Un paisaje para nada calmado

Un vecindario tumultuoso. Esta foto del telescopio Hubble parecen los fuegos artificiales de una fiesta decembrina. Pero no. Se observa al centro un cúmulo de estrellas rodeado por nubes de gas y polvo interestelar, material en bruto para la formación de otras estrellas.
Esta nebulosa está situada a 20.000 años luz hacia la constelación Carina. El cúmulo se conoce como NGC 3603.
No se trata de una pose para la foto de tranquilos habitantes de esa región. La radiación ultravioleta y los violentos vientos estelares han abierto un boquete en la nube de gas y polvo, lo que permite ver sin problemas la agrupación de jóvenes y calientes estrellas.
La mayoría de estrellas nació alrededor del mismo tiempo, pero difieren en tamaño, masa, temperatura y color. El curso de la vida de una estrella es determinado por su masa, por lo que un cúmulo de determinada edad contiene estrellas en varias etapas de sus vidas, dando una oportunidad para análisis detallados de los ciclos de vida estelares. NGC 3603 contiene además varias de las estrellas más masivas conocidas. Estrellas que viven rápido y mueren pronto, quemando su combustible de hidrógeno aceleradamente y terminando sus vidas en explosiones de supernova.
Los cúmulos como este proveen pistas para entender el origen de la formación de estrellas masivas en el primigenio y distante universo. Los astrónomos los utilizan además para estudiar distantes estallidos que ocurren cuando chocan las galaxias, desencadenando una frenética formación de estrellas.
La imagen fue captada en agosto y diciembre de 2009.

Una estrella cumple 20 años: el telescopio Hubble

Dos décadas en el espacio. El telescopio espacial Hubble está de cumpleaños. Ningún otro artefacto humano ha aportado tantas imágenes e información sobre el universo.
Para celebrarlo, el equipo de la Nasa y el Space Telescope Science Institute divulgaron una sorprendente imagen de la nebulosa Carina, una de las mayores fábricas de estrellas de la galaxia. En ella se aprecian tres torres de un año luz de tamaño de hidrógeno frío en unión con polvo de la pared de la nebulosa, una reminiscencia de la famosa foto de los Pilares de la Creación tomada en 1995.
Lanado en abril 24 de 1990 por el trasbordador Discovery, el Hubble revolucionó todas las áreas actuales de investigación astronómica, desde las ciencias planetarias hasta la cosmología.
Durante estos años, se le han roto equipos, como uno de los espejos primarios y se pospuso una misión de mantenimiento de uno de los trasbordadores, pero se han superado los problemas y se mantiene firme. En dos ocasiones al menos ha recibido visitas de lso técnicos astronautas, que repararon los problemas.
“Es sin duda uno de los más reconocidos y exitosos proyectos científicos de la historia”, dijo Ed Weiler, de la Nasa. “La misión de reparación del año pasado lo dejó operando a su máxima capacidad, para recomenzar sus logros científicos que impactan la sociedad”.
En el Hubblesite se puede efectuar un viaje interactivo y observar cientos de fotografías sorprendentes y otros datos que ha aportado.
En la imagen se aprecia una pequeña porción de Carina. El pilar de gas tiene tres años luz de altura, por decirlo así, y está siendo devorado por las cercanas y brillantes estrellas detrás. Está siendo separado además, mientras las nacientes estrellas dentro él despiden chorros de gas que salen como gusanos. Cortesía Nasa-Hubble