Se siguen blanqueando los corales

Corales blanqueados. Foto Wikipedia commons

Muerte caliente. Así podría denominarse lo que les sucede hoy a muchos corales en el planeta. La intensidad del fenómeno de el Niño está produciendo un blanqueamiento coralino severo que puede llevar a la muerte a muchos de estos ecosistemas que generan alta diversidad en sus regiones.

El tema no finalizará cuando desaparezca El Niño probablemente hacia mediados de año. Un estudio presentado en la conferencia de ciencias oceánicas la semana pasada reveló que el blanqueamiento podrá extenderse hasta 2017, luego de haber comenzado en 2014.

Los corales se blanquean cuando se estresan por condiciones como las altas temperaturas y expelen las algas que vive en sus tejidos. Sin ellas pierden una fuente de alimento y se tornan más vulnerables a las enfermedades. Cuando el blanqueamiento es prolongado, pueden morir, con lo que los arrecifes se erosionan y los peces pierden hábitat. La línea costera queda más expuesta a las fuerzas destructivas de las olas.

En 1982-83 se presentó un blanqueamiento masivo y el primero global fue confirmado durante El Niño de 1998. Un segundo se presentó en 2010, cuando El Niño fue menos severo.

El actual blanqueamiento comenzó en el océano Pacífico occidental y en octubre pasado los científicos declararon el tercer evento global.

El nuevo estudio indica que el evento ha persistido durante 20 meses y puede extenderse hasta el año próximo, según Mark Ekain, biólogo del observatorio de corales en la National Oceanographic and Atmospheric Addminsitration.

“Estamos en el evento más prolongado, de 2 a 2,5 años”. Esto significa que muchos corales afectados no tendrán tiempo de recuperarse antes de que llegue el próximo evento.

Algunos corales blanqueados en el Caribe y los cayos de Florida se están recuperando pero podrían comenzar a blanquearse de nuevo hacia julio.

En el Pacífico se reporta muerte de los corales de las Fiji.

Un problema adicional es que la tasa de retorno de los eventos de blanqueamientos ha sido más rápida que la de la recuperación. En 1988 en el sudeste asiático, por ejemplo, hubo un blanqueamiento severo seguido por 12 años de recuperación, pero la columna vertebral de los corales no se recuperó y en 2010 la misma área fue golpeada por un blanqueamiento, matando los nuevos corales y los que habían sobrevivido. Esta zona puede ser golpeada de nuevo a finales de año, solo 6 años después del último evento.

De acuerdo con lo observado en el mapa revelado, en Colombia podrían afectarse los corales del Pacífico, con un área de 15 kilómetros cuadrados. En algunos del Caribe el año pasado se había reportado blanqueamiento.

Así se deforesta el futuro de Colombia

Deforestación en lejano oriente de Antioquia. Foto Donaldo Zuluaga

Colombia y Antioquia rejadas, taladas. Humilladas. Fueron 140.356 hectáreas colombianas las que quedaron peladas el año pasado. Sí, las deforestaron por cualquier razón. Un aumento del 16% frente a 2013 reveló el Ideam con su Sistema de Monitoreo de Bosques y Carbono.

La cifra aterra. Incluso puede ser mayor pues distintos científicos creen que la resolución satelital con la que se mide no es la mejor, pero estos son los datos que se tienen hoy.

En 2013 habían sido 120.934 hectáreas.

Preocupa porque mucho se habla de esfuerzos para reducir la tala de nuestros bosques. No están surtiendo efecto. Ganan los taladores.

El año pasado, la deforestación se concentró principalmente en las regiones Amazonia, con el 45% y la región Andina, con el 24% del total nacional.

Con relación a los resultados del 2013, para la región de la Amazonia, se presenta una reducción del 8% en la deforestación con un total de 63,280 hectáreas, lo que puede ser buena noticia en medio de todo.

El Ideam indicó que se presenta un aumento de deforestación en las otras cuatro regiones, siendo la Andina (33,679 ha 2014) y Pacífica (13,855 ha 2014), las que muestran los mayores aumentos.

La menor deforestación regional ocurrida en 2014 se presentó en la Orinoquia con 10,639ha, el 7,6% del total nacional.

