¡Bienvenidos!: 5 nuevas especies de animales

Hembra y macho. Fotos Zookeys

Cinco nuevas especies fueron agregadas al conocimiento en distintas publicaciones y en verdad hay algunas llamativas.

1. La araña mariquita: Así podría llamarse la nueva especie de Eresus hermani, una araña con pintada como para una fiesta de disfraces. Fue publicada en Zookeys y hallada en Hungría. El macho tiene marcas negras y rojas en el abdomen. Los machos tienden a ser más pequeños, de 3,4 milímetros, mientras las hembras miden unos 8,2 milímetros. Las hembras no son tan coloridas como los machos.

2. Lagartos: dos nuevas especies fueron halladas en Chile. Liolaemus scorialis, mide unos 16,5 centímetros y deriva su nombre del lugar donde habita, las rocas ígneas del volcán Antuco. Tiene unos anillos en su cola y una banda café oscura por el hombro. También fue publicado en Zookeys.

El otro lagarto es Liolaemus zabalai. Mide unos 18,3 centímetros y vive entre las plantas en el suelo arenoso del volcán. Es omnívoro pero come más que todo plantas.

3. Un nuevo cangrejo de coral de menos de 1 centímetro incluyendo sus tenazas, hallado en Malasia e Indonesia. Las hembras tienen doble tamaño que los machos y son muy grandes para salir de sus guaridas, por lo que viven atrapadas. Los machos sí pueden salir. Otra publicación de Zookeys.

4. Una rana René: en Costa rica se encontró la nueva especie, muy parecida a la famosa rana René. Mide 2,5 centímetros. Se le denominó Hyalinobatrachium dianae y es otra rana de cristal, por su transparencia. Tiene piel verde y ojos blancos salidos. Fue identificada por su voz. Apareció publicada en Zootaxa.

5. Un escorpión: el análisis de un escorpión macho en una caverna en Vietnam permitió ver que era una nueva especie. Es el Alloscorpions troglodytes, que vive a unos 60 metros dentro de la cueva. Mide unos 21 centímetros y es diferente a los demás de su género: cuerpo más pequeño y pinzas elongadas. Fue descrito en Zookeys.

Cangrejos multicolores en peligro por minería

Varios cangrejos coloridos fueron encontrados en un hotspot de biodiversidad que como muchos otros están amenazados por algo que en Colombia también se siente: la minería.

El asunto es este: científicos del Senckenberg Research Institute en Dresden y De La Salle University en Manila descubrieron esas especies de cangrejos de agua dulce como parte del programa de investigación Aqua Palawana. El estudio fue publicado en el journal Raffles Bulletin of Zoology.

La isla Palawan en Filipinas es muy especial. Situada entre las regiones sundaica y filipina combina dos de los más importantes centros de biodiversidad. Su estatus biogeográfico especial es reflejado en la flora y la fauna: cerca del 50% de las especies vivas de Palawan son endémicas, exclusivas de la isla.

Las especies violeta rojiza de este cangrejo del género Insulamon son la única variedad endémicas de una o unas pocas islas. Estas criaturas son incapaces de diseminarse por otros sitios, al poner sus larvas en agua marina pero depender del agua dulce apra todas las etapas de su desarrollo. Habiéndose separado de sus parientes, han desarrollado su propia especie y género a lo largo de miles de años.

“Demostramos que el único tipo previo conocido de Insulamon está restringido al grupo Calamian de islas al norte de Palawan. Las cuatro especies descubiertas viven exclusivamente en Palawan, su único hábitat”, dijo Hendrik Freitag, de Senckenberg Natural History Collections en Dresden.

Pero esta diversidad tan exclusiva está bajo amenaza: varios proyectos mineros se están conduciendo pese a las protestas masivas de la gente y contra la resistencia de los indígenas.

“Mientras más pequeño el hábitat natural remanente, mayor el riesgo para la flora y la fauna endémicas”.

En la foto, cortesía del programa Aqua Palwan vía Alphagalileo, una de las cuatro especies de cangrejo encontradas.

Un cangrejo cultiva su propia comida

Agricultores hay en todas partes, pero en el fondo del mar no. En las profundidades cerca de las costas de Costa Rica científicos hallaron un cangrejo que cultiva jardines de bacterias en sus pinzas ¡para comérselas!

El cangrejo yeti, como se le llama por sus vellos que cubren sus brazos es apenas el segundo se su familia en ser descubierto: el primero –Kiwa hirsuta- se encontró en 2005 cerca de la Isla de Pascua.

