Se abre esperanza para células madre

Células madre de ratón

Nueva esperanza para las células madre. Si bien no son la panacea y aún algunos estudios les encuentran problemas, pues no en todos los casos son conocidas las implicaciones a futuro, sí son una esperanza real contra muchas enfermedades que afligen una humanidad agobiada de por sí.

La Corte Federal de Apelaciones de Estados Unidos revisará una prohibición que evita la financiación oficia de la investigación sobre las células madre, lo que despejaría el camino para una mayor exploración sobre cómo funcionan y cómo deben ser manejadas para tratar un grupo de enfermedades.

La decisión ha sido aplaudida por la administración Obama y por investigadores en este campo.

“La reglamentación permite hacer investigación crítica, facultando a los científicos comparar las células madres embriónicas con otras formas de células madre, tales como las derivadas de células de la piel, y alentar potenciales terapias que salven vidas”, dijo ArnoldKriegstein, director de uno de los centros de investigación en esa temática acreditados, de la Universidad de California.

Una célula madre es una célula que tiene la capacidad de autorrenovarse mediante divisiones mitóticas o bien de continuar el camino de la diferenciación para la que está programada y por tanto, como define Wikipedia, producir células de uno o más tejidos maduros, funcionales y plenamente diferenciados en función de su grado de multipotencialidad.

Células madre pluripotentes: no, no, detente ahí

Hace dos o tres lustros, llegó un boom. Fue el de las células madre. Que podrían curar de todo. Y se comenzaron a usar febrilmente, en muchos casos sin estudios previos y, al final, con pocos resultados.

La semana pasada llegó una mala noticia. Dos estudios publicados en Nature reportaron que células adultas reprogramadas para comportarse como células madre, las llamadas células madre pluripotentes inducidas, contienen más mutaciones que las células normales, haciendo que su uso terapéutico sea más preocupante y menos probable.

Un estudio encontró un promedio de seis mutaciones en una sola base en cada una de las 22 líneas de esas células inducidas que fueron transformadas mediante distintos métodos. En el otro paper científico, se demostró que esas líneas tenían más variaciones en el número de copias (pequeños borrados o duplicaciones) que las células de la piel o las células madre que se derivan de estas.

Hace un mes, The Scientist publicó otro reporte que halló ‘puntos calientes’ en los genomas de células inducidas que no estaban reprogramados por completo, mostrando una diferencia fundamental entre las células inducidas y las células madre embriónicas naturales.

¿El acabose? Si bien los estudios deben ser replicados, los hallazgos significan, por ahora, que la carrera hacia remedios genéticos eficientes mediante el uso de aquellas células parar reparar funciones defectuosas o aliviar enfermedades se torna más lenta.

En la imagen, células madre. Cortesía U. de Michigan.