En términos netos, dice el Instituto, la región con mayor pérdida de bosque ha sido la Caribe con 18,903ha, donde la superficie deforestada en 2014, es equivalente al 1% de pérdida de la cobertura boscosa total de la región; implicando la perdida de áreas de bosque seco tropical.

El departamento del Caquetá sigue concentrando la mayor deforestación con el 21% del total nacional. Y Antioquia reporta uno de los mayores aumentos en la superficie deforestada con el 47%, respecto de 2013. Así mismo concentra el 15% del total de la deforestación del país.

El Meta presentó una gran reducción de la superficie deforestada con el 32%, sin embargo aún es el tercer departamento con la mayor concentración de deforestación con 10% del total nacional.

En cuanto a Corporaciones Autónomas, el análisis reveló:

Corpoamazonía concentra la mayor deforestación del país con el 30% del total.

Corantioquia concentra cerca del 11% de la deforestación del país y para 2014 aumentó la superficie deforestada en 48%.

Cormacarena es la tercera Corporación con la mayor deforestación con 10% del total y para el 2014, redujo la superficie deforestada en 33%, respecto de 2013.

Para el Ministerio del Medio Ambiente, las causas de la alta deforestación son la minería ilegal, la ganadería expansiva y los cultivos ilícitos. En menor proporción los incendios forestales.

Y hay más: los municipios donde más se talan. Una lista de 20 que comanda San Vicente del Caguán con12.060 hectáreas y en la cual Antioquia ‘aporta’ 3 del Nordeste y Bajo Cauca: Remedios, 2.110 hectáreas menos de bosque; El Bagre 1.878; y Segovia 1.859.

Las 10 noticias científicas de la semana

Las verduras son fuente de antioxidantes. Foto Wikipedia commons

1. Los antioxidantes no son tan benignos

Son vendidos por millones. Son un jugoso negocio. Son consumidos en toda parte: los antioxidantes. Un estudio publicado en Science Translational Medicine encontró que ayudan a duplicar la tasa de metástasis de melanoma en estudios con ratones. Un hallazgo que confirma otro hallazgo previo, de que aceleran la progresión del cáncer de pulmón. Los resultados fueron confirmados en cultivos con células de pacientes. La conclusión de los científicos es que los antioxidantes protegen de los radicales que pueden ser cancerígenos, pero una vez hay un cáncer lo protegen a este.

2. Blanqueamiento global

Un nuevo evento de blanqueamiento de corales en todos los mares del planeta fue revelado por la National Oceanographic and Atmospheric Administration de Estados Unidos (NOAA). Se había detectado en Hawaii y ahora se expandió al Caribe. Se debe al calentamiento de las aguas. El blanqueamiento debilita los corales y puede matarlos. Tras el evento, la recuperación es lenta, pero no se sabe cuánto durarán las condiciones climáticas que han producido el mal.

3. Sanando los perros

Tomen nota: trabajando con células madre intestinales de humanos y ratones científicos lograron que creciera un tejido intestinal en un medio especial. Pero ahí no paró el avance: trasplantaron un pedazo de más de 5 centímetros, creado por ese método, al colon de perros que habían perdido la cobertura intestinal, un paso más en la medicina regenerativa. El estudio apareció en Regenerative Medicine.

4. Cerebro online

Durante 10 años se ha venido luchando en ello gracias al proyecto Blue Brain. Ahora se ven los resultados: en un primer borrador científicos muestran que lograron reconstruir de forma virtual un pedazo de cerebro de ratón, el cual contiene 31.000 neuronas, 55 capas de células y 207 subtipos distintos de neuronas. El avance, publicado en Cell, busca descifrar la forma como trabaja el cerebro, encontrar todas las clases de neuronas, medir las propiedades eléctricas y hacer un mapa de los circuitos que se conectan unos a otros.

5. Muerte plástica

La amenaza es real: las 7 especies de tortugas marinas están amenazadas por la gran cantidad de plástico que cae a los mares, reveló un nuevo estudio global publicado en ICES Journal of Marine Science. La producción mundial de plástico pasó de 1,5 millones de toneladas a 299 en 65 años y una parte va a los mares, donde continuamente se encuentran tortugas enredadas en él o muertos al ingerirlo.

