Pierda peso con café verde

La frase que está de moda no es se la fumó verde, sino: se lo tomó verde. Sí científicos reportaron lo que consideran evidencias sólidas de que los granos verdes de café, no tostados, pueden producir una reducción sustancial en el peso corporal en un periodo relativamente corto.

El estudio fue presentado en la reunión anual de la American Chemcial Society. Allí, Joe Vinson y colegas describieron cómo un grupo de personas obesas consumió una fracción de onza de granos verdes de café cada día y perdió cerca del 10% de su peso.

“Basados en nuestros resultados, ingerir varias cápsulas de extracto de café verde e ingiriendo una dieta baja en grasas y ejercitándose regularmente, para ser una forma segura, efectiva y barata de perder peso”, dijo Vison.

El estudio incluyó 16 personas obesas de 22-26 años que tomaron esas cápsulas o un placebo durante 22 semanas. Las personas alternaron entre bajas y altas dosis del extracto. La dosis baja era de 700 mg mientras la alta de 1.050. Los participantes se rotaban las dosis y el placebo cada seis semanas.

Todos los sujetos fueron monitoreados en su dieta y ejercicio durante las 22 semanas. “Sus calorías, carbohidratos, grasas y proteínas no cambiaron durante el estudio ni su ejercicio”.

Las personas perdieron en promedio 17 libras durante las 22 semanas. Esto incluyó un promedio de 10,5 de disminución en el peso corporal y 16 en la grasa. La pérdida de peso pudo ser más rápida pero no fue porque también alternaron con placebo y la dosis baja del extracto.

Otros estudios han mostrado pérdida de peso con el extracto de café verde, pero este midió la respuesta a varias dosis.

Los efectos, cree Vinson, podrían deberse al ácido clorogénico presente en los granos sin tostar, ácido que se descompone cuando el café es tostado (usualmente a una temperatura de 240 a 250°C.

Ese proceso le confiere al café su color, aroma y sabor inconfundibles.

Ahora se requeriría un estudio con mayor número de participantes.

Ya sabe: tómeselo verde.

Foto de granos verdes de café.

Curioso, curioso, bien curioso

Dinosaurios picados. ¿Cómo se rascaba un dinosaurio? Vaya uno a saberlo, pero lo que parece posible es que estos grandes animales tenían… piojos. El estudio en Biology letters empleó fósiles y datos moleculares para rastrear la evolución de los piojos y sus hospederos. Presentó serias evidencias de que los ancestros de los piojos que hoy se alimentan de las aves y distintos mamíferos comenzaron a diversificarse antes de la masiva extinción de los dinosaurios hace 65 millones de años. En la foto, piojo de hace 44 millones de años. Curioso.

Síndrome metabólico. Cortar los carbohidratos parece ser más efectivo que reducir las calorías en personas que buscan reducir la cantidad de grasa en su hígado (una de las consecuencias del síndrome metabólico tan en boga hoy), según investigadores del UT Southwestern Medical Center. “Lo que nos dice este estudio es que si su doctor le dice que necesita reducir la cantidad de grasa en su hígado, usted puede hacer algo en un mes”, dijo Jeffrey Browning, líder de la investigación que será publicada en el American Journal of Clinical Nutrition. Curioso y llamativo.

Mujeres parecidas a hombres. Un interesante estudio en España reveló que las mujeres no son hoy lo que eran. Bueno, al menos en su cráneo. El estudio se examinó cientos de cráneos españoles y portugueses de varios siglos, encontrándose que las diferencias en los rasgos craneofaciales de hombres y mujeres se han hecho menos pronunciadas. Una investigación para aprender más de restos esqueléticos y para ayudar a identificar un individuo con base en sus restos, explicó Ann Ross, de North Carolina State University. Curioso.

Egipcios obstruidos. Las arterias taponadas no eran raras en la familia de la reina egipcia Ahmose-Henutempet, que gobernó durante la dinastía 17, hace unos 3.600 años, según una investigación en la que se escaneó el cuerpo de las momias. La reina, que murió en sus años 40 y su hermana, la princesa Ahmose-Meyret-Anon presentaban señales de aterosclerosis, la acumulación de sustancias grasas en los vasos cardiacos que derivan en ataques y derrames, reveló el estudio divulgado en el encuentro del American College of Cardiology y en el que se escanearon 44 momias de la familia real. Bien curioso.

Muñeca habladora. Medir el hueso de la muñeca podría ser una nueva manera de identificar qué niños y adolescentes con sobrepeso enfrentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular, según una investigación publicada en Circulation. “Esta es la primera evidencia de que la circunferencia de la muñeca está altamente relacionada con la evidencia de resistencia a la insulina, dijo Raffaella Buzzetti, de la Universidad de Roma, cabeza del estudio. Curioso.

De cómo los huevos le ayudan a bajar de peso

En las sutilezas están las diferencias. Aunque suene a literatura barata o no se crea posible, pues comer huevo en el desayuno reduciría el consumo de calorías durante el día en un 18 por ciento.
Al ingerir proteínas en la primera comida del día, el hambre merma durante el resto de la jornada de acuerdo con un estudio publicado en Nutrition Research.
En la investigación se halló que hombres que tenían un desayuno con huevo ingerían muchas menos calorías cuando tenían la posibilidad de escoger en un apetitoso bufet comparados con quienes desayunaban con base en carbohidratos.
Lo encontrado concuerda con otra investigación que revelaba que comer huevo en el desayuno como parte de una dieta baja en calorías, ayudaba a las personas a perder 65 por ciento más peso y a sentirse con más energía que quienes consumían un desayuno con donas de igual calorías y volumen.
“Hay un cuerpo creciente de evidencia que apoya la importancia de proteínas de alta calidad en la dieta en la salud y, en particular, la importancia de las proteínas en el desayuno”, dijo María Luz Fernández, autora del estudio y profesora en el departamento de ciencias de la nutrición en la Universidad de Connecticut.
En el estudio participaron 21hombres, cada uno de los cuales ingirió dos tipos distintos de desayuno. Un día, uno basado en huevos, tres revueltos con tostadas, y otro rico en carbohidratos, con una cucharadita de queso bajo en grasa y seis onzas de yogurt bajo en grasa. Ambos tenían iguales calorías.
Aquellos que comían huevo, ingerían en promedio 112 calorías menos en un bufet tres horas después del desayuno y 400 menos en el día que aquellos que habían desayunado con carbohidratos.
Exámenes de sangre mostraron mayor presencia de grelina, la hormona que estimula el hambre, en quienes consumieron carbohidratos.
“Comenzar el día con un desayuno alto en proteínas como huevos es una herramienta útil para promover la duración de la llenura y reducir el consumo de calorías”, explicó Helenbeth Reynolds, nutricionista.
Un huevo tiene cerca de 70 calorías, la mitad en la yema.
¿Cómo comerse los huevos?
Una manera, dice Reynolds, es batir un huevo en un pocillo, colocarlo 60 segundos en alto en el microondas, colocarlo encima de un muffin o una tostada y ponerle un poco de queso bajo en grasa y un tomate.
Puede mantener huevos duros en el refrigerador, por si tiene que desayunar a las carreras.