Un parásito induce al canibalismo

Acto de canibalismo inducido. Cortesía U. of Leeds

Hay hormigas llevadas a su muerte por un hongo, avispas que determinan el destino de gusanos. Científicos reportaron ahora un caso bien extraño. Sí, de un parásito del tamaño de una célula sanguínea humana que provoca canibalismo.

Sí, el parásito Pleistophora mulleri altera el comportamiento de un camarón de agua dulce Gammarus duebeni celticus para que se coman a los más jóvenes.

El hallazgo fue presentado en Royal Society Open Science.

El canibalismo no es extraño al mundo animal. De hecho hay cerca de 3.000 especies que lo practican en diversas condiciones, pero no se había demostrado que un parásito pudiera conducir a esa práctica.

Algunas veces los camarones adultos consumen los más jóvenes, lo que contribuye a la diseminación del parásito, que es específico de esta especie a la que afecta sus músculos, dañándolos y ocasionando unas ansias insaciables de comida.

Científicos de las Universidades de Leeds en Inglaterra, Stellenbosch en Sudáfrica y Queen’s University en Belfast recogieron camarones machos y jóvenes en arroyos del norte de Irlanda. En laboratorio demostraron que los adultos infectados con el parásito comían el doble de jóvenes que los que no estaban infectados. Estos evitan los jóvenes infectados con el parásito, pero los adultos infectados comían unos y otros.

“El aumento de la demanda de comida por los parásitos puede hacer que el hospedero sea más caníbal”, dijo el coautor Mandy Bunke a Discovery News.

“También hallamos que los camarones infectados pueden cazar menos presas de otras especies, así que el canibalismo de camarones pequeños es la única manera que tienen de sobrevivir, indicó Alison Dunn, también participante.

Ciencia apasionante: Mis 10 noticias científicas de la semana (24-30)

1. Misterio en los cielos

Para los astrónomos esta semana surgieron más dudas de las que tenían gracias al cometa ISON y su paso cerca al Sol relativamente exitoso. Cuando el jueves en la tarde se daba por extinguido, reapareció de su máximo acercamiento a la estrella. Aunque luce afectado, no se ha logrado determinar cómo fue su paso por el Sol. Incluso poderosos observatorios como el SDO, que había sido dispuesto para captar el tránsito, no fue claro en las imágenes suministradas. Este cometa proveniente de la nube de Oort era primera vez que se acercaba al Sol, su contenido de hielo era prístino lo que sembraba más dudas entre los astrónomos acerca del comportamiento. Sin duda, uno de los sucesos científicos del año.

2. Una buena sacada de lengua

La lengua como un joystick, ¿lo había pensado? Científicos mostraron en Science el primer caso de una silla de ruedas movida con la lengua por parte de un grupo de pacientes cuadripléjicos. Mediante un dispositivo con sensores colocado en la lengua -sin alambres- al moverla a un lado u otro la silla gira. Las órdenes van a un dispositivo en la cabeza y de ahí a las ruedas. Son seis comandos en total. Una esperanza que nace para personas con movimiento limitado, gracias al desarrollo de los investigadores del Georgia Institute of Technology.

3. Matrimonios felices

Las reacciones inconscientes, quizás ese sexto sentido, predicen matrimonios exitosos o no, de acuerdo con un nuevo estudio publicado en Science. En un experimento científicos analizaron con imágenes las caras de las esposas (os) de los participantes y preguntaron a los recién casados responder rápido e inconscientemente si las palabras que les daban eran positivas o negativas. Los que respondieron más rápido a palabras positivas luego de ver una foto de su esposa (o) eran más felices luego de 4 años de matrimonio. Los cuestionarios sobre actitudes conscientes no predicen la felicidad, pero parece que las respuestas automáticas sí.

4. Dos que se parecen uno

Un análisis genético permitió descubrir un nuevo felino en Suramérica, en Brasil. La tigrina es un animal que se encuentra en dos zonas diferentes de ese país, el nordeste y el sur. Al realizar un examen genético científicos demostraron que en verdad eran dos especies. La sureña fue bautizada por la ciencia como Leopardus guttulus. La nueva especie tiene manchas más oscuras y grandes. El estudio fue publicado en Current Biology.

5. La verdad budista

Al excavar en el templo Maya Devi en la ciudad nepalesa de Lumbini, considerado el sitio de nacimiento de Buda, arqueólogos llegaron hasta una estructura no conocida que data del siglo 6 A.C. Una estructura de madera y adobes. La fecha exacta de su nacimiento no ha sido bien clara, sugiriéndose ahora que nació 3 siglos antes de lo que muchos creían. El estudio será publicado en Antiquity.

6. Tatequieto a las pruebas

La FDA de Estados Unidos prohibió a la conocida firma de estudios genéticos 23andMe la venta de su kit genético de 99 dólares que usa una muestra de saliva del comprador para identificar variantes genéticas ligadas a más de 240 condiciones de salud. No es que se vaya a prohibir del todo, solo que aún se estudia su aprobación. La advertencia puso de nuevo sobre el tapete la efectividad y/o necesidad de tales tests. La precisión de la prueba vendida por esa firma están en el ojo del huracán también.