6. El núcleo se hizo hierro sólido

Ha habido diversos estudios y fechas múltiples. Una nueva investigación publicada en Nature sugiere que el núcleo interno de la Tierra, la capa más profunda, una bola de hierro del tamaño de Plutón, surgió hace 1.500 millones de años al ‘congelarse’ de la capa ca hierro derretido del núcleo externo. Ese núcleo interno es entonces una adición relativamente nueva al planeta, que tiene unos 4.500 millones de años. El movimiento del núcleo exterior de hierro es el que produce el campo magnético que protege la Tierra y se está enfriando.

7. Olas en el espacio

Algo extraño sucede alrededor de AU Microscopii, una estrella a solo 32 años luz de nosotros: el disco de polvo que la rodea muestra unas ondulaciones no vistas antes, reportaron astrónomos en Nature. Se observa una especie de olas que se alejan a una velocidad de 40.000 kilómetros por hora. No se sabe a qué se debe, pero podría deberse a las llamaradas de la estrella, algo por confirmar. Pero en verdad muy extraño.

8. Superprotegidos

Alrededor del 40 copias del gen PT53 que codifica por una proteína, la p53, supresora de tumores poseen los elefantes, lo que explica porqué desarrollan tan poco ese mal, apenas un 5% de ellos muere de cáncer. En contraste, los humanos solo tenemos 2 copias. El descubrimiento fue publicado en el Journal of the American Medical Association. Parece que en algún momento de su evolución un error genético duplicó esos genes, brindándoles protección.

9. Un cielo muy azul

Nuevas fotografías enviadas por la nave New Horizons, tomadas a su paso por el planeta enano Plutón revelan que tiene una atmósfera azul y en zonas de su superficie hay hielo de agua, que no se había podido observar desde la Tierra. No se esperaba que la atmósfera tuviese ese color, aunque agua sí debía existir, según científicos d ella misión. La nave se halla ahora a 100 millones de kilómetros de Plutón.

10. Ese pasado húmedo

Marte sí tuvo lagos durante mucho tiempo, uno de ellos en donde hoy está el cráter Gale que recorre el robot Curiosity, que detectó ese ambiente. Ese cráter tiene una antigüedad de 3.800 a 3.600 millones de años. El planeta tuvo una atmósfera hace cientos de millones de años, capaz de almacenar el agua. Al perderla, la mayor parte se esfumó de la superficie. El nuevo hallazgo fue presentado en Science.

La hazaña del tiburón Harry Lindo

Cortesía Nick Filmalter/Danah Divers

¿Quién puede viajar 44.000 kilómetros y sin dársele nada? Ese es Harry Lindo.

Reconocibles sí, pero misteriosos todavía. Los tiburones tigre son de los más grandes de su género, pero muchos de sus hábitos permanecen ocultos.

Un estudio en Science Reports muestra que cumplen maratónicas jornadas migratorias en el mar, tal como las aves, las tortugas y otros mamíferos marinos.

En un seguimiento de dos años vía satélite se encontró que realizan una migración de más de 7.500 kilómetros, viaje anual de ida y vuelta entre dos ecosistemas muy diferentes, los arrecifes de coral del Caribe y las aguas abiertas del Atlántico del Norte medio.

Es más: regresan a la misma área donde pasan el invierno.

No son, como se creía, animales costeros, de acuerdo con el rastreo.

Mahmood Shivji, uno de los investigadores, explicó que “como grandes depredadores la presencia de los tiburones tigre y otros tiburones es vital para mantener la salud y el equilibrio en los océanos”. Por eso es importante conservarlos, para lo cual se necesita entender su comportamiento migratorio.

Los dispositivos para seguirlos, que usualmente duran poco, les fueron colocados en las Bermudas y duraron algunos más de dos años, incluso tres, enviando datos cada que el tiburón emergía.

Se detectó un tiburón, llamado Harry Lindo, que viajó 44.000 kilómetros, la mayor distancia documentada para un tiburón tigre.

Los investigadores determinaron que los tiburones pasan el invierno en las islas caribeñas, como Bahamas, islas Turcas y Caicos, y Anguila. En el verano viajan al norte, fuera de las costas, por medio del océano.

Y aunque pueden regresar a cualquiera de las islas, por lo general cada uno regresa siempre al mismo sitio, un hallazgo inesperado.

