El aire sucio mata 5,5 millones de personas

Foto cortesía Alfred Palmer, Wikipedia commons

Más de 5,5 millones de personas mueren prematuramente cada año debido a la contaminación del aire dentro y fuera de las casas. Más de la mitad de esas muertes ocurren en China e India, países industrializados con alta generación de contaminantes.

Las plantas generadoras, la industria manufacturera, los vehículos y la combustión de madera y carbón liberan partículas pequeñas que afectan de manera negativa la salud de las personas.

Los datos los aportó un estudio de la Universidad de Bristish Columbia, que además encontró que pese a los esfuerzos por reducir la contaminación del aire el número de muertes por esa causa trepará durante las próximas dos décadas a menos que se hagan mayores esfuerzos por controlarla.

“La contaminación del aire es el cuarto factor de riesgo de muerte en todo el mundo y de lejos el principal factor medioambiental de enfermedad”, expresó el profesor Michael Brauer.

Los análisis de los investigadores mostraron que 55% de las muertes ocurren en China (1,6 millones) e India (1,4 millones) según datos de 2013.

En China el carbón es la principal causa. Qiao Ma, estudiante de doctorado en la Universidad Tsinghua en Beijing, halló que la sola contaminación exterior del carbón mata unas 366.000 personas.

Hacia 2030 la situación china no estará mejor: se calcula que morirán prematuramente 1,3 millones.

En India la mayor fuente contaminadora es la madera y otras fuentes de biomasa usadas para cocinar y calefacción, práctica que afecta a millones de familias.

A cobrar lo que vale el combustible (serie cambio climático 5)

Ell subsidio a combustibles aumenta el uso y la contaminación. Foto Jaime Pérez

Comenzó la COP21 o cumbre del cambio climático de Naciones Unidas, que va hasta el 11 de diciembre. Negociaciones para tratar de reducir las emisiones de gases de invernadero y estabilizar la temperatura y el clima del planeta.

Buenas intenciones en una inauguración en donde intervinieron jefes de Estado anunciando sus compromisos y esperando los de los demás.

Pronto para decir qué sucederá pero se van tejiendo todo tipo de informaciones sobre la buena voluntad de distintas entidades que ponen el dedo en la llaga.

Así, una coalición de casi 40 gobiernos, cientos de empresas e influyentes organizaciones internacionales pidieron acelerar las acciones para eliminar los subsidios a los combustibles fósiles como herramienta para cerrar la brecha que permita mantener la temperatura de la Tierra menos de 2°C encima de la era preindustrial. Hoy ya va 1°C más.

El primer ministro de Nueva Zelanda, John Key, presentó formalmente un comunicado de la reforma a los subsidios a la secretaria ejecutiva de la convención de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, Christiana Figueres, en nombre de varias entidades.

Allí se llama a la comunidad internacional para incrementar los esfuerzos que eliminen los perversos subsidios a los combustibles fósiles promoviendo transparencia política, una ambiciosa reforma y un apoyo a los más pobres.

Los gobiernos gastan más de US$500.000 millones de recursos públicos anuales para mantener los precios de la gasolina, el gas y el carbón bajos.

Se cree que eliminando los subsidios se reduciría un 10% la emisión de gases hacia 2050. Y liberaría recursos para invertir en capital social y físico como educación, salud e infraestructura y aumentando el interés en las energías renovables.

Nota: a medida que se produzcan hechos o informaciones relevantes de la COP21 la presentaremos en el blog.

Los océanos se llenan de mercurio, ¿qué pasará?

Es un peligroso elemento para la salud, abundante en el planeta. Pero los océanos se están llenado gracias a la actividad humana.

Un estudio publicado en Nature reveló que los océanos contienen de 60.000 a 80.000 toneladas de mercurio procedente de la contaminación antropogénica. Las aguas menos profundas de 100 metros han triplicado la concentración desde la Revolución Industrial, mientras que el océano como tal muestra un incremento de cerca del 10% sobre los niveles preindustriales.

“Con el aumento que hemos visto en el pasado reciente, en los próximos 50 se podría adicionar la misma cantidad que hemos tenido en los 150 anteriores”, dijo Carl Lamborg, miembro del equipo investigador. “El problema es que no sabemos qué significará eso para los peces y los mamíferos marinos. Ptobablemente significa que algunos peces contienen al menos 3 veces más mercurio que hace 150 años, pero podría ser más”.

“El mercurio es un veneno ambiental prioritario detectable donde quiera que miremos, incluyendo los abismos oceánicos”, indicó Don Rice, de la Fundación Nacional de Ciencias de Estados Unidos que financió el proyecto. “Los científicos nos han recordado que el problema está lejos de ser solucionado, en especial en regiones donde la huela humana es más clara”.

El estudio fue realizado por Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI), Wright State University, Observatoire Midi-Pyréneés en Francia, y el Royal Netherlands Institute for Sea Research.

Los datos fueron obtenidos en 12 cruceros de rastreo en los pasaos 8 años.

El mercurio se da naturalmente, epro también resulta de actividades humanas como la combustión de carbón y la elaboración de cemento. Es muy usado en minería, cayendo a ríos y luego a los mares.

La exposición incluso a pequeñas cantidades puede amenazar el desarrollo del feto y luego en la vida. Tiene efectos tóxicos sobre los sistemas inmunitario, digestivo y nervioso, en pulmones, riñones, piel y ojos según la Organización Mundial de la Salud, que lo considera uno de los 10 químicos de gran preocupación para la salud pública.

Planeta negro como carbón fue hallado

El exoplaneta más negro de los hallados hasta ahora fue detectado por astrónomos del Harvard-Smitohsonian Centero for Astrophysics, tratándose de un planeta lejano y gigante tipo Júpiter denominado TrES-2b. Es más negro que el carbón o cualquier planeta o luna en nuestro Sistema Solar.

