Hallan un río en una luna de Saturno

Que el Nilo está en Egipto es cuento nuevo, pero que tenga su réplica en una luna, es bien nuevo.

Si: la misión Cassini ha registrado lo que parece ser una versión extraterrestre y en miniatura del Nilo, un valle con un río en la gran luna Titán de Saturno que se extiende por más de 400 kilómetros desde su nacimiento a un gran mar.

Es la primera vez que se muestran imágenes de un sistema de un río por fuera de la Tierra y en alta resolución, dijo un comunicado de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Los científicos consideran que el río está lleno de un líquido porque aparece oscuro en toda su extensión en la imagen de radar de alta resolución, sugiriendo que se trata de una superficie llana.

“Aunque hay algunos meandros cortos, la relativa rectitud del valle del río sugiere que sigue el trazo de al menos una falla, similar a otros grandes ríos en la margen sur del mismo lago de Titán”, dijo Jani Radebaugh, del equipo de radar de Cassini en Brigham Young University.

“Tales fallas -fracturas en la corteza de Titán- no implican necesariamente placas tectónicas, sino que conducen a áreas abiertas y quizás a la formación de grandes mares”.

Titán es el único otro mundo conocido que tiene líquidos estables en su superficie. Mientras en la Tierra el ciclo hidrológico depende del agua, el ciclo en Titán incluye hidrocarbonos como etano y metano.

Las cámaras de luz visible de Cassini revelaron a finales de 2010 regiones más oscuras debido a una lluvia reciente.

El espectrómetro visual e infrarrojo de la nave confirmó la existencia de etano líquido en un lago del hemisferio sur de Titán, llamado Ontario Lacus en 2008.

“Este río en imágenes de radar de Cassini provee otra fantástica visión de un mundo en movimiento, que fue sugerido primero por las imágenes de canales y cauces visto por la sonda Huygens de Esa cuando descendió sobre la superficie de Titán en 2005”, dijo Nicolás Altobelli, científico del proyecto.

Foto cortesía ESA

Sorprendente nave lleva 15 años en el espacio

Desde su lanzamiento el 15 de octubre de 1997, ha viajado 6.100 millones de kilómetros y no se siente para nada cansada. Es más: seguirá trabajando sin desmayo los próximos años.

La sonda Cassini de la nasa cumplió el lunes 15 años en el espacio y desde 2004 se encuentra en Saturno y sus lunas, a los que ha estudiado a la saciedad pero falta mucho más por conocer. Y con seguridad no todo quede conocido.

La nave ha hecho sorprendentes descubrimientos, como los géiseres de agua en la luna Encelado y mostrando las primeras vistas de los lagos de hidrocarburos en la enorme luna Titán.

Durante su vida espacial ha enviado más de 444 gigabytes de datos científicos, incluyendo más de 300.000 imágenes. Los científicos han publicado más de 2.500 papers con los datos que ha proporcionado.

“Mientras Cassini realiza el estudio más profundo a un planeta gigante a la fecha, la nave ha estado volando con la más compleja trayectoria asistida por gravedad que se haya alcanzado hasta hoy, dijo Robert Mitchell, director del programa en el Jet Laboratory Propulsion de Nasa en California.

“Cada sobrevuelo de Titán, por ejemplo, es como enhebrando el ojo de una aguja”, agregó. “Y lo hemos hecho 87 veces hasta ahora, con precisión de una milla, todo controlado desde Tierra a 1.600 millones de kilómetros”.

Una de sus primeras misiones fue lanzar la sonda Huygens sobre Titán, para explorar de cerca ese mundo parecido a los inicios de la Tierra.

La nave ha sido enviada a visitar más de 1 docena de las principales lunas en los últimos 8 años. Las maniobras son complejas dada la influencia gravitacional del gigante Saturno y el combustible limitado que tiene la nave.

La nave está llegando a la mtiad de su vida, con señales del paso de los años, pero funciona bien y no requiere cirugías, dijo Mitchell.

Ahora recarga energías para entrar en sus años dorados. La primavera ha llegado al hemisferio norte de Saturno y sus lunas y se quiere conocer más de cerca lo que sucede en este cambio estacional.