7. Un caballo de mar muy hábil

Entre los animales marinos que siempre han llamado la atención figura el caballito de mar, por la forma que tiene. Es uno de los peores nadadores del mundo marino, demasiado lento. ¿Por qué tiene esa forma con cabeza protuberante y un cuello? Un estudio en Nature Communications parece haber encontrado la respuesta: este animal se alimenta de pequeños crustáceos. Estos, como son comida de muchísimos peces y animales marinos, han aprendido a evadirse con inusitada rapidez pues detectan con facilidad el movimiento que hacen los peces al acercarse. El caballito de mar no lo produce y así se ha convertido en un gran cazador.

8. Aparece y se transforma

Tanto que costó encontrarlo y tan rápido que se esfuma. El experimento Atlas del acelerador de partículas del CERN reveló resultados preliminares que muestran evidencia de que el bosón Higgs decae en dos partículas tau, que pertenecen a un grupo de partículas subatómicas llamadas fermiones, que constituyen la materia. El resultado, medido con 4,1 sigma sobre una escala de 5, es la primera evidencia de muestra el decaimiento del bosón en fermiones. Esa escala es usada por los físicos para mostrar la seguridad de un resultado.

9. Atracción fatal

Los machos de la especie de mantis de Nueva Zelanda Orthodera novaezealandiae son más atraídos hacia la hembra caníbal de una especie invasora introducida en los 70, Miomantis caffra. Lo raro es que las hembras de su propia especie no son caníbales. ¿Cómo se explica? Los científicos, que no lo saben aún, especulan que quizás las feromonas de la caníbal son más fuertes y ‘entusiasman’ más los machos de la otra especie. El estudio apareció en Biology letters.

10. Los pequeños comen más

Un estudio aparecido en Nature muestra la existencia y el comportamiento de un agujero negro pequeño en una galaxia a 22 millones de años luz, fuente de una poderosa emisión de rayos X. La estructura ‘come’ materia a unas tasas elevadas, para sorpresa de los astrofísicos. Solo así se explicaría hasta ahora la elevada emisión de rayos energéticos. El agujero solo tiene una masa 20 a 30 veces la solar, lo que lo hace un peso ligero que sin embargo ¡se alimenta muy bien!

¿Eran caníbales los tiranosaurios?

Deformados por la serie de películas, mitificados por la humanidad, ¿cómo eran al fin los Tiranosaurios rex?

Hasta la ciencia, con distintos estudios, no se pone de acuerdo sobre ciertas características ni modos de vida.

Ahora, paleontólogos de Estados Unidos y Canadá aportan pruebas sobre una posible fuente de comida de los T. rex: otros T. rex.

El estudio fue publicado en Plos One ayer.

Mientras buscaba en colecciones de fósiles huesos con marcas de mamíferos, Nick Longrich, de Yale University, descubrió un hueso con marcas especialmente largas. Dada la edad y la ubicación del fósil, las marcas tenían que haber sido provocadas por otro T. rex. “Era el tipo de marcas que sólo un gran carnívoro podía haber hecho y hace 65 millones de años el único en Norteamérica era el T. rex”, dijo.

Dado ese hallazgo, se dio a la tarea de buscar en museos huesos de tiranosaurio y en una docena encontró tres del pie, incluyendo dos dedos, y uno del brazo que mostraban evidencias de canibalismo. Un porcentaje muy alto.

No se sabe si las mordidas representan el resultado de depredación o el producto final de una pelea, cabiendo la posibilidad de que si peleaban a muerte, el triunfador tenía un buen plato servido, algo que se ve hoy en distintas carnívoros grandes.

Hasta ahora sólo se conoce una especie de dinosaurio caníbal, el Majungatholus.

Sea correcto el análisis y la deducción o no, los dinosaurios y en ellos el T. rex siguen fascinando al mundo.

En la foto de Plos One, huesos con marcas de mordidas.

Cómo evadir una hembra caníbal

La vida no es fácil, el apareamiento tampoco. Machos cortejantes de la hembra caníbal de lomo rojo enfrentan un riesgo de morir en el acto a menos que desarrollen el cortejo adecuado que dura al menos 100 minutos, revleó un estudio, que además muestra que furtivos machos pueden deslizarse mientras tanto y aparearse con éxito gracias a los esfuerzos del primer pretendiente.
Científicos de la Universidad de Toronto Scarborough reportaron en Proceedings of the Royal Society B los nuevos datos sobre los hábitos de apareamiento de la venenosa araña lomo rojo australiana (Latrodectus hasselti), integrante de la familia de la conocida viuda negra.
Si un macho intenta aparearse sin invertir el suficiente tiempo y energía en el cortejo, la hembra lo matará y se unirá con su rival. Sin embargo los machos más débiles o que buscan no gastar mucha energía, han encontrado una manera de obtener la recompensa que debería ir al más acucioso cortejante.
“El segundo macho furtivo se desliza y se aparea exitosamente, actuando como un parásito del esfuerzo del primer esforzado macho”, explica Maydianne Andrade, del grupo del Neurociencias y Comportamiento Integrador.
Uno de los resultados sorprendentes del estudio es que las hembras son incapaces o reluctantes a discriminar las fuentes del cortejo, revela Jeffrey Stoltz, coautor.
Esto provee la oportunidad a los machos intrusos de explotar los esfuerzos reproductivos de los rivales y por lo tanto sobrepasar la elección de la hembra.