“Es considerablemente menos reflectivo que una pintura negra en acrílico, así que es en verdad un mundo extraño”, dijo David Kipping, astrónomo que condujo el estudio.

En nuestro Sistema Solar, Júpiter está bañado por nubes brillantes de amoníaco que reflejan más de un tercio de la luz que le llega. En contraste, TrES-2b (descubierto en 2006 por el Trans-Atlantic Exoplanet Survey, carece de esas nubes debido a su elevada temperatura.

El planeta orbita su estrella regente a una distancia de apenas 5 millones de kilómetros. La intensa luz estelar hace calentar al planeta a una temperatura de unos 985 grados Celsius, mucho para tener nubes de amoníaco. En vez de eso, su exótica atmósfera contiene químicos que absorben la luz como sodio y potasio vaporizados, o el gas óxido de titanio. Pero ninguno de los tres logra explicar por completo la extrema negrura de TrES-2b.

“No está claro que hace este planeta tan negro”, dijo David Spiegel, coautor, de Princeton University. “Sin embargo no es absolutamente oscuro. Es tan caliente que emite un débil destello rojo, algo así como las parrillas de una estufa eléctrica”.

Los astrónomos estiman que el planeta orbita como nuestra Luna, de modo que siempre da la misma cara a la estrella, por lo que también muestra fases, lo que hace que el brillo total de la estrella más planeta varíe ligeramente.

El sistema fue estudiado usando los datos de la sonda Kepler de la Nasa, diseñada para medir el brillo de lejanas estrellas con suma precisión. El Kepler fue capaz de detectar la luz emanada del propio planeta.

Los pequeñísimos cambios en el brillo, de seis partes por millón, revelan que es muy oscuro.

Hasta hoy, Kepler ha localizado más de 1.200 candidatos a planetas. Los análisis futuros dirán si entre ellos hay alguno tan negro.

TrES-2b orbita la estrella denominada GSC 03549-02811, localizada a unos 750 años luz hacia la constelación del Dragón.

Dibujo cortesía David Aguilar-CfA

SOS: se dispararon emisiones de CO2

Mucha reunión, mucho tilín, tilín y de aquello nada. La situación comienza a preocupar. El optimismo podría desvanecerse.

Las emisiones relacionadas con el dióxido de carbono (CO2) provenientes de fuentes de energía fueron las más altas de la historia.

Así lo dio a conocer la Agencia Internacional de Energía.

Luego de un bajón en 2009 debido a la crisis financiera global, las emisiones continuaron en alza hasta imponer una nueva marca: 30,6 gigatoneladas, un 5% más que en 2008, cuando el nivel llegó a 29,3 Gt.

No paran aquí las noticias. La Agencia ha estimado que 80% de las emisiones proyectadas para el sector a 2020 están aseguradas dado que provendrán de plantas que se están en funcionamiento o en construcción.

“Este incremento significativo en las emisiones de CO2 y el bloqueo de las emisiones futuras por las inversiones en infraestructura representan un serio retroceso en nuestras esperanzas de limitar el aumento global de la temperatura a no más de 2 grados centígrados”, dijo Fatih Birol, jefe economista de la Agencia, quien supervisó el World Energy Outlook, la publicación bandera de la Agencia.

Líderes mundiales acordaron limitar el aumento de la temperatura a 2° C durante las conversaciones del clima de Naciones Unidas en Cancún 2010. Para alcanzar la meta, la concentración a largo plazo de gases de invernadero en la atmósfera deben ser limitadas a unas 450 partes por millón de CO2 equivalente, solo un 5% de incremento comparado con un estimado de 430 partes en 2000.

El World Eenrgy Outlook de 2010 estableció un escenario 450, un derrotero energético consistente con alcanzar esa meta, basado en las emisiones que los países han acordado alcanzar para 2020. Para que ese derrotero se logre, las emisiones globales relacionadas con energía no deben ser mayores de 32 Gt en 2020. Esto significa que durante los próximos 10 años las emisiones deben crecer menos del total de lo que crecieron de 2009 a 2010.

“Nuestras últimas estimaciones son otro llamado a despertar”, dijo Birol. “El mundo ha llegado increíblemente cerca al nivel de emisiones que no debería alanzarse hasta 2020 si se quiere obtener la meta de los 2° C”. Dado ele strecho margen de maniobra, a menos que se tomen decisiones firmes pronto, será todo un reto tener éxito en lograr la meta acordada en Cancún”.

En términos de combustibles. 44% de las emisiones estimadas de CO2 en 2010 provinieron del carbón, 36% del petróleo y 20% del gas natural.

Nunca había sido mayor el reto de mantener y mejorar el nivel de vida de la gente en todo el mundo limitando las emisiones de dióxido de carbono. La Agencia estima que 40% del total de emisiones provino de países miembros de la OECD, pero ellos sólo aportaron el 25% del crecimiento en comparación con 2009.

Países por fuera de los de la OECD, encabezados por China e India tuvieron mayores aumentos en sus emisiones al acelerarse su crecimiento económico.

Pero en la base de las emisiones por cápita, los países de la OECD colectivamente emitieron 10 toneladas, comparadas con 5,8 en China y 1,5 en India.

El anuncio de la agencia llegó a pocos días de que comience en Bonn la segunda sesión de las negociaciones del clima, preparatorias de la cumbre de Durban en diciembre. Hasta ahora no se vislumbra ningún avance significativo.

Estados Unidos, el segundo mayor emisor de gases, se encuentra maniatado al desistir el gobierno de Barack Obama en la presentación de una ley para regular el sistema energético por la posición de los republicanos, dominantes hoy en temas legislativos, contraria a cualquier tipo de regulación.