¿Por qué el panda es blanco y negro?

Un patrón de coloración único en la naturaleza, el del panda. Foto Wikipedia

Un patrón de coloración único en la naturaleza, el del panda. Foto Wikipedia

Del mismo grupo que encontró el porqué de las rayas de las cebras, llega porqué los pandas son blancos y negros y la respuesta está en Behavioral Ecology.

El color de las cebras es para repeler las picaduras de mosquitos, pero a los pandas no los afectan. ¿Entonces?

El estudio, colaboración entre la Universidad de California en Davis y California State University, Long Beach, determinó que los pandas gigantes tienen esos colores por dos razones: camuflaje y comunicación.

Este había sido un interrogante de muchos biólogos y como ningún otro animal tiene ese patrón de coloración no había forma de establecer analogías, en palabras de Tim Caro, cabeza de la investigación, de Davis. “La clave fue tratar cada parte del cuerpo como un área independiente”.

Esto les permitió comparar diferentes partes del cuerpo en el cuerpo del panda gigante, con los colores oscuros y claros de 195 especies de carnívoros y 39 subespecies de osos, con las cuales está relacionado. Luego intentaron equiparar la oscuridad de esas partes con varias variables ecológicas y de comportamiento para establecer su función.

Así, se encontró que la mayor parte del panda -cara, cuello, cintura, cadera- es blanca para ayudarle a ocultarse en hábitats de nieve. Los brazos y las piernas son negros, ayudándole a ocultarse en la sombra.

Los científicos sugieren que esa coloración dual nace de su pobre dieta de bambú, impidiéndole digerir una amplia variedad de plantas. Esto significa que nunca puede almacenar suficiente grasa para hibernar, como algunos osos, así que permanece activo todo el año, desplazándose largas distancias a diferentes tipos de hábitats, desde los nevados a los bosques tropicales.

Las marcas en su cabeza no son para ocultarse de depredadores sino para comunicarse. Las orejas oscuras puede ayudar a dar un aire de ferocidad, alerta para depredadores. Sus parches oscuros en los ojos pueden ayudarles a reconocerse o para demostrar agresión hacia pandas competidores.

Los investigadores estudiaron miles de imágenes, valorando más de 10 áreas por foto entre más de 20 colores posibles, explicó el coautor Ted Stankowich. De CSU.

Ahora llega al caballo que lee las caras

Foto Pexel

Sí, los caballos también. Ellos pueden leer sus emociones, distinguir entre si está furioso o está feliz. Esto sugiere un estudio publicado en Biology letters.

¿Cómo se llegó a esa conclusión? Los investigadores estudiaron la reacción de 28 caballos al ver fotografías de expresiones faciales humanas positivas y negativas. Cuando veían rostros furiosos, los caballos miraban más con su ojo izquierdo, una conducta asociada con percibir un estímulo negativo. Además aumentaban sus latidos y se comportaban más estresados.

Esa respuesta, para los investigadores, sugiere que estos equinos tenían un entendimiento funcional relevante de las caras furiosas. Agregaron que el efecto de esas expresiones en el aumento de los latidos no se había detallado antes en las interacciones entre animales y humanos.

Para Amy Smith, estudiante de doctorado en la Universidad de Sussex, quien participó en el trabajo “lo que en verdad es interesante acerca del estudio es que muestra que los caballos tienen la capacidad de leer emociones a través de la barrera entre especies. Hace mucho sabemos que son una especie socialmente sofisticada, pero es la primera vez que vemos que pueden distinguir entre expresiones faciales negativas o positivas”.

La reacción a la cara de rabia fue muy clara, dijo, el aumento del ritmo cardíaco fue muy rápido y movían la cabeza para mirar los rostros furiosos con su ojo izquierdo.

Diferentes estudios han mostrado que varias especies ven los eventos negativos con el ojo izquierdo, debido a que el hemisferio derecho del cerebro está especializado en procesar los estímulos amenazantes. En los perros, por ejemplo, también se ha documentado.

“Hay varias explicaciones posibles a nuestros hallazgos”, según la profesora Karen McComb, coautora. “Puede que los caballos hayan adaptado una capacidad ancestral para leer señales emocionales en otros caballos para responder de forma adecuada a las expresiones humanas durante su coevolución. O los caballos de manera individual pueden haber aprendido a interpretar esas expresiones durante el curso de su vida”.

Hay otro tema llamativo: que la evaluación precisa de una emoción negativa es posible a través de la barrera entre especies a pesar de la gran diferencia en la morfología facial de caballos y humanos.

