Las 10 noticias científicas de la semana

Fumigación de cultivos. Foto Jaime Pérez

1. La química de la muerte

La exposición continua y en distintos ambientes a químicos tóxicos está cobrando no solo muchas vidas sino la salud de muchas personas y problemas de reproducción a las personas, reveló un informe de la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia (Figo). Los abortos, nacimientos prematuros, fetos con malformaciones y menor desarrollo neurológico están entre las consecuencias. La exposición está en el aire, el agua y los alimentos. Solo por contaminación del aire cada año mueren 4 millones de personas.

2. Calcio para qué

No se gaste el dinero en eso: dos estudios publicados en el BMJ concluyeron que la ingestión de calcio mediante dieta o suplementos no mejora la salud ósea ni impide las fracturas en los ancianos, o sea que no debe recomendarse para ese fin. La recomendación ha sido tomar 1.000 a 1.200 miligramos/día de calcio para mejorar la densidad ósea y prevenir fracturas. Muchos toman suplementos para seguir la recomendación. Pero no, no funciona según los dos estudios.

3. Nuestras diferencias

El Proyecto 1.000 genomas revela hallazgos. Establecido en 2008 para secuenciar genomas de más de mil personas de las Américas, África, Europa, este y sur de Asia, Se encontró que el tipo más común de variación genética, el 99%, con los polimorfismos de nucleótido simple, un solo cambia de letra en el alfabeto. Además, las 2.100 a 2.500variantes estructurales detectadas afectan más el ADN a través del genoma. Se encontró además que un genoma típico difiere del genoma modelo en unos 4,1 a 5 millones de sitios. El estudio apareció en Nature.

4. Gasolina que no hace ¡pum!

Científicos de Caltech y el JPL de la Nasa encontraron un polímero que como aditivo de la gasolina reduce la capacidad explosiva de esta cuando ocurre un accidente, por ejemplo de un avión, que empeora las consecuencias. El aditivo cumple su papel sin afectar el desempeño del combustible, reveló el artículo publicado en Science. El polímero posee unas supermoléculas que evitan que el combustible se disperse violentamente y explote, esto sin alterar sus propiedades energéticas y densidad.

5. Muéstrame tu huella

Un estudio reveló que es posible identificar el origen ancestral de una persona con base solamente en sus características y aunque se necesita profundizar más en la investigación. En el estudio publicado en American Journal of Physical Anthropology se analizó de dos formas la huella del índice derecho de 243 individuos de distintas procedencias. No hallaron diferencias entre hombres y mujeres pero sí en cuando al ancestro americano-europeo o americano-africano. Un tema con muchas implicaciones.

6. Borrachos y envenenados

Un estudio en el Journal of Environmental Health presentó el análisis de 65 marcas de vino de Estados Unidos, de diferentes regiones. En todas, salvo una, halló rastros de arsénico por encima de los límites permitidos allí. La agencia ambiental EPA permite no más de 10 partes por mil millones pero se encontró entre 10 y 76, con promedio de 24. Bajo determinadas condiciones en la dieta, pueden ser dañinas esas concentraciones. Si eso es allá…

7. Que no se les olvide

No ha sido publicado aún en revista, pero científicos de la Universidad del Sur de California y el Centro Médico Bautista Wake Forest desarrollaron un dispositivo con electrodos pequeños que implantado en el cerebro ayudan en problemas de pérdida de memoria. Examinado bien con animales, ahora comienza su ensayo con humanos. En pérdida de memoria no se pueden transmitir bien las señales para crear recuerdos, por lo que personas con problemas como alzheimer recuerdan bien algo de hace mucho tiempo pero no reciente. Eso trata de remediar el dispositivo.

8. Fuego cruzado

La evidencia clara hasta el momento apunta a que un gran asteroide impactó con la Tierra, en el Golfo de México y lo que siguió produjo la extinción de los dinosaurios. Un estudio en Science complementa el panorama: el asteroide produjo una activación de volcanes en India durante cientos de miles de años, lo que contribuyó fuertemente a la gran extinción masiva que hubo entonces. El papel de los volcanes ha sido sugerido en distintas oportunidades, pero esta vez las pruebas parecen más firmes.