En noviembre de 2016, la sonda se embarcará en una serie de órbitas que lo acercarán más a Saturno. Comenzarán justo afuera del anillo F, el más externo de los anillos principales.

En abril de 2017, un encuentro cercano con Titán lo pondrá en camino hacia los anillos internos, justo un pelo encima de la atmósfera del planeta. Cassini hará 22 pasos y luego un jalón gravitacional por un sobrevuelo más alejado de Titán, sellará su destino: chocará contra Saturno el 15 de septiembre de 2017.

En su zambullida mortal –para proteger de contaminación posibles mundos con vida en Titán y Encelado, Cassini será aplastada y vaporizada por la presión y la temperatura del planeta de los anillos.

“Cassini tiene más millas antes de que duerma, y muchas más preguntas que los científicos quieren responder”, expresó Linda Spilker, miembro del equipo científico.

Así, Cassini morirá a los 20 años, todos en el espacio, la mayoría zumbando como un mosco alrededor de las lunas y del gran planeta anillado.

Foto de Saturno y su luna Titán tomada por Cassini. Cortesía Nasa-JPL-Caltech

¿Habría vida en lago tropical en Titán?

Entre las dunas de la árida región ecuatorial hay un lago. La noticia parecería sin sentido a no ser que se incluya un pequeño gran detalle: se trata de la región ecuatorial de la misteriosa luna Titán en Saturno.

El hallazgo se basa en imágenes de la sonda Cassini, que anda por esos lados. Sugiere la existencia de oasis de metano líquido, que puede ser un caldero para la vida, que estaría debajo de la superficie de la luna de acuerdo con nuevo estudio publicado esta semana en Nature.

Fuera de la Tierra, Titán es el único objeto sólido del Sistema Solar en el que circula líquido en un ciclo de lluvia y evaporación, aunque el proceso en esa luna es movido por el metano y no por el agua.

Era de esperarse que el ciclo formara cuerpos líquidos cerca de los polos, pero no en su ecuador lleno de dunas, en donde los equipos de Cassini muestran que los niveles de humedad son bajos y poca lluvia cae sobre la superficie. “El cinturón ecuatorial es como un desierto en la Tierra, en donde la evaporación triunfa sobre la precipitación”, dijo el astrobiólogo Jonathan Lunine, de Cornell University citado por Nature.

Cualquier superficie líquida debería evaporarse y ser transportada a los polos más fríos, donde se condensaría como lluvia. “Los lagos en los polos son fáciles de explicar, pero en el trópico no”, según Caitlin Griffith, científica planetaria en University of Arizona en Tucson. De hecho, la sonda ha señalado cientos de lagos y tres mares en las regiones polares de Titán.

Griffith y colegas creen que han hallado esta vez un lago tropical de 60 kilómetros de largo y 40 de ancho con al menos 1 metro de profundidad, detallado en las observaciones de Cassini de 2004 a 2008. Aparece como una mancha negra que se logra distinguir en longitudes del infrarrojo a través de la densa atmósfera de la luna que bloquea la luz visible.

El grupo halló además cuatro manchas brillantes, más pequeñas que pueden ser laguitos con profundidades a la rodilla o el tobillo.

Como los lagos tropicales en Titán se deben evaporar en unos miles de años, los científicos argumentan que se surten de oasis subterráneos de metano líquido.

¿Qué significa todo esto? Que permite especular sobre la existencia de vida.

Al existir esos lagos tropicales se expande el número de lugares en esa luna donde potencialmente podría originarse la vida. El metano, compuesto de un átomo de carbono y cuatro de hidrógeno, es la fuente de moléculas orgánicas más complicadas halladas en Titán. “Podría haber procesos orgánicos químicos que se presentan en hidrocarburos líquidos que podrían conducir a compuestos análogos a las proteínas y a moléculas portadoras de información”, dijo Lunine, quien no participó en el estudio.

“Podría haber una forma de vida que funcione en hidrocarburos líquidos”.

