Ojo con su celular en una clínica

No es que las bacterias intenten comunicarse con usted. Es que, quizás, se están apoderando de usted, invadiéndolo.

Los teléfonos celulares que utilizan los pacientes y los visitantes en clínicas y hospitales tienen el doble de posibilidades de contener potenciales bacterias peligrosas, tal como les sucede a quienes laboran en esos sitios.

Esto, de acuerdo con un estudio aparecido en el Journal of Infection Control.

Un equipo de investigadores del Departamento de Microbiología Médica de Inonu University en Malatya (Turquía) muestras de tres partes de los celulares (teclado, micrófono y audífonos). Se usaron 200 teléfonos móviles, 67 de personal médico y empleados y 133 de pacientes y visitantes. Encontraron que 39,6% del grupo de pacientes y 20,6 del de empleados dieron positivo para distintos patógenos. Y 7 móviles de pacientes contenían patógenos resistentes a las drogas, como el Staphylococcus aureus.

“Los tipos de bacteria encontrados en los celulares de los pacientes y sus patrones de resistencia son muy preocupantes”, declararon los autores.

Las infecciones adquiridas en hospitales afectan más del 25% de los pacientes admitidos en los países en desarrollo. En Estados Unidos provocan 1,7 millones de infecciones anuales con unas 100.000 muertes.

Un tercio de las infecciones podría ser prevenido siguiendo las guías de control de infecciones.

Curiosidades y hechos de la ciencia

Escuchando por la nariz. O algo así. Científicos en Australia descubrieron que pacientes que sufren de problemas auditivos nacidos en la infancia y la niñez podrían beneficiarse del trasplante de células madre… de la nariz. El estudio fue publicado en Stem Cell y muestra que células madres derivadas de la mucosa pueden ayudar a preservar el funcionamiento del oído durante las fases tempranas de la pérdida de escucha sensorianeuronal, causada por la pérdida de células sensoriales o neuronas en la cóclea. Curioso.

Una sorpresa: el 3 de febrero, sólo un día antes de que rozara el planeta, se descubrió un pequeño asteroide, 2011 CQ1, que pasó por encima del Océano Pacífico a 5.500 kilómetros de altura, 1/17 de la distancia Tierra-Luna, y más bajo que la órbita que siguen algunos satélites. No entró a la atmósfera, pero no salió indemne del encuentro: la fuerza de gravedad de la Tierra le cambió su trayectoria en casi 60 grados. Sólo fue visible brevemente. Que nos coge mal parados. Qué curioso.

A 25 años del desastre nuclear de Chernobyl en Ucrania, los efectos de la radiación se siguen descubriendo. Las aves que viven cerca del sitio del accidente tienen en promedio un cerebro 5 por ciento más pequeño que aves no expuestas, según un estudio publicado en Plos One. Esa reducción puede derivar en menor capacidad cognitiva, dijo el autor del estudio Timothy Mousseau. Estremecedor. Y curioso.

De esos descubrimientos que no parecen muy útiles para la humanidad. Miles de vikingos no podían estar errados. Un consejo cuando se sube a un barco es mirar al horizonte si no se siente bien. Un estudio publicado en Psychological Science reveló que las personas se mantienen más firmes en las embarcaciones cuando fijan su mirada en el horizonte. El hallazgo es de Thomas A. Stoffregen, de la Universidad de Minnesota, quien a estado estudiando por décadas el movimiento adelante y atrás del cuerpo en diferentes situaciones. Curioso.

Los celulares están metidos en nuestras cabezas. Un científico alemán descubrió que con sólo marcar los números que corresponden a la palabra amor puede activar el significado del vocablo en nuestra mente: 2667, para ese caso. Los resultados fueron publicados en Psychological Science. Y así sucede con otras, como temor: 83667. ¿Será? Muy curioso.

Resumen científico de la semana (abril 5-9)

Lunes: teléfonos inteligentes bien estúpidos

Qué tan inteligentes pueden ser los teléfonos inteligentes. Hoy esta clase de celulares andan en las manos de millones de personas. Pero, ¿son seguros?
Suponga que usted es un criminal que quiere monitorear al escondido a alguien. ¿Qué hacer? Pues el celular es la respuesta.
Pocos dueños de celulares inteligentes entienden que las mismas características que los hacen tan útiles permiten que entre un hacker.
Dos investigadores de Rutgers University, Vinod Ganapathy y Liviu Iftode, con apoyo de la National Science Foundation, retó a unos estudiantes para que hackearan un teléfono inteligente.
Para eso utilizaron rootkits, una seria amenaza para los computadores porque atacan el sistema operativo mismo. Los computadores están protegidos por el virtual machine monitor, pero los celulares no por su tamaño y energía limitados no, siéndoles difícil detectar un ataque de los rootkits.
Una vez adentro, los investigadores secuestraron el celular con sólo enviar un mensaje, con lo que pudieron encender el micrófono, permitiéndoles escuchar lo que se hablaba
Otro ataque entrenó al teléfono para usar su GPS y reportar el sitio exacto de ubicación, sin conocimiento del propietario, e incluso pudieron agotar la batería rápido dejándolo sin servicio.
¿Inteligente quién? Dibujoi cortesía.