El hallazgo y la forma como cultiva su propio jardín fue reportado en el journal Plos One.

Andrew Thurber, ecólogo marino de Oregon State University, identificó la segunda especie un año después. Abundan y se hallan a seis horas del principal puerto tico.

El nuevo cangrejo fue llamado Kiwa puravida y es también un cangrejo yeti.

En verdad Thurber hacía parte de un crucero que estudiaba fisuras de metano, sitios del piso marino donde se mezclan metano y sulfuro de hidrógeno. Mientras exploraba la vena del piso en un sumergible, el piloto Gavin Eppard advirtió esos cangrejos de 9 centímetros que movía sus brazos sobre el chorro de gas y recogió uno. “Me lo entregó”, dijo Thurber.

Los bigotes que cubren las pinzas y el cuerpo están cubiertos a la vez por jardines de bacteria simbiótica que obtienen energía de los gases inorgánicos en esas vetas submarinas. El cangrejo se come la bacteria usando partes de su boca con forma de peine con las que recoge las bacterias de los bigotes.

Las bacterias en los jardines de K. puravida están relacionadas con especies que viven en otras vetas frías y en venas hidrotermales calientes en todo el mundo. “Parece que usa esas vetas para crear una población global conectada que consume la energía que sale por ellas”, dijo Thurber.

El investigador cree que el cangrejo mueve sus pinzas en esos chorros para cultivar su jardín: el movimiento revuelve el agua alrededor, asegurando un suministro fresco de oxígeno y sulfuro que las baña y alimenta. “Es una danza extraordinaria y cómica”, agregó según un artículo en Nature.com.

Se conocen otros crustáceos que cultivan jardines e bacterias, el cangrejo Shinkaia crosnieri y el camarón Rimicaris exoculata.

(1) Video sobre el cangrejo

(2)  Video S2.

Fotos A. Thurber.

El ruido que mata animales

Ojo con su bote. No es que vaya a atropellar un cangrejo en la playa, pero al conducirlo podría estar sirviéndole de carnada a un depredador.
Sí, cuando un bote ruge en las cercanías, el cangrejo ermitaño no responde con la rapidez acostumbrada ante la presencia de un depredador, permitiéndole acercarse más de la cuenta, según el ecólogo del comportamiento, Daniel T. Blumstein, de la Universidad de California en Los Ángeles, que publica el estudio en Biology letters.
El rugido no enmascara el sonido que emite el depredador al acercarse, lo que hace es distraer al cangrejo, que no está pendiente del peligro.
La distracción tiene sentido, indicó Blumstein, que realizó el estudio con sus alumnos, pues incluso el ruido del bote tenía un efecto aún en experimentos con una imitación de depredador.
Para crear una amenaza silenciosa, los investigadores emplearon palos que balanceaban una camiseta que cubría una dona inflable hacia los cangrejos. Sin el ruido del motor, los cangrejos se metían en sus conchas al acercarse la camiseta. Con el rugido del motor, no respondían con tanta rapidez.
Distintos estudios se han hecho sobre cómo el ruido afecta los animales, centrándose no pocos en cómo se afecta la comunicación entre ellos, esencial en distintos casos para el apareamiento. El nuevo estudio, dice Hans Slabbekoorn, de Leiden University en Holanda, tiene una aproximación distinta. Él ha estudiado pájaros que cantan distinto en medio del ruido citadino que en lugares silenciosos.

Me gustan los ganadores

Vamos a ver qué macho gana, podría ser lo que dice la hembra de cangrejo de río (Procambarus clarkii). Sí, es que ella espía a los machos que pelean, para elegir su pareja, en un caso que muestra desconocidas capacidades de discriminación en un invertebrado.
No es raro que las hembras de muchas especies animales escojan lso machos dominantes como parejas, pero su capacidad para detectar el estatus jerárquico de ellos no es bien entendida por la ciencia.
Científicos de la Universidad de Firenze (Italia) reportaron en Animal Behaviour que las hembras de aquel cangrejo de río espían las peleas de machos y usan tanto su olfato como la vista para reconocer la identidad del ganador.
Cuando una hembra fue expuesta a dos machos, estuvo más tiempo con el dominante en vez del subordinado, lo que sucedió sólo cuando era expuesta a dos machos que había olido y visto previamente, lo que sugiere que reconocen los ganadores como individuos y no como dominantes genéricos.
Sorpresas te dan los animales.