Harto café reduciría riesgo de cáncer de hígado

Tome café. Le conviene. Eso a la luz de un nuevo estudio: mientras más tazas de café tome una persona, menor el riesgo de desarrollar el carcinoma hepatocelular, el tipo más común de cáncer de hígado.

Eso dice el estudio presentado en el encuentro anual de la Sociedad Americana de Investigación en Cáncer.

El estudio halló que comparados con aquellos que ingerían menos de 6 pocillos de café a la semana, quienes consumían de 1 a 3 por día tenían una reducción del 29% en el riesgo de de desarrollar ese carcinoma y aquellos que consumían más de 4 pocillos al día tenían una reducción del 42%.

No es la primera vez que se encuentra esa relación benéfica.

En el nuevo estudio se hizo un seguimiento a las personas de distinto origen étnico durante 18 años revelándose una fuerte respuesta al mayor consumo de café y menos cáncer hepático.

Se suma así esta variedad de cáncer a condiciones médicas como el Párkinson, la diabetes tipo 2 y el derrame que se pueden prevenir mediante la ingestión de café. Por eso los investigadores dijeron que se debería recomendar el consumo diario de la bebida a personas con alto riesgo de desarrollar esa clase de cáncer.

Café reduciría riesgo de cáncer de hígado

Unos pocillos de café al día mantendrían el cáncer a raya. A menos el de hígado.

El consumo de esta bebida reduce en un 40% el riesgo de carcinoma hepatocelular, el tipo más común de cáncer de hígado según un meta análisis publicado en Clinical Gastroenterology and Hepatology, el journal oficial de la Asociación Gastroenterológica Americana. Algunos de los datos sugieren que tres pocillos al día reducirían el riesgo en un 50%.

“Nuestra investigación confirma resultados anteriores de que el café es bueno para la salud, en particular para el hígado”, dijo Carlo La Vecchia, autor del estudio en el Departamento de Epidemiología del Istituto di Ricerche Farmacologiche Mario Negri, y del de Ciencias Clínicas de la Università degli Studi di Milan, Italia.

“El efecto favorable del café sobre el cáncer de hígado puede estar mediado por la probada acción del café contra la diabetes, un factor de riesgo para la enfermedad o por sus efectos benéficos en la cirrosis y enzimas hepáticas”.

Los investigadores analizaron artículos publicados de 1996 a septiembre de 2012, estudiando 16 estudios de alta calidad con 3.153 casos, mucho más que un análisis publicado en 2007.

A pesar de la consistencia de los datos, los periodos y las poblaciones, es difícil establecer si la asociación entre café y ese tipo de cáncer es causal o si la relación podría ser atribuida parcialmente al hecho de que pacientes con enfermedades hepáticas y digestivas a menudo reducen de manera voluntaria la ingestión de la bebida.

“No es claro si tomar café tiene un rol adicional en la prevención del cáncer hepático”, agregó La Vecchia. “Pero en cualquier caso, tal rol debería estar limitado al compararlo con lo que se puede determinar con las actuales mediciones”.

Los cánceres primarios de hígado son muy evitables a través de la vacunación contra la hepatitis B, el control de la transmisión de la hepatitis C y la reducción en el consumo de alcohol. Esas tres medidas pueden, en principio, evitar más del 90% de esa clase de cáncer en todo el mundo.

El cáncer de hígado es el sexto tipo más común de cáncer en el mundo y el tercero más mortal y el hepatocelular es el principal tipo de cáncer de hígado, respondiendo por más del 90% de los casos en el planeta. Las infecciones crónicas con los virus de hepatitis B y C son las principales causas del cáncer de hígado; otros factores de riesgo son el alcohol, el tabaco, la obesidad y la diabetes.