Lunine y Griffith son miembros de la propuesta misión de la Nasa para buscar esa clase de química compleja, el Explorador de Mares de Titán (Time en inglés) que pasaría tres meses sondeando con radar alrededor del mar Ligeia, un mar cerca a la región polar norte de la luna, midiendo su química con un espectrómetro de masas.

Foto de Titán, cortesía Nasa

Objetos raros en anillos de Saturno

Extraños objetos de un kilómetro de largo han estado golpeando el anillo F de Saturno, revelaron imágenes de la sonda Cassini que explora, hace años, ese sistema.

Los objetos dejan una estela tras de sí, siendo llamados minijets por los expertos de la Nasa.

Los objetos golpean el anillo externo, que tiene una circunferencia de 881.000 kilómetros. Los científicos analizaron 20.000 imágenes y encontraron 500 de esos eventos durante los 7 años en que Cassini ha explorado el sistema.

Se sabía que objetos relativamente grandes podrían crear canales, ondulaciones, bolas de nieve o polvaredas de material congelado, pero no se sabía qué sucedería una vez creados. Se encontró que los más pequeños pueden sobrevivir a las fuerzas enormes del planeta, golpeando contra el anillo F.

“Los hallazgos nos muestran que el anillo F es como un zoológico de objetos de unos 800 metros hasta de 160 kilómetros (como la luna Prometeo), creando un show espectacular”, dijo Carl Murray, miembro del equipo investigador.

Los objetos pequeños parecen colisionar con el anillo a una velocidad de 2 metros por segundo. Los choques proyectan partículas hacia fuera del anillo, dejando una estela de 40 a 80 kilómetros.

En algunos casos esos objetos viaje en grupos, creando esos exóticos minijets.

Los anillos de Saturno están compuestos más que todo de hielo de agua. Los trozos de los principales anillos se diseminan unos 140.000 kilómetros del centro del planeta. Se cree que el grosor de los anillos es de apenas 10 metros.

Foto de los objetos contra el anillo F. Cortesía Nasa/Caltech

Plantean existencia de vida en luna de Saturno

¿Qué tal que llovieran microbios sobre la Tierra? No sería raro. Pero ¿y si fuera en una luna?

Científicos plantearon la hipótesis de que sobre la luna Encelado de Saturno, que tiene unos géiseres muy activos, estuvieran lloviendo microbios que saldrían del fondo del planeta, en donde debe haber un océano subterráneo.

La semana pasada, la sonda Cassini, que explora esa región hace años, realizó otro sobrevuelo sobre la luna, a solo 74 kilómetros sobre el polo sur. El sobrevuelo lo hizo a través de los chorros de partículas que provienen emiten los géiseres. El próximo sobrevuelo será el 14 de este mes.

Carolyn Porco, del grupo de Imágenes de Ciencia del programa Cassini de la Nasa, explicó, en un comunicado de prensa “más de 90 chorros de casi todos los tamaños están irrigando vapor de agua, partículas congeladas y compuestos orgánicos en el polo sur de Encelado. Cassini ha volado varias veces a través de ese rocío y lo ha probado. Hemos hallado que aparte de agua y material orgánico, hay sal en las partículas. La salinidad es la misma que la de los océanos de la Tierra”.

Cuando Porco se refiere a orgánico habla de compuestos de carbono. Y en la Tierra la vida se basa en carbono.

Encelado es una luna de solo 500 kilómetros de diámetro, menos de una sexta parte el diámetro de nuestra Luna.

En 2005, la sonda tomó imágenes de chorros de partículas cientos de kilómetros sobre las hendiduras en el polo sur de Encelado, hendiduras denominadas rayas de tigre, dada la apariencia que presentan.

Los científicos creen que existe un mar bajo la superficie de la congelada Encelado, congelada por residir en el Sistema Solar exterior, pero relativamente tibia para una luna saturniana: -84°C. Se cree que la fuente de calor es una combinación de calor almacenado en las aguas interiores y calor generado por el jalón gravitacional de Saturno.

Entonces: agua más carbono da como resultado la posibilidad de que exista vida en otro mundo de nuestro Sistema Solar.

