Vacuna prometedora contra la malaria

Un prometedor candidato a vacuna contra la malaria fue revelado por científicos de la Universidad de Oxford, confirmando de paso la utilidad de un descubrimiento reportado el mes pasado por investigadores del Wellcome Trust Sanger Institute, quienes identificaron un potencial talón de Aquiles del parásito que provoca la enfermedad.

La malaria, según el World Malaria Report 2010, mató alrededor de 780.000 personas en 2009, en su mayoría niños y mujeres preñadas. Es provocada por parásitos que son inyectados en la corriente sanguínea por mosquitos infectados, las hembras de varias especies de Anopheles.

La forma más letal es el Plasmodium falciparum, responsable de 9 de cada 10 muertes por malaria.

La vacunación es la manera más efectiva en cuanto a costo-beneficio para combatir la enfermedad, pero no hay ninguna vacuna en uso. Otro candidato a vacuna en ensayo en África presenta prometedores pero incompletos niveles de protección.

A comienzos de noviembre, una investigación publicada en Nature reveló que el P. falciparum depende de un solo receptor, conocido como basigin, en la superficie de las células rojas para invadir la célula. El parásito se pega una proteína, el antígeno RH5, al receptor, desbloqueando la entrada a la célula. Una vez en ella se replica y amenaza la vida de la persona.

Ayer en un estudio publicado en Nature Communications, un equipo de científicos del Jenner Institute de la Universidad de Oxford, encabezado por Simon Draper, junto a colegas del Wellcome Trust Sanger Institute y el Kenyan Medical Research Institute en Kilifi, Kenia, demostró que una vacuna que desarrollaron induce una respuesta de anticuerpos en modelo animal, capaz de neutralizar todas las cepas del parásito P. falciparum examinadas.

“El hallazgo inicial fue inesperado y cambió por completo la forma en la cual vemos cómo el parásito invade las células rojas”, expresó Gavin Wright, del Wellcome Trust, y coautor de ambos estudios. “Reveló lo que creemos que es el talón de Aquiles del parásito por la forma como invade las células y provee un objetivo para potenciales vacunas”.

Sandy Douglas, pasante del Wellcome Trust en Oxford, y autor principal del nuevo estudio, agregó que “creamos una vacuna que confirma el reciente descubrimiento y que genera una respuesta inmune en modelos animales capaces de neutralizar varis, sino todas, las cepas de P. falciparum”.

Los antígenos del parásito a menudo son muy diversos genéticamente, al ser obligados a evolucionar un paso antes que la acción del sistema inmunitario para evitar el reconocimiento por los anticuerpos.

Una esperanza que debe ser confirmada en humanos.

Foto de un mosco transmisor de malaria.

Una levadura sintética

La reescritura del código de la vida continúa su curso al anunciar científicos que dotaron células de levadura con cromosomas semisintéticos, la primera vez que se hace en un organismo eucariota o complejo, marcando el camino hacia una modificación mayor del genoma de estas células.

El estudio, publicado en Nature, sugiere que las cepas de levadura modificadas están tan sanas como la levadura natural.

“Parecen tan fantásticamente estables!”, dijo Andy Ellington, bioquímica de The University of Texas en Austin, no involucrada en el estudio, citada por Nature.

Las cepas contienen un sistema de autoensamblaje que borra genes.

El desarrollo podrá ser útil para la producción de combustible, medicamentos u otros químicos de interés. La meta del grupo es sintetizar todo el genoma de la levadura.

Al momento, se han construido y modificado genomas completos, pero de organismos simples como bacterias.

El mayor genoma sintetizado es el de la bacteria Mycoplasma mycoides, casi 1 millón de pares de bases de los cuales eran en su mayoría una réplica de la secuencia natural en un estudio publicado el año pasado.

También se han hecho cambios en escala genética en virus y se han removido elementos innecesarios a través de los genomas bacteriales.

Cuando se logre sintetizar más parte del genoma de la levadura, los investigadores podrán utilizar el sistema para estudiar la evolución y la especiación. Podrían borrar genes, por ejemplo, para determinar cuánto del genoma es necesario para la supervivencia o ver cuánto se necesita revolver el genoma para producir nuevas especies.

99-0 ganan los rinovirus

Resfriado. Con razón nos ataca tanto y a tantas personas. ¿Sabía que existen 99 cepas identificadas del resfriado común? Qué sorprendente número. Y andan regadas por el mundo.
Los investigadores, encabezados por Sthephen Liggett, creen que hay más que no han sido identificadas.
El problema es serio. Hay resfriados de poca monta. Otros en cambio conducen a infecciones en los oídos y pulmones o incluso derivan en asma.
Hasta hoy no ha habido mucho éxito en fabricar una medicina, pues las desarrolladas actúan sólo en unas personas y contra ciertas cepas, no en todos los casos.
Liggett y colegas completaron los genomas de todas las cepas conocidas de los rinovirus y crearon un árbol para comparar las secuencias y varios rasgos físicos de cada uno. Demostraron así que dos virus lejanamente relacionados, se pueden recombinar y producir una nueva cepa, informaron en Science.
La batalla se pierde.