Porqué la carne roja es nociva

El enemigo está adentro. Sí, el enemigo que convierte la carne en… un peligro para el corazón.

Un estudio publicado ayer en Cell Metabolism entrega detalles de cómo bacteria intestinal convierte un nutriente de la carne roja en metabolitos que aumentan el riesgo de desarrollar enfermedades del corazón.

Ya un estudio de Stanley Hazen, del Lerner Research Institute y the Miller Family Heart y el Vascular Institute at Cleveland Clinic, había msotrado un mecanismo a través del cual las bacterias convierten L-carnitina, nutriende de la carne roja, en un compuesto llamado trimetilamina, que se convierte en el metabolito trimethylamine-N-oxide (TMAO), que promueve la aterosclerosis.

Ahora Hazen y colegas avanzan en sus estudios e identifican otro metabolito, g-butyrobetaine, que es generado en mayores cantidades por las bacterias luego de que L-carnitina es ingerida, y contribuye a la aterosclerosis.

G-butyrobetaine es producido como metabolito intermediario por microbios a una tasa 1.00 veces mayor que la formación de trimetilamina en el estómago, siendo el metabolito más abundante generado por la dieta L-carnitina según análisis en ratones.

El g-butyrobetaine puede convertirse en TMAO. Y la bacteria que produce uno y otro es diferente.

El descubrimiento sugiere que podrían inhibirse varias enzimas de bacterias o cambiar la composición bacteriana intestinal con probióticos y otros tratamientos para reducir la aterosclerosis.

A la par, Hazen advirtió a los consumidores de suplementos que contengan g-butyrobetaine.

La idea con esta investigación es poder degustar una sabrosa tajada de carne sin preocuparse por la salud del corazón.

Mis 10 noticias científicas de la semana

1. El tamaño del pene sí interesa

Un estudio dice que a las mujeres sí les importa el tamaño del pene, pero hasta cierto punto: que no sea mucho más grande de los estándares, de acuerdo con la investigación realizada entre mujeres australianas y publicada en Proceedings of the National Academy of Sciences. Los investigadores trataban de responder porqué el pene humano es más largo y grueso que el de los otros primates, sugiriendo que las mujeres habrían forzado esa selección sexual, lo que no parece cierto del todo. Las mujeres prefieren hombres con rasgos masculinos (mayor relación cadera-hombros) y pene más largo pero… sin exagerar.

2. Mejor secuestrar un asteroide

La Nasa divulgó los planes para la exploración espacial basada en la asignación presupuestal para 2014. Así, la idea es abandonar el regreso del hombre a la Luna y, en su defecto, capturar con una bolsa especial el asteroide Lasso y llevarlo a órbita lunar, donde dos astronautas, en una caminata espacial, harían minería para extraerle pedazos y preparar un futuro viaje a Marte en fecha no especificada.

3. Los aviones se moverán más en el aire

Si a usted le atemorizan las sacudidas en pleno vuelo, hay una noticia no muy buena: cada vez serán más frecuentes debido al cambio climático, reveló un estudio en Nature Climate Change. Si hoy los aviones se enfrentan a vientos cada vez más fuertes, en el futuro lo serán mucho más dice el estudio. Es más: la amplitud de la zona del Atlántico donde hay más brincos se ampliará. Días turbulentos.

4. No había odontólogos

Ötzi vivió 3.300 años antes de Cristo. Este habitante de lo que llamamos Neolítico fue hallado hace varios lustros al descongelarse una zona de Los Alpes italianos y desde entonces ha sido muy estudiado, al punto de que se encontraron restos de flechas clavados en sus huesos. Ahora, el primer estudio de sus dientes reveló que tenía caries y enfermedad periodontal. Uno de los dientes frontales presentaba también un severo trauma, posiblemente accidental. Los humanos de entonces, seguramente, padecían los llamados dolores de muela. El estudio apareció en el European Journal of Oral Sciences.

5. No coma carne de por aquí ni de por allí

La carne roja magra baja en grasa y colesterol es rica en proteína, cualidades consideradas saludables. Bueno, saludables si no come mucha. Un estudio publicado esta semana en Nature Medicine revela que una bacteria existente en el estómago convierte un nutriente hallado en la carne en un compuesto que acelera la formación de placas en las arterias. Para Santaley Hazen, coautor, jefe de medicina cardiovascular en la Clínica Cleveland en Ohio, el estudio sugiere que debe elaborarse una nueva dieta sana: el consumo de carnes rojas se asocia a un mayor riesgo de muerte cardiaca.

6. Al fin habló uno de nuestros ancestros

Australopithecus sediba fue uno de nuestros primeros ancestros. Poseía rasgos de simio, pero otros humanos como su pelvis, manos y dientes, reveló una serie de 6 artículos publicados al tiempo en Science, los que analizaron dos esqueletos, de macho y hembra, y una tibia. Todos los estudios sugieren, de manera colectiva, que A. sediba fue probablemente ancestro directo del Homo, género que incluye los humanos modernos, e indican que quizás no descendían del Australopithecus afarensis, como se ha sugerido.

7. Pillada en la soledad de Marte

La Unión Soviética fue la primera potencia en dirigir una pléyade de naves hacia Marte, pero fue más lo que erró que lo que atinó. Una de las contadas naves que logró su propósito fue la Mars 3, que tocó suelo marciano el 2 de diciembre de 1971. Transmitió datos durante unos segundos antes de perderse contacto, siendo la primera transmisión desde el planeta rojo. Bien, el Mars Reconnaissance Orbiter de la Nasa lo detectó, impávido, en la superficie, se reveló esta semana.