No es descabellado pensar que las condiciones en el interior de Encelado sean similares a las que se presentan en las profundidades de la Tierra donde se ha encontrado vida.

La ventaja en este caso es que se sabe dónde podría comenzar la búsqueda de vida en Encelado: sobre su superficie pues como Porco dice, podrían estar nevando microbios sobre esa luna.

Foto cortesía Nasa de los chorros de partículas de los géiseres de encelado.

La luna que mira anillos

De canto aparecen los anillos de Saturno y en primer plano la luna Encelado de ese planeta, que tiene volcanismo activo: géiseres que disparan chorros de partículas congeladas al espacio. Encelado tiene 504 kilómetros de diámetro. La imagen fue captada por la sonda Cassini y divulgada por la Nasa ayer. En la parte de abajo de la foto se aprecian los géiseres.

12 misiones espaciales de 2012

La carrera por el espacio toca ahora las puertas de la empresa privada.

Así se desprende de un informe que trae Space.com sobre los viajes espaciales de 2012, 12 misiones para tener en cuenta:

1. 12 astronautas viajarán a la Estación Espacial en distintas fechas, manteniendo la presencia humana permanente en el espacio.

2. La nave Cassini, en el sistema de Saturno, continuará sobrevolando varias lunas, mientras Messenger continuará analizando Mercurio.

3. La Estación Espacial, del tamaño de un campo de fútbol, recibirá otro módulo, ruso, en 2012.

4. El avión espía no tripulado X-37B, podría aterrizar en cualquier momento, tras meses en el aire.

5. Drean Chaser, una nave privada construida en Sierra Nevada Corp, tendrá una prueba a gran altura.

6. Curiosity llegará a Marte en agosto para explorar el planeta rojo y ver si tuvo o tiene vida.

7. La sonda Dawn dejará Vesta y se irá para Ceres, el asteroide más grande, al que llegará en 2015.

8. LightSail-1, el velero espacial de la Sociedad Planetaria, tendrá otro intento para llegar al espacio.

9. Las sondas mellizas Grail comenzarán a explorar la Luna a 50 kilómetros de altura.

10. China debe poner en órbita su estación espacial habitada por astronautas.

11. Virgin Galactic enviará pasajeros-turistas a alturas suborbitales, pro 200.000 dólares cabeza.

12. La cápsula de Dragon de la compañía Hawthorne viajará hasta la Estación Espacial Internacional. Y la nave Cygnus, de orbital Sciences también hará su debut, en mayo.

Foto cortesía, el avión de Virgin Galactic.

Un océano en una luna vecina

¿Cuántos océanos tiene la Tierra? La pregunta elemental de geografía de un profesor, podría cambiar un poco en adelante: ¿cuántos océanos hay en el Sistema Solar?

Pues aparte de los de la Tierra, hay otro. Bueno, tal parece. Los últimos análisis de los científicos de las imágenes enviadas por la sonda Cassini, sugieren que debajo de la superficie de la luna Encelado de Saturno, yace un océano, que podría ser salado y, quién quita, poseer las condiciones para que existiese alguna forma de vida.

De esa luna se desprenden chorros de vapor de agua, partículas de hielo y compuestos orgánicos, chorros que fueron hallados hace años. Tras su hallazgo los científicos sugirieron la presencia de un océano subterráneo, pero había un problema: ¿dónde estaba la sal?

En 2009 en otro sobrevuelo de la sonda sobre la luna, el analizador de polvo cósmico encontró la respuesta: halló sal en un lugar sorprendente.

“Las sales de sodio y potasio estaban en las partículas congeladas de los chorros. Y las fuentes de esas sustancias tiene que ser un océano”, dijo Dennos Matson, del Laboratorio de Propulsión a chorro de la Nasa.

Las últimas observaciones de la sonda revelaron otro dato intrigante: las medidas térmicas mostraron fisuras con altas temperaturas, que tienen que deberse a actividad volcánica. El calor debe fluir del interior, derritiendo parte del hielo subterráneo, originando flujos de agua subterránea.

