Los gatos adultos son buena opción al adoptar

Por la ternura que presentan, la gente prefiere adoptar gatos bebés, de pocos meses, lo que les ha cerrado las puertas en muchas ocasiones a los gatos adultos, que abundan en los lugares donde los cuidan y dan en adopción.

La Fundación Esperanza Animal hizo un llamado para que no se deje de lado los gatos adultos, que también tienen sus ventajas:

Ya ha desarrollado su personalidad.

Tras la adaptación al nuevo hogar, exige menos atención.

Es igual de afectuoso que los gatos menores.

Es juguetón también. No es cierto que un gato adulto sea aburrido.

Aprende pronto las normas de la nueva casa.

Los gatos adultos en los hogares de adopción necesitan una segunda oportunidad, pues llegan tras ser expulsados de su casa por quienes se consideraban sus amigos.

Al adoptar uno, dejarlo acomodar a su nuevo hogar, que inspeccione, no acosarlo ni obligarlo a estar en un sitio.

Aunque algunos gatos adultos son callejeros, no se les debe dejar salir, mucho menos si no están aún acostumbrados a su nueva familia y nuevo sitio.

El llamado de la Fundación es a aceptarlos como integrantes del hogar, no negarles esa oportunidad solo por su edad.

La Fundación Esperanza Animal se puede contactar en el (4) 4141120 y en fundacionesperanzaanimal@gmail.com

Ojo con el aire puertas adentro

No es extraño ver amas de casa y empleadas domésticas barriendo con todo esmero la calle, olvidando que quizás… ¡la basura esté adentro de la vivienda! Y la basura peligrosa.

Buena parte de nuestro tiempo diario lo pasamos de puertas para adentro. Muchas personas pasan la mayor parte del día en el interior de una residencia u oficinas. Pues bien, miren lo que se ha encontrado.

Investigadores encontraron (en Estados Unidos) químicos en el aire interior de las edificaciones que se van directamente a un sitio poco recomendado: nuestra sangre.

El informe fue publicado en el journal Environmental Science and Technology.

Una amplia variedad de químicos que se usan para fabricar desde alfombras a muebles fueron encontrados en el suero de 31 trabajadores de oficinas en Boston.

Los investigadores hallaron los niveles más altos de esos químicos en el aire dentro de las edificaciones más nuevas y, por tanto, en quienes trabajaban en ellas. Incluso algunos tenían trazas de químicos retirados del mercado hace casi una década.

Se reportó ademá que cientos de miles de personas mueren cada año del hollín producido por el fuego que usan para cocinar sus alimentos.

Los impactos de estos químicos en la salud humana no son del todo claros, aunque en animales afectan hígado, el sistema inmunitario y la reproducción.

Por eso un buen consejo sería: de vez en cuando, abra ventas y puertas y respire aire más fresco.