Venecia se está hundiendo

De una cosa pueden estar seguros los gondoleros de la célebre Venecia: están lejos de perder su trabajo.

El agua por los canales de la idílica ciudad italiana de romántica luz como dice la canción está aumentando de nivel año tras año, reveló un estudio. Es decir: Venecia se está hundiendo y lo hace a una tasa de 2 milímetros año.

El estudio reveló además que la ciudad se está inclinando un poco hacia el este.

“Parece que está cediendo continuamente”, dijo Yehuda Bock, geodesista en Scripps Institution of Oceanography en la University of California, San Diego.

“Es un efecto pequeño, pero importante”, agregó. Y dado que el nivel del mar está aumentando en la laguna de Venecia también a 2 milímetros por año, la subsidencia dobla la tasa a la cual las aguas están subiendo en relación con la elevación de la ciudad.

En los próximos 20 años, si el ritmo actual continúa, se espera que la ciudad se sumerja 8 centímetros con relación al mar.

El hallazgo se hizo mediante análisis de datos de GPS y radar espacial (InSAR)

Los parches de tierra en la laguna (117 islotes) también se están hundiendo a un ritmo de 2 a 3 milímetros en la zona norte y 3 a 4 milímetros al sur.

Los hallazgos serán publicados en Geochemistry, Geophysics, Geosystems este 28 de marzo.

La subsidencia de Venecia fue reconocida como un asunto muy serio hace décadas, cuando se detectó que el bombeo de agua y la compactación de la ciudad causaban el problema. Eso se detuvo y en 2000 se dijo que la subsidencia había cesado.

Ahora se ve que el proceso pudo reiniciarse. En parte puede deberse a causas naturales: la tectónica de placas, pues la Adriática, que incluye Venecia, se mete debajo de los Montes Apeninos y provoca que la ciudad y sus alrededores reduzcan elevación.

La compactación de los sedimentos debajo es otro factor. Además, la frecuencia de las inundaciones viene en aumento y ahora 4 a 5 veces al año los residentes tienen que caminar sobre pisos de madera para estar por encima del agua en muchas zonas de la ciudad. Por eso está a punto de terminarse un billonario contrato para instalar muros de protección ante mareas cada vez más fuertes y el aumento del nivel del mar debido al cambio climático.

Somos lo que somos gracias a las plantas

No se puede pensar más en ellas como convidadas de piedra en un mundo que hoy parece subestimarlas. La evidencia de que las plantas vasculares fueron la fuerza inicial que moldeó la superficie de la Tierra fue presentada en una edición especial de Nature Geoscience.

Timothy Lenton, investigador de University of Exeter mostró que la evolución de estas plantas hace unos 450 millones de años comenzó a limpiar la atmósfera del dióxido de carbono (CO2), mucho más que los organismos marinos. Como resultado, las temperaturas bajaron iniciando un ciclo de glaciación y derretimiento que durante millones de años le dio forma a la superficie de la Tierra.

Estas plantas, también, ayudaron a formar los ríos como los vemos hoy, según otro artículo, de Martin Gibling de Dalhousie University en Nova Scotia y Neil Davies de University of Ghent en Bélgica.

Los dos analizaron la deposición de sedimentos de hace cientos de millones de años. Antes de la era de las plantas, el agua corría sobre las masas terrestres sin un curso definido. Solo cuando hubo suficiente vegetación para descomponer las rocas en minerales y pantano, y mantener este en su lugar, los bancos ribereños comenzaron a formarse y a canalizar el agua.

Esta canalización derivó en inundaciones periódicas que depositaron sedimentos en grandes áreas, construyendo la riqueza del suelo, que permitió que los árboles formaran raíces. La madera cayó a los ríos creando barreras que dieron curso a más canales y otras inundaciones, ayudando a formar planicies fértiles con árboles.

“Las rocas sedimentarias antes de las plantas no contenían casi pantano”, dijo Gibling citado por Scientific American. “Pero luego de que las plantas se desarrollaron, el contenido de lodo creció mucho. Los paisajes pantanosos se expandieron. Una nueva clase de eco-espacio, que no existía fue creada”.

Esto nos trajo consecuencias cósmicas. Las plantas no son entonces pasajeras pasivas de la superficie del planeta, recordó Gibling. “Crearon el sistema superficial. Los organismos equipan el medio ambiente: la atmósfera, los paisajes, los océanos, todos desarrollaron una complejidad increíble una vez aparecieron estas plantas”.