La huella digital es el rostro

No tiene que colocar las huellas para entrar o para registrarse. Ponga la cara y listo. La próxima cosa en biométrica será una imagen termal que mapee los vasos sanguíneos bajo la piel de la cara y que será prácticamente imposible de falsear.

En una edición próxima del International Journal of Computational Intelligence Studies, un grupo de Jadavpur University en Calcuta, India, explica que el patrón de los vasos debajo de la piel es exclusivo, así como las huellas digitales, el iris u otra característica. Esa ‘red’ puede revelarse con una cámara de imagen infrarroja.

Huellas plásticas se usan para proveerse otra identidad, así como lentes de contacto se usan para simular otro iris, lo cual puede utilizar un impostor para pasar medidas biométricas de seguridad.

Pero sería casi imposible crear una máscara real con el patrón de vasos sanguíneos en el rostro de una persona. Sin importar cuán bien esté hecha, los vasos sanguíneos del falsificador serían detectados por la cámara.

Ayan Seal y colegas desarrollaron un algoritmo que puede analizar la minucia de los vasos revelados por una cámara de infrarrojos en el rostro de una persona. El termograma revela el patrón de esos vasos casi hasta la más pequeña capilaridad con una precisión de más del 97 por ciento. Un nivel suficiente para aplicaciones de alta seguridad.

Y si el reconocimiento de rostros es aceptado por sistemas de seguridad, las imágenes termales llevan este rasgo humano al plano subcutáneo.

Ponga la cara.

A ellas no se les olvida una cara

Aunque pueda haber hombres de memoria prodigiosa para recordar rostros, las mujeres son mucho mejores en esa tarea.

Un estudio nuevo de McMaster University sugiere que ellas pueden recordar mejor las caras en parte porque pasan más tiempo estudiando rasgos incluso sin conocerlas, una técnica que ayudaría a mejorar la memoria.

“La forma como movemos los ojos sobre el rostro de alguien que conocemos afecta nuestra capacidad para reconocer ese individuo luego”, explicó Jennifer Heisz, del Rotman Institute en Baycrest y profesor de en el Departamento de Kinesiología en McMaster University.

Ella fue coautora del paper con David Shore, profesor de sicología.

“El hallazgo aporta luces en los mecanismos potenciales de la memoria episódica y las diferencias entre los sexos. Descubrimos que las mujeres miraban más los rostros nuevos que los hombres, lo que les permite crear una memoria más rica y superior”.

Una tecnología de rastreo de ojos fue usada para monitorear hacia dónde miraban los participantes -ojos, nariz o boca- mientras se les mostraba una serie de rostros seleccionados al azar en una pantalla de computador. Cada cara recibía un nombre que los participantes debían recordar.

Un grupo hizo la prueba durante un día, otro durante 4. “Encontramos que las mujeres se fijaban más en los rasgos que los hombres, una situación que se da sin darse cuenta. Las personas por lo general no notan dónde se fijan sus ojos, es algo inconsciente”.

Con este hallazgo se podría enseñar a las personas a escanear más y así tener mejor memoria.

El estudio fue publicado en Psychological Science.

Los mujeres los prefieren por su piel

Una piel atractiva puede ser, en cuestiones de amor y sexo, la diferencia entre ganadores y perdedores, de acuerdo con una investigación en Malasia.

En ella, las mujeres encontraron que los hombres con un tono de piel más saludable eran más atractivos para ellas que aquellos con una cara bien masculina.

Diversos estudios han demostrado que las mujeres heterosexuales hallan más atractivos los hombres con rostro bien masculino, o sea con cara relativamente larga, una línea de mandíbula bien definida, cejas pobladas y mejillas prominentes, en particular durante la ovulación.

Los científicos han propuesto que las mujeres eligen instintivamente hombres con rasgos masculinos porque son un indicador de buena salud, la que podría ser transmitida a sus hijos.

Ian Stephen, psicólogo de la Universidad de Nottingham en Malasia, había determinado antes que la piel bronceada o dorada era también señal de buena salud y que las personas tendían a hallarlas atractivas. ¿A quién preferían entonces: a un macho-macho o a uno con piel dorada?

Para averiguarlo, con sus colegas tomó fotografías de rostros de 34 hombres blancos y 41 morenos. Midieron luego el color en sus caras y mediante un programa de computador establecieron la masculinidad.

Mostraron enseguida las fotos a 32 y 30 mujeres blancas y morenas, que calificaron cuán atractivos les parecían.

