Producen ratones en platos petri: ¿y humanos?

Si quiere unos bonitos ratones bebés no necesita una pareja de ratones adultos. Comience por un plato petri. Sí: luego de crear ratoncitos normales el año pasado mediante espermatozoides derivados de células madre, un equipo de científicos de Kyoto University logró lo mismo pero con óvulos creados en la misma forma, un avance que quizás podría ayudar en el futuro a parejas infértiles.

“Es un logro significativo que creo tendrá un impacto sostenido y duradero en el campo de la biología reproductiva y la genética”, indicó Amanda Clark, bióloga de células madre en la Universidad de California en Los Ángeles, citada por Science.

En ambos casos las células madre fueron embriónicas y células madre pluripotentes inducidas. Estas últimas son tomadas de embriones y las primeras son células de tejido adulto reprogramadas para actuar como células madre. En teoría ambas pueden producir todos los tipos de células del cuerpo, pero ha sido muy difícil convertirlas en células germinales, precursoras de espermatozoides y óvulos.

El grupo de Kyoto, encabezado por Mtitinori Saitou, encontró un modo que parece funcionar bien.

“Es remarcable que uno pueda producir oocitos capaces de alcanzar un desarrollo completo con las células madre embriónicas”, según Davor Solter, del Institute of Medical Biology en Singapur.

Para Clark el impacto inmediato será sobre la comprensión de los mecanismos moleculares involucrados en formar células germinales. Con un poco más de progreso, en palabras de Saitou, en el entendimiento de las complejas interacciones involucradas podrían allanar aún más el proceso.

Si se aplicara el avance en humanos, podría llevar a crear oocitos (célula germinal femenina que participa en la reproducción-óvulo inmaduro) de las células madres pluripotentes inducidas tomadas de mujeres infértiles. Pero para eso habrá que resolver tanto aspectos técnicos como… éticos, según Saitou.

Llevado al extremo, se podrían producir embriones humanos de líneas celulares y muestras de tejidos: humanos sin padres. Un tema biológico, ético y legal de serias implicaciones.

Células madre pluripotentes: no, no, detente ahí

Hace dos o tres lustros, llegó un boom. Fue el de las células madre. Que podrían curar de todo. Y se comenzaron a usar febrilmente, en muchos casos sin estudios previos y, al final, con pocos resultados.

La semana pasada llegó una mala noticia. Dos estudios publicados en Nature reportaron que células adultas reprogramadas para comportarse como células madre, las llamadas células madre pluripotentes inducidas, contienen más mutaciones que las células normales, haciendo que su uso terapéutico sea más preocupante y menos probable.

Un estudio encontró un promedio de seis mutaciones en una sola base en cada una de las 22 líneas de esas células inducidas que fueron transformadas mediante distintos métodos. En el otro paper científico, se demostró que esas líneas tenían más variaciones en el número de copias (pequeños borrados o duplicaciones) que las células de la piel o las células madre que se derivan de estas.

Hace un mes, The Scientist publicó otro reporte que halló ‘puntos calientes’ en los genomas de células inducidas que no estaban reprogramados por completo, mostrando una diferencia fundamental entre las células inducidas y las células madre embriónicas naturales.

¿El acabose? Si bien los estudios deben ser replicados, los hallazgos significan, por ahora, que la carrera hacia remedios genéticos eficientes mediante el uso de aquellas células parar reparar funciones defectuosas o aliviar enfermedades se torna más lenta.

En la imagen, células madre. Cortesía U. de Michigan.