8. Malaria sintética

La farmacéutica Sanofi empezó a producir a gran escala una versión parcialmente sintética de la droga artemisina, medicina de primera línea en el combate contra la malaria, producto de un desarrollo hace 12 años del profesor Jay Keasling de la Universidad de California en Berkeley. Es el primer triunfo del naciente campo de la biología sintética.

9. El Ártico se empelota

El asunto quedó más claro esta semana. No se trata ahora de ver si el Ártico se quedará sin hielo. No. Ahora la pregunta es: ¿cúando ocurrirá? Para algunos podría hacia 2050, pero hay quienes creen que podría ser la próxima década o la siguiente. El rápido deshielo del Ártico es quizás el indicador más claro del cambio climático según autores de un reporte aparecido en Geophysical Research Letters.

10. Una luz dentro del cerebro

Mediante un dispositivo miniatura implantado en el cerebro, científicos llegaron al sistema de gratificación de ratones, provocando que las neuronas liberaran dopamina, ese químico asociado con el placer. Se trata de LED del tamaño de una neurona, que activa las células con su luz produciendo aquella respuesta, lo que podría ayudar a develar los circuitos involucrados en conductas complejas como la adicción, el sueño, la depresión y la ansiedad, se reportó en Science.

La carne roja envía pronto a la tumba

La carne roja parece un pasaporte expedito a la tumba, de acuerdo con un nuevo estudio de la escuela de salud pública de Harvard.

El consumo de carnes rojas fue asociado una vez más con bases sólidas al aumento del riesgo total de muerte por enfermedad cardiovascular y… cáncer.

El estudio aparece publicado en Archives of Internal medicine.

“Nuestro estudio aporta más evidencia al riesgo de ingerir altas cantidades de carne roja, que ha sido asociado en otros estudios con diabetes tipo 2, enfermedad coronaria, derrame y ciertos cánceres”, dijo An Pan, del Departamento de Nutrición.

Los investigadores, incluido Frank Hu, autor senior, y demás colegas analizaron retrospectivamente 37.698 hombres de un estudio de 22 años y 83.644 mujeres en otro de 28 años, que estaban libres de enfermedad cardiovascular y cáncer al comenzar.

Las dietas fueron evaluadas mediante cuestionarios cada cuatro años.

De los dos estudios, se documentaron 23.926 muertes, 5.910 por enfermedad cardiovascular y 9.464 de cáncer.

El consumo habitual de carne roja, en especial la carne procesada, se asoció con un aumento en el riesgo de mortalidad.

Una porción diaria de carne roja sin procesar (del tamaño de una baraja de cartas) se asoció con un riesgo mayor de mortalidad del 13% , y una porción de carne roja procesada (una salchicha o dos tajadas de tocino) se asoció con un aumento del 20%.

Entre las causas específicas, el correspondiente aumento en el riesgo fue 18% y 21% para la mortalidad cardiovascular y 10% y 16% para la mortalidad de cáncer. Los análisis tuvieron en cuenta factores de enfermedad crónica como edad, índice de masa corporal, actividad física, historia familiar de enfermedad del corazón o grandes cánceres.

La carne roja, en particular la procesada, contiene ingredientes que han sido vinculados con un mayor riesgo de enfermedad crónica, como la cardiovascular y el cáncer. Entre ellos figuran la grasa saturada, el sodio, nitritos, hierro rojo y ciertos carcinógenos formados durante la cocción.

El remplazar una porción de carne roja con una de una fuente sana de proteína se asoció con un menor riesgo de mortalidad: 7% para pescado, 14% para pollo, 19% para nueces, 10% para leguminosas, 10% para lácteos bajos en grasa y 14% para granos integrales.

Los investigadores estimaron que 9,3% de las muertes en hombres y 7,6% en mujeres se hubieran podido evitar si todos hubieran consumido menos de 0,5 porciones por día de carne roja.

“Este estudio proporciona evidencias claras de que el consumo regular de carne roja, en especial la procesada, contribuye de manera sustancial a la muerte prematura”, dijo Hu.

Un poco de carne para el cáncer

Carne. A muchos no les gusta. Pero es la fuente de alimentación de buena parte de la humanidad. Ha sido, desde hace lustros, asociada a un mayor riesgo de desarrollar ciertos tipos de cáncer. Y lo mismo sucede con los productos lácteos.
Pues bien, científicos de Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego, mostraron nuevos mecanismos de cómo el consumo de carne roja y productos lácteos puede contribuir a aumentar el riesgo de algunos tumores.
Los hallazgos, que sugieren que la inflamación que resulta de una molécula que se introduce a través del consumo de esos alimentos, promovería el crecimiento de los tumores, fueron publicados en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences.
Dirigidos por Ajit Varki, profesor de Medicina y Medicina Celular y Molecular, los científicos estudiaron una molécula no humana, Neu5Gc, molécula de azúcar, que los humanos no producen naturalmente pero que puede ser incorporada en los tejidos humanos como resultado de comer carne roja. El cuerpo, entonces, desarrolla anticuerpos, una respuesta inmune que podría potencialmente conducir a una inflamación crónica, como sugirió otro estudio de Varki en 2003.
Como se ha visto que los tejidos del tumor contienen mucho más Neu5Gc de lo que se encuentra por lo general en los tejidos humanos normales. se deduce que esa molécula debe, de alguna manera, beneficiar los tumores.