Martes: químicos ponen en riesgo las niñas

La exposición a tres clases de químicos comunes, fenoles, talatos y fitoestrógenos, puede interrumpir el tiempo de desarrollo de la pubertad en niñas y poner en riesgo su salud en el futuro, revelaron científicos de Mount Sinai School of Medicine en un estudio publicado en Environmental Health Perspectives.
“La investigación mostró que el desarrollo inicial de la pubertad en las niñas puede tener efectos sociales y médicos adversos, incluyendo cáncer y diabetes”, dijo Mary Wolff, profesora en esa escuela.
Esos tres químicos están entre los químicos conocidos como interruptores endocrinos, que interfieren con el sistema endocrino o de hormonas del cuerpo. Y se encuentran en un amplio rango de productos, como esmaltes para las uñas, en cosméticos, perfumes, lociones y champús, en los que portan la fragancia. Algunos son empleados para incrementar la flexibilidad y durabilidad de plásticos como el PVC o se incluyen como cobertura en suplementos nutricionales o medicinas.
El estudio se efectuó con 1.151 niñas de 6 a 8 años. Se les practicaron varios exámenes de orina y se encontraron esos elementos y que la exposición a ciertos químicos era asociada con el desarrollo temprano del cáncer de seno.
Los falatos, dos fitoestrógenos y un fenol fueron asociados con una pubertad tardía. Sin embargo, los falatos de productos personales como lociones y champú se relacionan con un desarrollo prematuro de senos y el vello púbico.

Miércoles: descubren ciudad clasista

Arqueólogos de la Universidad of Chicago’s Oriental Institute, junto a colegas sirios, descubren las pistas de una sociedad prehistórica que tuvo vida urbana en el Medio Oriente, antes de la invención de la rueda.
En la colina de Tell Zeidan en el valle del río Éufrates cerca de Raqqa, Siria, que no ha sido excavada en 6.00 años, se están encontrando vestigios de una sociedad rica en comercio, cobre, metalurgia y producción de artesanías, lo que indica que está entre las primeras sociedades del Medio Oriente en desarrollar clases sociales de acuerdo con el poder y la riqueza.
Tell Zeidan data de 6.000 a 4.000 años antes de Cristo. Es uno de los sitios más grandes de la cultura Ubaid al norte de Mesopotamia.
Los arqueólogos han encontrado evidencias de sellos de piedra para marcar la propiedad de los bienes y artículos culturalmente significantes.
Con una extensión de 31 acres, Tell Zeidan estaba situada donde se juntan los ríos Balikh y el Éufrates en la Siria actual. Fue cruce de grandes y antiguas rutas de comercio en Mesopotamia, que seguían el curso del valle del río Éufrates.
En la foto de Gil Stein se aprecia un jarrón del periodo Halaf, de hace cerca de 5.400 años antes de Cristo.

Jueves: ¡un eclipse de 2 años!

Una hora o algo así, dura un eclipse de Luna. Si es total de Sol, pocos minutos. Pero ¿un eclipse de dos años?
Extraño, pero verdad. Y lo mejor es que aunque desde 1821, cuando se conocía el fenómeno, parece que al fin se descubrió la razón.
Epsilon Aurigae es una brillante estrella, un sistema binario. Cada 77,1 años, entra en eclipse. ¿Qué monstruo es capaz de ocultar una estrella durante dos años?
Astrónomos de las Universidades de Denver, Michigan y Georgia, enfilaron baterías a mirar el sistema, que entró en eclipse desde agosto pasado y reportaron lo encontrado en Nature letters.
Mediante una técnica de interferometría, que incorpora control computarizado y conexiones láser entre varios telescopios para obtener la señal equivalente a uno bien grande, se pudo fotografiar el sistema (como tomar imagen en detalle de una moneda a una distancia de 15.000 kilómetros).
Se encontró que el eclipse no es producido por un monstruoso planeta ni ningún otro cuerpo descomunal. No. Se trata de un disco de material, eso sí, enorme, que se extiende por 1.500 millones de kilómetros (como la órbita de Júpiter), un disco similar al que debió existir en nuestro Sistema Solar cuando los planetas comenzaron a formarse alrededor de un Sol muy niño entonces. Imagen cortesía NSF.