Hallaron que la masculinidad facial no era tan importante para ellas como el tono de la piel de su grupo étnico; no vieron una asociación entre masculinidad y atracción, pero sí entre el tono de la piel y la atracción.

El color era importante para las personas del mismo grupo étnico, sugiriendo que no distinguían esa cualidad en hombres de otro grupo.

No es solo lo bonito, es la calidad.

El estudio fue publicado en Evolution and Human Behavior.

La sorprendente ave que reconoce las personas por el rostro

Yo te conozco, chico malo

Quienes estén familiarizados con los animales domésticos y algunos otros en las fincas saben que ellos los pueden reconocer. Y distinguen bien quién los trata mal.

Reconocen nuestras caras, nuestra voz y nuestro olor. Una mascota responde distinto frente a su amigo que frente a un extraño.

Pero son más. Diversos estudios han demostrado que las abejas, los pollos, las palomas, las ovejas, las llamas, los pingüinos, las focas, conejos, caballos, lagartos y hasta los pulpos reconocen personas individualmente.

Y hay algo en común con estos animales: están expuestos de una manera u otra a los humanos. Pero, ¿pueden los animales salvajes reconocernos?

Anécdotas sobre el tema existen muchas, pero evidencias científicas pocas. No hace mucho, se ha mostrado que los pájaros mímidos y los cuervos americanos reconocen las personas que amenazan sus nidos o los han capturado.

A la lista se debe sumar una nueva especie: la urraca de pico negro.

Cada primavera, investigadores de la Universidad Nacional de Seúl y la Universidad Ewha Womans llevan una rutina, una encuesta anual de las crías exitosas de urracas en el campus. En 2009 notaron algo extraño. Won Young Lee, estudiante de doctorado, que siempre trepaba a los árboles para tomar huevos y polluelos y contarlos, y principal autor del estudio en Animal Cognition, comenzó a ser seguido y atacado por los dueños de los nidos.

Aunque estaba con una persona la primera vez y le entregó la gorra para que no lo reconocieran y siguió luego camino aparte, no tuvo escapatoria: los cuervos siempre lo seguían a él.

Las aves de los nidos que no tocaba, no se molestaban con él.

Con base en ese hecho casual, diseñaron un experimento para verificar si los cuervos reconocían a las personas, encontrándose que sólo atacaban a quienes subían a los nidos.

“Fue algo inusual”, dijo Sang-im Lee, líder del grupo de encuestadores,. Durante 15 años habían hecho el sondeo anual, pero no los habían seguido. ¿Qué había de especial esta vez?

Que Lee fue el único que subió a los nidos a colocar cámaras, pues en las otras ocasiones lo habían todos. Así, las aves comenzaron a reconocerlo como el chico malo que usurpaba su nido y sus polluelos.

La distinción la hicieron pese a que en el experimento otras personas usaban la misma ropa. No se cree que distingan por el olor, pues no son buenos para ello y la distancia siempre fue de más de 10 metros. Es más posible que usen su visión y reconozcan la cara.

Para Piotr Jablonski, quien diseñó el experimento “es sorprendente cómo las urracas pueden reconocer un individuo entre 20.000 presentes en el campus”.

Ellos las prefieren así…

El cuerpo de una mujer entrega pistas sobre su estado de fertilidad, hablando en términos generales, mientras su rostro permite una mirada sobre su valor reproductivo a largo plazo.

Por eso, los hombres que buscan una relación pasajera con una mujer, están más interesados en su cuerpo, mientras que aquellos que desean algo duradero se enfocan en la cara, de acuerdo con un estudio de psicólogos de The University of Texas en Austin.

Los hallazgos sugieren que quienes buscan una relación corta poseen adaptaciones psicológicas para mirar compañeras fértiles que pueden engendrar.

“El cambio en las prioridades del hombre depende de lo que quieren en una pareja, con los rasgos del rostro tomando lugar más importante cuando la meta es una relación a largo plazo”, indicó Jaime Confer, coautor del estudio.

“El apareamiento es tema central en la máquina de la selección natural. Este estudio ayuda a clarificar las preferencias de la gente”.

Las mujeres, por su parte, no exhiben una diferencia significativa en su interés por caras o cuerpos cuando miran compañeros para relaciones cortas o duraderas, reveló el estudio publicado en Evolution and Human Behavior.