Silencio que las ballenas quieren hablar

¿Aló, con la ballenita? Sabido es que las ballenas hablan, hablan dentro del mar y tienen un amplio repertorio. Y como los humanos, desarrollan sus dialectos, que varían de lado a lado del océano.

Cuando nadan juntas, las ballenas de esperma ejecutan patrones hacia otras, llamados codas. Hallazgos recientes sugieren que no sólo distintas codas significan algo diferente, sino que una ballena puede distinguir cuál es la que está hablando, basándose en las propiedades del sonido de las codas.

Las ballenas del Pacífico y del Caribe tienen diferentes repertorios de codas, tal como un dialecto regional, pero los cinco llamados habituales –un patrón de cinco clics espaciados, parecería tener una función universal de identidad dado que es usado por ellas en todos los mares.

El descubrimiento fue publicado en Animal Behavior por Ricardo Antunes, Jonathan Gordon y otros.

La gran amenaza de estas ballenas es la polución humana, recuerdan los investigadores. No sólo se arrojan toxinas al mar, sino que aumenta la polución sonora, entre otras razones por el incremento del tráfico marino, las explosiones submarinas en busca de petróleo y los sonares militares, que contribuyen al ruido del océano que enmascara la comunicación entre los cetáceos.

Shane Gero, uno de los científicos, que ha viajado continuamente a Dominica a estudiar las ballenas de esperma, recuerda que las ballenas viven en un mundo sensorial totalmente distinto, pueden sumergirse hasta 1.000 metros y necesitan del sonido para comunicarse y navegar en la oscuridad.

Las ballenas viven en unidades sociales matriarcales, compuestas por madres, hijas y abuelas. Cuando los machos alcanzan la adolescencia, son separados del grupo y viajan a los polos, hasta que están listos para procrear. Por eso no se sabe tanto de ellos, como sí de las hembras.

Las ballenas cuidan las crías de otras mientras esta se sumergen, formando una comunidad fuerte. Son nómadas, por lo que lo más importante en sus vidas son las demás.

Ya se sabe que hablan.

Especial fin de semana: 2011 de clima extremo

Es el comentario en la calle y en las reuniones: agua que ha caído y más la que falta por caer. Y noticias que llegan de todos lados: una temporada inusual de tornados que supera registros históricos en Estados Unidos y un extraño fenómeno depresivo sobre el Caribe.

¿Qué le pasa al clima mundial? ¿Qué nos espera?

El jueves 28 cayeron al menos 30 milímetros de lluvia sobre 25 municipios antioqueños, llegándose incluso a 120 mm. en Chigorodó (Urabá).

Lluvias de 50 milímetros en pocas horas pueden provocar serias tragedias. Esa fue la lluvia caída (52 mm.) sobre Rionegro el miércoles 27, de acuerdo con un informe de la Organización Meteorológica Mundial. Y fue esa cantidad, según el Ideam, la que soportó la microcuenca de La Iguaná, que derivó en la inundación de varios barrios la tarde de ese miércoles.

El reporte del Ideam sugiere que mayo será muy lluvioso en todo el país, como si no se hubiera tenido con abril. Regiones como la Andina y el Piedemonte Llanero deben atenerse a las consecuencias, mientras que para el litoral Caribe se pronostica el comienzo de la temporada de invierno, que ya baña las regiones del sur de los departamentos caribeños.

¿Qué está sucediendo? Tal como aconteció desde mayo de 2010, cuando se anunció la aparición del fenómeno de La Niña, anuncio desestimado por las autoridades colombianas, las temporadas tradicionales de lluvias se fortalecen cuando se presenta esta condición climática. Sucedió entre septiembre y diciembre pasado y desde febrero de este año.

La Niña, de acuerdo con el reporte del Centro de Predicción del Clima de la National Oceanographic and Atmospheric Administration de Estados Unidos, se encuentra en proceso de debilitamiento, esperándose que en junio las condiciones neutrales retornen al océano Pacífico y el clima del mundo regrese a la normalidad.

Ese fenómeno surge cuando las aguas del Pacífico se enfrían al menos medio grado centígrado durante tres meses seguidos o cinco intercalados.

Para finales de junio el país podría volver a los niveles normales de lluvia, una lluvia que sobre Medellín y ciertas subregiones de Antioquia parece ser hoy más abundante que en las pasadas décadas, dato no confirmado.

