El calor afecta el sexo

Los investigadores con los dragones. Cortesía M. McAulay

Hace calor y… ¡magia! Lo que era macho se convertirá en hembra. Y no hay operación de cambio de sexo de por medio.

Bueno, no es magia: es la naturaleza en acción. Científicos de la Universidad de Canberra confirmaron por primera ve el cambio de sexo en lagartos inducido por el clima, estudio publicado en Nature.

Los investigadores, que han estudiado por mucho tiempo los lagartos dragones barbudos Pogona vitticeps de Australia, pudieron demostrar el proceso de determinación del sexo en esos reptiles, que puede cambiar de uno determinado por los cromosomas a otro determinado por la temperatura.

En laboratorio ya se había demostrado, explicó Clare Holleley, autora principal del artículo. Las temperaturas altas convierte los dragones genéticamente machos en hembras.

Ahora se demuestra que en la naturaleza está ocurriendo lo mismo, un hallazgo

“Demostramos que estos individuos con sexo revertido son fértiles y eso es un proceso natural”.

El estudio incluyó análisis moleculares que revelaron que algunos lagartos más calientes tenían cromosomas de macho pero eran realmente hembras.

También se encontró que las madres con sexo reversado, hembras que son machos genéticamente, ponían más huevos que las normales.

Los investigadores seguirán los estudios para ver las respuestas evolutivas ante el cambio climático u el impacto que podría tener en la biodiversidad global.