Producen ratones en platos petri: ¿y humanos?

Si quiere unos bonitos ratones bebés no necesita una pareja de ratones adultos. Comience por un plato petri. Sí: luego de crear ratoncitos normales el año pasado mediante espermatozoides derivados de células madre, un equipo de científicos de Kyoto University logró lo mismo pero con óvulos creados en la misma forma, un avance que quizás podría ayudar en el futuro a parejas infértiles.

“Es un logro significativo que creo tendrá un impacto sostenido y duradero en el campo de la biología reproductiva y la genética”, indicó Amanda Clark, bióloga de células madre en la Universidad de California en Los Ángeles, citada por Science.

En ambos casos las células madre fueron embriónicas y células madre pluripotentes inducidas. Estas últimas son tomadas de embriones y las primeras son células de tejido adulto reprogramadas para actuar como células madre. En teoría ambas pueden producir todos los tipos de células del cuerpo, pero ha sido muy difícil convertirlas en células germinales, precursoras de espermatozoides y óvulos.

El grupo de Kyoto, encabezado por Mtitinori Saitou, encontró un modo que parece funcionar bien.

“Es remarcable que uno pueda producir oocitos capaces de alcanzar un desarrollo completo con las células madre embriónicas”, según Davor Solter, del Institute of Medical Biology en Singapur.

Para Clark el impacto inmediato será sobre la comprensión de los mecanismos moleculares involucrados en formar células germinales. Con un poco más de progreso, en palabras de Saitou, en el entendimiento de las complejas interacciones involucradas podrían allanar aún más el proceso.

Si se aplicara el avance en humanos, podría llevar a crear oocitos (célula germinal femenina que participa en la reproducción-óvulo inmaduro) de las células madres pluripotentes inducidas tomadas de mujeres infértiles. Pero para eso habrá que resolver tanto aspectos técnicos como… éticos, según Saitou.

Llevado al extremo, se podrían producir embriones humanos de líneas celulares y muestras de tejidos: humanos sin padres. Un tema biológico, ético y legal de serias implicaciones.

Más cerca del anticonceptivo masculino

Vale la pena insistir en esta noticia, pues ha sido de gran revuelo esta semana:

Científicos encontraron al fin un compuesto que puede ofrecer por primera vez la ansiada píldora anticonceptiva masculina libre de hormonas.

La revelación la hace un estudio publicado en el journal Cell, que revela que una pequeña molécula vuelve infértiles ratones, de modo reversible, sin afectar su desempeño sexual.

Cuando los animales dejaban de tomar la nueva forma de anticonceptivo, sus espermatozoides recuperaban su capacidad y podían concebir descendientes sanos.

“Este compuesto produce un decrecimiento rápido y reversible en el número de espermatozoides y en su movimiento con profundos efectos en la fertilidad”, dijo James Bradner, del Dana-Farber Cancer Institute, cabeza de la investigación.

Hasta ahora ha sido muy difícil lograr un anticonceptivo masculino en gran parte por la dificultad para cualquier droga de cruzar la barrera sangre-testículos, donde puede llegar hasta las células germinales.

Esta carencia de un anticonceptivo masculino es la causa de muchos embarazos no planificados.

A pesar de las opciones no muy agradables de contracepción masculina, cerca de un tercio de las parejas dependen de los métodos de control del hombre.

El compuesto, conocido como JQ1, fue desarrollado en el laboratorio de Bradner apuntándole a una proteína específica de los testículos denominada BRDT esencial en la fertilidad.

Cuando a los ratones se les daba la molécula inhibidora de BRDT, comenzaban a producir menos espermatozoides y los que producían no nadaban muy bien.

“Es una buena razón para estar entusiasmados sobre el bajo conteo de espermatozoides”, dijo Martin Matzuk, del Baylor College of Medicine, otro autor del reporte. Sus estudios confirmaron que JQ1 sí trabaja como un anticonceptivo efectivo.

Lo que es mejor: sus efectos son reversibles y sin consecuencias adversas para los niveles de testosterona de los animales y su comportamiento.

Tampoco parece que haya efectos adversos sobre los futuros descendientes.

“Desde el invento del condón no hay un método anticonceptivo reversible para machos”, anotó William Bremner, de la Universidad de Washington en Seattle, en un comentario adjunto a la publicación del estudio.

“Creemos que nuestros hallazgos pueden ser trasladados a los hombres entregándoles una estrategia novedosa y eficacia para la anticoncepción masculina”, dijeron los autores, advirtiendo sobre el alto grado de conservación entre las proteínas BRDT en humanos y ratones.

Para qué tener un gato verde

Los gatos ahora no son solo naranja, atigrados, blancos o negros. Hoy son verdes gracias a una técnica de ingeniería genética, por la cual pueden resplandecer en la oscuridad y aparecer verdes, según un estudio tendiente a estudiar moléculas que pueden silenciar el virus de la inmunodeficiencia felina.

Los científicos de la Clínica Mayo encabezados por Eric Poeschla, virólogo molecular, emplearon una técnica denominada transgénesis para otorgarles a los gatitos un sistema inmune fortalecido así como la posibilidad de mostrarse resplandecientes… en verde gracias a un gen de las medusas fluroescentes que les fue insertado.

Poeschla y colegas usaron un virus modificado para transferir un gen verde fluorescente a células germinales de gato. El marcador verde les permitió visualizar su objetivo central: una proteína derivada de micos, llamada TRIMCyp, una proteína protectora que se encuentra en humanos y micos pero no en gatos y que previene a los organismos de ser infectados con una enfermedad tipo VIH, el virus de la inmunodeficiencia felina.

Las células modificadas fueron fertilizadas e inyectadas en una gata adulta. De los 11 embriones implantados con éxito, 10 contenían los genes TRIMCyp y GFP (gen de la proteína fluorescente). “Casi toda la camada los portaba, de modo que no hay que examinar cientos de animales para hallar los transgénicos”, dijo Peschla a ScienceNow.

Luego de dos meses, nacieron cinco gatitos, de los cuales 3 sobreviven.

Cuando los científicos expusieron muestras de sangre de los gatos transgénicos, el virus nos e replicó bien, sugiriendo que esa proteína ofrece algún nivel de protección a los gatos.

Es la primera vez que el GFP se expresa con éxito en carnívoros. El método serviría para examinar otras proteínas antivirales que ayuden a los gatos contra el VIF, así como otros aspectos de la fisiología del gato. La corteza visual de los gatos está más relacionada con la de humanos que la de los ratones, por ejemplo, sugiriendo que los gatos podrían servir como modelos para estudiar esa parte del cerebro..

El VIF produce en los gatos los mismos efectos que el VIH en humanos, con múltiples enfermedades oportunistas. Ambos virus son muy similares, aunque el de una especie no le da a la otra.

El sida felino mata millones de gatos, principalmente poblaciones ferales

Los tres gatitos parecen verdes cuando una luz azul los baña. Esa coloración permite estudiar las moléculas que ayudarían a frenar el VIF.

El uso de gatos con estos fines podría alentar la creciente discusión sobre si es necesario emplear animales para investigación dado el sufrimiento que los estudios les acarrean, un asunto en boga en países como Estados Unidos, en donde se discute si aún se requieren todos los chimpancés que permanecen en centros de investigación.

Foto cortesía Clínica Mayo