Ese océano fluye a la superficie en forma de burbujas, como cuando se destapa una botella de gaseosa, emergiendo por los chorros en las fracturas existentes.

Para Larry Esposito, de la Universidad de Colorado, Encelado reúne las condiciones para la existencia de vida: “tiene un océano líquido, orgánicos y una fuente de energía. Y sabemos que en la Tierra hay organismos que viven en ambientes similares”.

Encelado fue descubierto en 1789 por William Herschel y su diámetro es de 498 kilómetros.

Foto cortesía Nasa.

Caen rayos sobre Saturno

Cosas, que asustan: las tormentas eléctricas. ¿Es la Tierra el único planeta donde se producen? No. Los rayos se han observado en otros. El equipo científico de la sonda Cassini presentó ayer una película de una tormenta en Saturno, en la que se escucha el sonido o interferencia que el fenómeno produce en los equipos a bordo de la nave.
“Es la primera vez que tenemos juntos la vista de un rayo y su sonido”, expresó Georg Fischer, científico del Space Research Institute en Graz (Austria). Esto refuerza la creencia de que existen fuertes tormentas eléctricas.
Brillan tanto como los famosos destellos en la Tierra. Son al menos tan fuertes como las que se presentan acá, pero no se presentan con tanta frecuencia, explicó Andrew Ingersoll, del California Institute of Technology.
Se suceden con menor frecuencia, en cualquier momento, pero pueden durar meses.
Desde que Cassini llegó a Saturno en 2004, ha sido difícil observar los relámpagos dado que el planeta es muy brillante y reflectivo. La luz que desprenden los enormes anillos hacen que incluso el área donde es de noche sea más brillante que una noche de Luna llena en la Tierra. El equinoccio, alrededor de agosto de 2009, cuando el Sol directamente cae sobre el ecuador de Saturno, produjo la suficiente oscuridad para tomar las imágenes. En el equinoccio, los anillos están de canto, lo que facilita la observación.
Foto cortesía Nasa.

Resumen científico de la semana

Se reúnen 10.000 millones de años después

Tras el Big Bang o gran explosión, la materia del universo niño fue confinada en incontables pequeñas galaxias. Poco a poco los astrónomos les dan una mirada a esos ensamblajes temprano y han encontrado cosas sorprendentes, pese a las distancias tan enormes para la observación.
A sólo 166 años luz, en la constelación del Eridano, un grupo de esas galaxias está al fin juntándose en una sola gran estructura.
Increíblemente esa nube de pequeñas galaxias sobrevivió durante más de 10.000 millones de años y sólo ahora se están reuniendo. La lenta velocidad de sólo 60 kilómetros por segundo explicaría la tardanza en conformar una gran galaxia.
El grupo observado son cuatro pequeñas galaxias del Grupo Compacto 31, conocido también como NGC 1471, que se está juntando en un espacio de unos 75.000 años luz de longitud, mucho menor que el diámetro de nuestra galaxia. “Cada una tiene una masa de un décimo la de la Vía Láctea”, explicó Sarah Gallagher (Unviersity of Western Ontario). El grupo sólo puede ser observado con un gran telescopio amateur.
Dada la cercanía, 166 millones de años luz, los astrónomos logran observar los cúmulos individuales de estrellas.

No se le pega ni el agua

En un desarrollo sorprendente, investigadores reportaron la creación de una superficie que no se humedece dado que las gotas de agua resbalan como una pelota en el piso helado.
Los científicos de la Universidad de Florida no se inspiraron en la cera ni en el vidrio. Tampoco en el teflón. En vez de eso, el logro de una casi perfecta interfaz hidrofóbica se basó en pequeñas cantidades de plástico plano con la forma y patrones de los pelos minúsculos que crecen en los cuerpos de las arañas.
Ellas, explicó Wolfgang Sigmund, profesor de ingeniería y Ciencia de los Materiales, poseen pelos pequeños y grandes que varían mucho. “Eso fue lo que imitamos”.
El reporte fue publicado en el journal Langmuir.
Las arañas usan esos pelillos repelentes de agua para permanecer secas y evitar ahogarse, con las arañas acuáticas capturando burbujas de aire que emplean bajo el agua para respirar.