Lo que sí concuerda con las predicciones del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático presentadas en su cuarto reporte técnico es que cada vez habrá más eventos extremos con mayor frecuencia. Como explicó hace algún tiempo el experto Germán Poveda, profesor e investigador de la Universidad Nacional, cae mucho agua en un lapso muy corto. Es esto lo que provoca las inundaciones súbitas.

En Medellín, de acuerdo con el promedio histórico, en mayo llueve 23 de los 31 días y la precipitación es de 199 milímetros, más que en abril. Esto, bajo condiciones normales. ¿Qué pasará con La Niña considerando que al 25 de abril ya se habían superado los promedios históricos del mes?

El aumento de las precipitaciones más la intensa deforestación en la región andina son la mezcla perfecta para la ocurrencia de inundaciones rápidas, al no perder la tierra su capacidad de filtrar buena parte del agua caída.

El calentamiento del planeta y el cambio climático que trae, podría estar incidiendo en una relativa mayor frecuencia de fenómenos El Niño y La Niña. De 1949 a 1968 se presentaron 5 eventos La Niña, frente a 8 de ese entonces para acá.

Y mientras El Niño apareció seis veces de 1951 a 1970, lo ha hecho 12 veces desde ese año.

La semana pasada, el satélite Aqua de la Nasa capturó sobre el océano Atlántico un sistema de baja presión, inusual para esta época del año, pues a partir de junio comienza la temporada de huracanes. Aunque finalmente esa depresión no se fortaleció, sí provocó cierta preocupación.

El 22 de abril, el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos informó que el sistema se había organizado mejor, aunque los vientos disminuyeron para esa fecha.

Desde 1851 sólo en 2003 se formó una tormenta tropical, Ana, antes de tiempo.

Y fue en marzo de 2004 cuando por primera vez en la historia apareció un huracán en el Atlántico Sur, golpeando una región a 500 kilómetros de Río de Janeiro. Pero no son situaciones que se han vuelto frecuentes.

Este año, de acuerdo con investigadores de North Carolina State University, la temporada de huracanes debe estar por encima del promedio histórico aunque debajo de lo visto en 2010.

Lian Xie, profesor de Ciencias Marinas, de la Tierra y Atmosféricas y sus colaboradores, podrían presentarse de 13 a 16 tormentas con nombre sobre el Atlántico, incluyendo todo el océano, el Golfo de México y el Mar Caribe.

El número es mayor que el promedio de 9,6 visto entre 1950 y 2000, pero menor al registro de 2010 cuando hubo 19 formaciones de ese tipo.

La situación se hará más seria en mayo para Colombia. Hoy, con casi 270 municipios con deslizamientos y afectación de corredores viales en 12 departamento, 42 de ellos en Antioquia.

Será 2011 un año climático extremo, no sólo en el ámbito nacional, tal como fue 2010, que de acuerdo con la Organización Meteorológica Mundial, emparejó al año más cálido de la historia debido, precisamente, a la fortaleza del fenómeno de El Niño durante los primeros meses de ese año.

La cuenca del Amazonas sufrió una sequía peor que la de 2005, Australia se inundó así como Pakistán, los calores mataron a decenas en Rusia y en Colombia murieron más de 300 personas por las inundaciones y el intenso invierno de La Niña más severa desde mediados de los 70, peor que la de 2008.

Otro año para recordar.

Fotos Nasa y El Colombiano.

La moneda es la cama

No lo crea: es una culebra y cabe dormida sobre… una moneda.
Si Blair Hedges, biólogo evolutivo de Penn State University, encontró en la isla de Barbados, en el Caribe, la culebra más pequeña conocida. Mide apenas, de adulta, 10 centímetros, es tan delgada como un espagueti y podría dormir sobre una moneda de quinientos pesos.
Hedges había descubierto también la rana y el lagarto más pequeños, en islas caribeñas.
La culebra vive en un reducto selvático al oriente de Barbados. Se cree que quedan pocas, pues su hábitat ha sido remplazado por edificios y granjas. El Caribe es particularmente vulnerable a la pérdida de especies, pues las amenazadas no pueden salir de las islas.
La culebra es la Leptotyphlops carlae, la más pequeña de las 3.100 especies de culebras conocidas. La foto es cortesía de Blair Hedges, de Penn State.