Viernes: no conocíamos este pariente

Dos esqueletos parciales desenterrados en una cueva en Sudáfrica pertenecen a una especie de homínido no clasificada que arroja luces sobre la evolución de nuestra propia especie, Homo sapiens, según un grupo internacional de investigadores.
Se trata de Australopithecus sediba, que caminaba erecto que compartía varios rasgos físicos con la primera especie Homo conocida.
Los fósiles datan de hace entre 1,95 y 1,78 millones de años, y fueron presentados en Science.
Se ha podido determinar que era un homínido con una estructura ósea similar a la del Homo más antiguo, pero que la empleó más como un Australopithecus, como la famosa Lucy lo habría hecho, aunque este homínido apareció un millón de años después de Lucy y sus características indican que la transición hacia el género homo ocurrió en etapas lentas.
“No es posible establecer la posición filogenética precisa de Austalopithecus sediba en relación con varias especies asignadas al Homo primitivo”, según Lee Berger, uno de los autores principales de uno de los reportes. “Podemos concluir que…esta nueva especie comparte más características derivadas con el Homo primitivo que con cualquier otra especie austalopitheca conocida, y por tanto representa un ancestro candidato para el género, o un grupo hermano a un ancestro cercano que persistió durante cierto tiempo
tras la primera aparición de Homo”. Foto cortesía Science.

Resumen científico de la semana

Lunes: somos demasiado previsibles

Contrario a lo que se puede pensar, los humanos somos demasiado previsibles. Sí, un estudio que utilizó teléfonos celulares para rastrear la gente revela que los patrones de nuestros movimientos y dónde podemos ser encontrados, de día o de noche, son predecibles el 93 por ciento del tiempo, sin importar qué tan lejos viajemos.
Utilizando datos de celulares de 50.000 personas anónimas durante un lapso de tres meses, Chaoming Song, estudiante de doctorado en Física en Northeastern University y sus colegas fueron capaces de rastrear el movimiento de esas personas cada que recibían una llamada o un mensaje de texto, explicó a LiveScience.
“The most surprising thing to us is the lack of variability in predictability across the population, meaning that most all the users have same degree of predictability,” regardless of their gender, age, or language spoken, lead researcher Chaoming Song, a physics doctoral student at Northeastern University, told LiveScience.
“Para nosotros eran como unas partículas en un gas que se mueven e
interactúan unas con otras”, dijo.
Los investigadores encontraron que la mayoría de la gente permanecía en un área de 10 kilómetros de radio, mientras que unos pocos viajaban unos cientos de kilómetros de sus sitios de residencia.
La probabilidad de que los individuos estuvieran en su celular más usado era del 70 por ciento a cualquier momento del día.
Durante los fines de semana, las personas eran menos predecibles. También cuando se desplazaban al trabajo o la casa o durante el almuerzo.

Martes: viene una invasión de mini naves

Hay algunas operando en Afganistán y Pakistán, pero lo que se viene es una verdadera invasión de pequeñísimos robots voladores, de acuerdo con los desarrollos en diferentes laboratorios, unas naves que podrán ser empleadas para la guerra o para asuntos humanitarios.
En la Universidad de Waterloo en Canadá, el micro robotista Behrad Khamesee ha desarrollado un robot volador del tamaño de un borrador de lápiz. Un par de agarraderas del tamaño de un dedo operadas por láser le permiten coger o soltar pequeños objetos. Es inalámbrico, accionado pro un campo magnético.
Su idea: que algún día pueda desplazarse dentro del cuerpo humano para llevar medicinas al sitio exacto que las requiere.
El ingeniero mecánico Haibo Dong, de Wright State University en Ohio (E. U.) trabaja en un robot de cuatro alas, que semejará una libélula. El diseño es más complicado que un dispositivo de dos alas pero promete gran velocidad y alta maniobrabilidad. Podrá ser usado en asuntos ambientales, así como en misiones de búsqueda y rescate.
Otro mini robot inspirado en insectos se desarrolla en Harvard, donde el robotista Robert Wood busca crear una colonia de abejas-robot. El enjambre incorporará sensores ópticos y químicos así como sistemas de comunicación para que tome decisiones de vuelo autónomas y coordine con los miembros de la colonia en tareas tales como la búsqueda de objetos o personas.
Foto cortesía

Miércoles: cuánto dinero se gana importa

La vieja pregunta, ¿compra el dinero la felicidad?, ha sido retomada por los investigadores Christopher J. Boyce y colegas, que publicaron sus resultados en Psychological Science.
¿Qué encontraron? La felicidad de una persona puede estar basada en cómo se ubican al compararse con otros dentro de la distribución de ingresos (por ejemplo si es el segundo mejor pagado entre ocho), y no tanto en sus ingresos absolutos o cómo sus ingresos se comparan con la norma dentro de un grupo.
Aquellos ranqueados más altos que uno tienen más impacto en la evaluación de un individuo sobre sus propios ingresos que aquellos ranqueados por debajo. Estos hallazgos sugieren que a menos que la percepción del individuo sobre su rango cambie, incrementar sus ingresos no necesariamente conduce a una mayor satisfacción.
Es decir, la felicidad viene de la comparación con lo que ganan otros. ¿Será?