Córrales a los miniderrames

¿Más peligroso que un derrame? ¡Un miniderrame!
Sí, se considera 4 de cada 10 personas que llegan al hospital con señales de un miniderrame pueden padecer un daño cognitivo que las pruebas estándares no reconocen.
Un grupo de canadienses reportó en la Conferencia Internacional del Derrame en San Antonio (Texas) reportó que tras sufrir esos derrames pequeños, muchos pacientes pierden algunas habilidades para procesar pensamientos abstractos y realizar cálculos rápidos, lo que se llama “la función ejecutora”.
Un derrame provoca una clara pérdida de función cognitiva, muy a menudo debido al bloqueo de un vaso sanguíneo en el cerebro, pero los miniderrames son producidos por obstrucciones más pequeñas. Derivan en déficit más ocultos que no son advertidos en los escáneres del cerebro y a veces ni por los mismos pacientes.
Algunos médicos no son del gusto del término miniderrame y prefieren el de ataque isquémico, mientras otros los usan indistintamente.
Los síntomas del miniderrame o de uno mayor pueden comenzar del mismo modo, con rigidez de cara y extremidades, confusión, problemas visuales, mareo, dolor de cabeza. Pero en un miniderrame, los síntomas se desvanecen en minutos u horas.

A vivir en Encelade

Nuevos acercamientos cercanos de la congelada luna Encelade de Saturno, mostrados por la sonda Cassini en noviembre pero presentados esta semana, proveen evidencias frescas de que el interior de esa luna puede ser hospitalario para la vida.
Cassini observó cerca de 30 pequeños chorros de vapor de agua y agua congelada saliendo en hemisferio sur, cerca de 20 más de los que se habían visto antes.
A la vez, el más detallado mapa en infrarrojo de una de las fisuras del polo sur, por donde brotan los chorros, indica que la temperatura superficial puede ser de -73 grados centígrados, más caliente de lo creído antes.
Aunque ese estimativo no es aún definitivo, mientras más caliente la superficie, más caliente el interior, explicó Carolyn Porco, del Space Science Institute en Boulder, Colorado, cabeza del grupo de científicos.
Eso fortalece la evidencia de que hay agua líquida, que sería la fuente de los chorros, lo que eleva las posibilidades de que hubiese vida en el interior de Encelade.
Foto de los chorros, cortesía Nasa.

Combustibles a punta de desechos agrícolas

Un estudio presentado el viernes por la revista Science muestra cómo un producto derivado de desechos agrícolas podría ser transformado en combustible útil en automóviles o aviones, a la vez que produciría dióxido de carbono en una forma apropiada para su entierro subterráneo u otras formas de captura y almacenamiento.
Los llamados biocombustibles celulósicos, que provienen de la madera, pasto y las partes no comestibles de las plantas son fuentes alternativas de combustible porque no requieren la conversión de tierras cultivables o entornos naturales a fin de cosechar el elote u otros cultivos cuyo objetivo es la producción de biocombustibles.
Gamma-valerolactona es un compuesto derivado de carbohidratos celulósicos, los cuales pueden ser producidos, potencialmente a bajo costo, a escala comercial, según Jesse Bond y colegas. Estos investigadores ahora muestran que el dióxido de carbono puede ser extirpado catalíticamente de manera eficiente del gamma-valerolactona a alta presión, dejando atrás una mezcla de butenos. En un reactor de segunda etapa, los butenos pueden ser enlazados para formar hidrocarburos más pesados similares a los que se encuentran en combustibles automotores y aviones. Este proceso, como cualquier otro proceso de producción de biocombustibles, produce dióxido de carbono, pero en el método citado el dióxido de carbono es una corriente relativamente pura y presurizada. El gas en esta forma puede ser enterrado en un repositorio de manera más eficiente que, por ejemplo, el dióxido de carbono producido a través de la quema de carbón, que tiene mucho nitrógeno mezclado y ocupa más espacio.