Hallaron primer colchón de hace 77.000 años

No se crea que los humanos desde que son humanos tenían camas y colchones de esos con resortes.

Científicos descubrieron la evidencia más antigua de un colchón: fue hace 77.000 años en un sitio en Sudáfrica, revela un informe hoy en Science.

Un grupo internacional de arqueólogos reportó no solo el hallazgo de lo que parece ser una cama con colchón, sino de un repelente contra insectos.

El descubrimiento es 50.000 años más antiguo que lo que se conocía hasta ahora.

En estas camas, las plantas hacen las veces de colchón. Fueron halladas en excavaciones en la capa Sibudu en KwaZulu, donde Lyn Wadley ha estado excavando desde 1998. Al menos en 15 capas diferentes hay rastros de camas, datando de hace 38.000 a 77.000 años.

Las camas consisten de capas compactas de unos centímetros de ancho de ramas y hojas de cárex (una especie de hierba maleza), que se extienden al menos 1 metro cuadrado y hasta 3 metros en el área excavada.

La evidencia más antigua está muy bien preservada y consiste de una capa fosilizada de esa maleza, cubierta por una delgadísima capa de hojas identificadas por la botánica Marion Bradford como pertenecientes a Cryptocarya woodii.

Las hojas contienen 3 químicos que son insecticidas y habrían servido para repeler los mosquitos. “La selección de estas hojas para la construcción de las camas sugiere que los pobladores de Sibudu tenían conocimiento de las plantas que rodeaban el asentamiento y estaban enterados de sus usos medicinales.

Las medicinas herbales habrían sido una ventaja para la salud humana de entonces y el uso de plantas repelentes de insectos agrega una nueva dimensión a la comprensión de la conducta humana de hace 77.000 años, dijo Wadley.

“Los pobladores habrían recolectado las matas a lo largo del río uThongathi, situado exactamente debajo del sitio y las habrían colocado en el piso. Las camas no solo se habrían usado para dormir sino que habrían proporcionado una superficie agradable para vivir y trabajar”.

Del equipo hicieron parte además de Wadley, de University of the Witwatersrand, Johannesburgo, Christopher Miller (University of Tübingen, Alemania), Christine Sievers y Marion Bamford (University of the Witwatersrand), y Paul Goldberg and Francesco Berna (Boston University, USA).

El análisis microscópico de las camas, conducido por Miller, sugiere que las personas rellenaban continuamente las camas durante el curso de la ocupación.

También demostró que después de hace 73.000 años, regularmente quemaban las camas, posiblemente para remover pestes.

Las camas están asociadas también con restos de numerosas fogatas.

Foto de los colchones: se observan (color más oscuro) entre las capas de tierra en el sitio de la excavación, cortesía L. Wadley-Science

Hay hombres igualitos a un pavo real. Y ellas lo saben…

¿En qué se parecen un pavo real y un hombre?

Aunque no lo crea, tienen su parecido. No todos, pero sí algunos.

Cuando un hombre gasta para que lo vean y compra alrtículos lujosos como un… Porsche es porque tiene un deseo de conquistar alguna chica para llevarla a la cama. Sí. Y ellas lo saben y pueden hasta aceptarlo.

Fue eso lo que halló un estudio de las universidades Rice, Texas-San Antonio y Minnesota, titulado “Pavos Reales, Posches y Thorstein Veblen: Consumo Presuntuoso como un Sistema de Señales Sexuales” y que se hizo con 1.000 personas. Se publicó en el Journal of Personality and Social Psychology. (Thorstein fue un sociólogo estadounidense crítico de la evolución y la sociedad de ese país).

Pero bueno, el cuento es este: la investigación sugiere que productos vistosos, como un Porsche, “puede cumplir la misma función para algunos hombres que las grandes y coloridas plumas de los pavos”, dijo Jill Sundie, de Texas, una de las autoras.

Así como estas aves despliegan sus colas ante potenciales parejas, los hombres pueden exhibir ciertos artículos o productos vistosos para encantar potenciales parejas. No todos escogen esa estrategia, sólo aquellos interesados en relaciones sexuales pasajeras con mujeres.

