peso, cargada con 2,5 toneladas más de basuras y desperdicios de la Estación Espacial Internacional. La nave se partió en tres pedazos y momentos después en cientos, como se aprecia en la foto cedida por la Agencia Espacial Europea, que junto a expertos de la Nasa siguieron de cerca el desenlace.

12