Jueves: lo opaco dejó de existir

Materiales como el papel, la pintura y el tejido biológico son opacos porque la luz que pasa a través de ellos es filtrada de un modo complicado. Un experimento de investigadores del City of Paris Industrial Physics and Chemistry Higher Educational Institution (ESPCI) demostró que es posible enfocar la luz a través de materiales opacos y detectar objetos ocultos detrás de ellos, se reportó en Physical Review Letters.
Para demostrar su idea para caracterizar sustancias opacas, pasaron luz a través de una capa de óxido de zinc, un componente común de las pinturas blancas. Estudiando el modo como el rayo de luz cambió al encontrarse con el material, produjeron un modelo numérico, una matriz de transmisión, que incluía 65.000 números describiendo la forma como esa capa afectaba la luz.
Usaron la matriz para dirigir un rayo de luz para pasar específicamente a través de la capa y enfocarse en el otro lado. Alternativamente, midieron la luz que emergía por el material opaco y emplearon la matriz para ensamblar la imagen de un objeto detrás.
En efecto, el experimento mostró que un material opaco podía servir como un elemento óptico de alta calidad comparable con los lentes convencionales, una vez se construye una matriz de transmisión muy detallada.
Foto cortesía.

Viernes: no hay excusa para no ejercitarse

No va más la acostumbrada excusa para no hacer ejercicio: no tengo tiempo. Una investigación publicada en The Journal of Physiology la deja sin piso.
El estudio, de científicos de la Universidad McMaster en Canadá, aporta a la creciente evidencia de los beneficios de un entrenamiento de intervalos de cortos periodos de alta intensidad como un sistema eficiente en tiempo y una alternativa segura a los tradicionales tipos de ejercicio moderado de larga duración.
¿Cómo así? Sí, para sorpresa, es posible ganar más haciendo menos. “Mostramos que el entrenamiento de intervalos no tiene que ser todo de una vez para ser efectivo”, dijo el profesor Martin Gibala. “Hacer 10 sprints de un minuto en una bicicleta estática con un minuto de descanso entre cada uno, tres veces a la semana, funciona tan bien en mejorar los músculos como varias horas de ejercicio convencional de larga duración en bicicleta”.
Se trata de hacer un número de cortas explosiones de ejercicio intenso con cortos periodos de descanso entre ellos. Los autores probaron en estudiantes que esto produce el mismo beneficio físico que el entrenamiento convencional de larga duración, y toma mucho menos tiempo. Además, increíblemente haciendo en realidad menos ejercicio.
Se ha sabido que el ejercicio mejora la manera como los músculos usan el oxígeno para quemar el combustible de la mitocondria, la microscópica fábrica de energía de las células, de modo que la persona puede realizar sus actividades diarias con mayor efectividad y sin fatiga.
Con el nuevo método, también se logra, siendo útil para personas cuyos médicos temen que hagan ejercicio prolongado y duro.

Electrónica delgadísima: qué elegancia

Un gran salto: científicos han saltado un gran obstáculo en sus esfuerzos por comenzar la producción comercial de una forma de carbono que podría rivalizar con el silicio por su potencial para revolucionar los artículos electrónicos, desde súper computadores a los teléfonos celulares.
Llamado grafeno, consiste de una capa de grafito 50.000 veces más delgada que un cabello humano con propiedades electrónicas únicas. El estudio apareció en el journal mensual ACS Nano Letters.
Víctor Aristov y colegas indicaron que el grafeno tiene el potencial de remplazar el silicio en los computadores de alta velocidad y otros dispositivos. Sin embargo, subsisten inconvenientes que tornan cara su producción, lo que deriva en un grafeno de baja calidad que no es práctico para aplicaciones de uso industrial.
Parece que Aristov y colegas desarrollaron un procedimiento simple para hacerlo más barato. Describen un grafeno de alta calidad sobre la superficie de tabletas del comercialmente existente silicio carbide (SiC) (silicio más carbono) para producir material con excelentes propiedades electrónicas.
Avances por todos lados.