“Conducen coches coloridos”, complementó Vladas Griskevicius, coautor.

Las mujeres, se encontró, encuentran más deseable a un hombre que adquiere un coche lujoso que a uno que adquiere algo no lujoso, como un Honda Civic. Sin embargo, hay algo diferente: aunque ellas encuentran al primero como más deseable para una cita pasajera, no es el que más desean como compañero permanente. A todas luces comprenden que está interesado sólo en sexo sin compromisos.

“Para una relación duradera, poseer un auto lujoso o uno económico no hace diferencia”, explicó Daniel Beal, profesor de Psicología en Rice.

Muchos hombres creerían que poseer y exhibir productos lujosos los hace más atractivos, pero podrían estar enviando el mensaje equivocado.

Aunque han sido asociadas a la cultura occidental, las formas extremas de exhibiciones vistosas se hallan en distintas culturas alrededor del globo y de la historia.

Las mujeres, por su parte, no gastan llamando la atención para atraer hombres. Lógico que gastan mucho dinero en cosas caras, pero “la búsqueda de un romance no es lo que mueve su conducta, a diferencia de algunos hombres”.

Ciencia curiosa, curiosidades científicas

¿Medicinas a cualquier hora? Uhmmm… No pocos doctores recomiendan las medicinas del corazón en la mañana. Hoy, un estudio de científicos de la University of Guelph (Canadá) revela que la hora del día es importante en este tipo de medicamentos. La enzima convertidora de angiotensina, suministrada por ejemplo a pacientes con alta presión arterial o luego de un ataque cardiaco o en una insuficiencia, mejora la estructura del corazón y su función cuando se toma antes de ir a la cama en la noche. Al administrarse durante el tiempo de vigilia, esos inhibidores no son más efectivos que el placebo, dijo el estudio. Dentro de esos medicamentos se encuentran el Enalapril, el Captopril y Lisinopril. El estudio fue conducido en ratones con presión arterial alta. Bien curioso.

Saque la vara, señor orangután. Los orangutanes arborícolas toman a veces un descanso para descender de las copas de los árboles y explorar los estanques y lagos y quizás agarrar un pez mientras están allí. Un día, la antropóloga Anne Russon noto 17 intentos de orangutanes que intentaban, algunas veces con éxito, coger un pez, en ocasiones clavándoles un palo antes de comérselo. Podría ser la primera vez que se ve orangutanes pescando, dijo Russon a Science News. Esa conducta ha sido observada en otros primates, como los chimpancés. Curioso.

Perras listas. Cuando una pequeña pelota desaparece tras un árbol y reaparece más grande, los humanos reconocemos el engaño de una vez. Al examinar la respuesta en perros, investigadores detectaron que las perras eran mejores que los perros para identificar esos cambios, según un estudio publicado en Biology letters. Ellas miraban durante más tiempo las pelotas que reaparecían con distinto tamaño que aquellas que salían con el mismo tamaño. Para los científicos, podría deberse a procesos evolutivos dado que las hembras necesitarían más ser capaces de diferenciar entre sus cachorros, aunque otros científicos no están de acuerdo. Pero indica que en estudios con animales, no sobra mirar ambos sexos. Curioso.

Una advertencia médica. Aunque hay medicinas que se emplean durante años sin problemas aparentes, a veces se descubren ciertas complicaciones. Los tomadores crónicos de acetaminofén tienen un riesgo mayor de desarrollar cáncer de la sangre, según un estudio publicado en el Journal of Clinical Oncology. El aumento del riesgo no es muy elevado, pero el estudio suma en el creciente cuerpo de literatura que vincula el cáncer y los analgésicos. Estudios previos sugieren, por ejemplo, que la aspirina aumenta la supervivencia tras un cáncer de colon aunque eleva el riesgo de sangrados por úlceras. No está claro porqué el acetaminofén causaría cáncer. Bien curioso.