9. Sed marciana

En Marte hay agua, cuento viejo. Lo que no se sabía es que podía estar en estado líquido y eso reveló un artículo en Nature Geoscience que analizó datos espectrográficos de la sonda Mars Reconnaissance Orbiter de varios sitios del planeta en los cuales aparecen manchas de las laderas de los montes. Se trata de agua salada dijeron los investigadores. Eso abre nuevas posibilidades para la exploración del planeta en un futuro lejano.

10. Positivos ante todo

Las personas que son positivas frente a la vida se diferencian no solo por eso sino por poseer unas conexiones cerebrales diferentes a las de quienes son negativos, reveló un estudio de la Universidad de Oxford publicado en Nature Neuroscience. El hallazgo se hizo tras estudiar imágenes cerebrales de 461 personas y analizar unas 200 formas de conexión entre áreas en el cerebro.

El viento paraliza las moscas

Moscas. Si desea atrapar una mosca, bueno, al menos una mosca de las frutas, existe una manera: póngales viento. ¿Sencillo?
Un estudio de científicos del California Institute of Technology reportó que las moscas desarrollaron una población especial de neuronas en sus antenas que les permite saber no sólo cuándo sopla el viento, sino también la dirección de la cual proviene.
El comportamiento de estas moscas frente a la brisa fuerte es para resaltar, según David J. Anderson, profesor de Biología en Caltech e investigador del Howard Hughes Medical Institute.
“Descubrimos que uno puede detener el vuelo de la mosca que lo restá rodeando, con una corriente continua de aire sobre ella”, explicó.
Se quedan tan quietas, que se podrían coger con facilidad. Una vez deja de ventear, reanudan su vuelo.
Se trata de una respuesta sencilla e innata de defensa, que los científicos podrán analizar para entender cómo tales conductas están programadas en nuestros genes.

… y nada que la mosca cae

Mosca Drosophila melanogaster

La pregunta del millón: ¿por qué es tan difícil cazar una mosca? Ese zumbido fastidioso le da vueltas a la cabeza. Usted está en una reunión. Se asienta frente a usted en su taza de café, lo espanta con las manos. Luego se le unen los contertulios y con un periódico mandan el golpe y tres segundos después: la mosca reaparece zumbándole por la cabeza o parándosele en sus orejas.
¿Le ha pasado? Una de las preguntas que más le han hecho en los últimos años a Michael Dickinson, experto en la biomecánica del vuelo de los insectos, es ¿por qué es tan difícil cazar una mosca?
Parece que al fin obtuvo la respuesta, para que se sorprenda y lo tome en cuenta cuando el sociable insecto se le aparezca la próxima vez en el momento menos oportuno.
Este profesor del Instituto de Tecnología de California, con el uso de imágenes digitales de alta velocidad y resolución, encontró al fin el secreto, junto al estudiante Gwyneth Card, de la exitosa maniobra evasiva de la mosca.
Antes de que las alas se muevan, su pequeño cerebro calcula la ubicación de la amenaza inminente y se idea un plan de escapa, coloca las patas en una posición óptima para saltar en dirección contraria. Toda esta acción toma lugar en tan solo 100 milisegundos desde el instante en que la mosca detecta la amenaza.
“Esto ilustra cuán rápido su cerebro procesa la información sensorial en una respuesta motriz adecuada”, dijo Dickinson.
Los videos mostraron que si el golpe descendente -se usó un disco negro de 14 centímetros de diámetro cayendo en un ángulo de 50 grados hacia la mosca parada en el centro de una pequeña plataforma- viene de frente, la mosca mueve sus patas medias adelante y se inclina atrás, se levanta y extiende las patas para empujarse hacia atrás. Cuando la amenaza viene de atrás, la mosca (que tiene una visión de casi 360 grados) mueve sus patas medias un poco hacia atrás. Cuando llega de lado, mantiene las patas medias estacionarias, pero inclina todo su cuerpo en la dirección contraria antes de saltar.
Se encontró además que cuando la mosca efectúa movimientos antes de volar, considera la posición de su cuerpo en el momento en que observa la primera amenaza.