Como parte del estudio, a 375 estudiantes de universidad se les presentó una foto de otra persona, cuya cara y cuerpo estaban ocultos, persona que estaba señalada como de una relación corta o de una duradera: Los participantes pudieron mirar la cara o el cuerpo, pero no ambos.

Un 25 por ciento a los que se les dijo considerar la compañera como duradera miró su cuerpo, en contraste con el 51 por ciento que escogió el cuerpo para una a corto plazo.

Mírame fijamente a los ojos

Mira, esa chica de allí me está mirando. Uhmm, tan atractiva. La rapidez con la cual uno puede juzgar si otra persona del sexo opuesto lo está mirando depende de cuán masculino o femenina luzca, según un nuevo estudio. Quizás, especulan los científicos, puede ser una ventaja evolutiva advertir pronto que alguien sexualmente atractivo nos mira.
Julie Main, Lisa DeBruine y Lisa Welling de la Universidad de Aberdeen y Anthony Little de Stirling University, diseñaron un experimento para ver si el grado de masculinidad o feminidad de un rostro afectaba la rapidez con la alguien podía mirar fijamente a otra persona, pues algunos investigadores consideran que cuando se mira a alguien no influye el rostro en general sino que se mira a los ojos u otros rasgos de la cara.
En el experimento, las mujeres clasificaban con mayor rapidez y miraban fijamente un rostro masculino atractivo, mientras que ellos eran más rápidos al enfocar su mirada fijamente hacia una mujer bonita, muy femenina.
El estudio fue publicado en Psychological Science.
Esa habilidad para percibir la gente atractiva con rapidez puede haber sido útil para los ancestros humanos. Otros estudios han demostrado que las mujeres femeninas y los hombres masculinos son las parejas más saludables. Detectar pronto que alguien con esas características lo mira a usted puede ser una ventaja.
¿Me estaba mriando?

No se olvide de mí

¿Es usted un súper reconocedor? ¿O tiene problemas para recordar un rostro?
Nos sucede casi todos los días. Vemos a alguien en la calle y sabemos que lo hemos conocido en algún lugar, pero no sabemos quién es. O, desconocemos a alguien a quien alguna vez conocidos. ¿Qué es esto?
Investigadores de la Universidad de Harvard han encontrado un grupo de súper reconocedores, personas que por más que pasen los años no olvidan un rostro con el que tuvieron algún contacto, así haya sido breve.
El estudio sugiere que el reconocimiento facial varía ampliamente entre los humanos. Estudios previos han establecido que un 2 por ciento de las personas sufren prosopagnosia o ceguera del rostro, una condición caracterizada por una gran dificultad para reconocer rostros. Por vez primera, esta nueva investigación muestra que otros son excelentes reconocedores, indicando que puede existir un espectro, con la prosopagnosia en el extremo bajo y los súper reconocedores en el lado contrario.
La investigación fue publicada en Psychonomic Bulletin & Review, dirigida por Richard Russell, investigador de postdoctorado en el Departamento de Psicología de Harvard.
Pero la gran inquietud permanece sin respuesta: ¿por qué unos reconocen con mayor facilidad los rostros?

Cuando ovulan los prefieren machos machos

Ovulación: La preferencia de las mujeres por hombres bien masculinos cambian a través del ciclo menstrual, según distintos estudios. Cuando ellas están cerca de la ovulación, responden más ante rostros bien masculinos de hombres, que frente a los que son algo femeninos.
Sí, investigadores del Instituto Kinsey de la Universidad de Indiana parecen ser los primeros en demostrar diferencias en la actividad cerebral mientras mujeres miraban caras masculinas de hombres o rostros más femeninos de hombres y si esa persona era un potencial compañero sexual.
Los investigadores identificaron regiones del cerebro que respondían con más fuerza a las caras masculinas y demostraron que las diferencias entre los rostros masculinizados o femeninos eran más notorias cuando las mujeres estaban cerca de la ovulación.
El estudio fue publicado en la edición online de Evolution and Human Behavior y aporta luces sobre el vínculo entre los niveles de hormona en las hembras humanas y sus respuestas cerebrales ante rostros muy masculinos de hombres o rostros femeninos de hombres.
Estudios previos han demostrado que la preferencia de las mujeres por los rasgos faciales de los hombres varían dependiendo de la fase menstrual.
La nueva investigación mostró una activación, en la fase luteal, de la corteza anterior undulada, una región del cerebro relacionada con la toma de decisiones y la evaluación de una potencial recompensa o de un posible riesgo.
En la foto de la U de Indiana se observa el área del cerebro activada en las mujeres.

12