Hallazgo en Europa enreda el origen de los humanos

Las huellas halladas en Creta. Foto Andrzej Boczarowski

Las huellas halladas en Creta. Muestran un pie tipo humano, don los dedos al frente. Foto Andrzej Boczarowski

Un nuevo hallazgo complica nuestro pasado. En Creta encontraron unas huellas de hace 5,7 millones de años, hechas por un homínino según los análisis.

De esa época solo se conocen homínidos y homíninos (rama diferente a los grandes simios) de África. Entonces, ¿de dónde venimos?

Si no se conoce todavía toda nuestra historia evolutiva con periódicos hallazgos de fósiles que replantean hipótesis o siembran más dudas, lo hallado en Creta confunden mucho más.

Desde el descubrimiento de los fósiles de Australopithecus en África oriental y del sur durante la mitad del siglo pasado, el origen del linaje humano se ha pensado en África. Algunos descubrimientos más recientes, como el pie tipo humano y la locomoción erguida, incluyendo las icónicas huellas de Laetoli en Tanzania de hace 3,7 millones de años, reforzaron la idea de que los homíninos no solo se originaron en África sino que permanecieron aislados allí varios millones de años antes de dispersarse por Asia y Europa.

El nuevo hallazgo sugiere un panorama mucho más complejo. Fue publicado en Proceedings of the Geologists’s Association.

El pie humano tiene una forma única, distinta a cualquier otro animal terrestre. La combinación de una planta larga, cinco dedos cortos estirado al frente, sin garras, y un dedo gordo que es más grande que los demás también es exclusiva.

Pie de hembra humana moderna. Cinco dedos que miran hacia adelante y una planta característica. Foto Pixabay

Pie de hembra humana moderna. Cinco dedos que miran hacia adelante y una planta característica. Foto Pixabay

 

El pie de nuestros parientes más cercanos, los grandes simios, se parecen más a una mano humana con un dedo gordo que se desprende hacia un lado. Las huellas de Laetoli, que se cree fueron hechas por Australopithecus, son muy similares a las de los humanos modernos salvo que el talón es más estrecho y la planta carece de arco. En contraste, el Ardipithecus ramidus, de hace 4.4 millones de años, hallado en Etiopía, el homínino más antiguo conocido con fósiles más o menos completos, tiene un pie tipo gran simio. Para quienes lo describieron, es un ancestro directo de homíninos posteriores, sugiriendo que entonces no había evolucionado el pie tipo humano.

Las nuevas huellas de Trachilos, Creta occidental, tienen una forma humana, en especial en los dedos. El dedo gordo es similar al nuestro en forma, tamaño y posición, y presenta una característica de la planta que no está presente en los grandes simios. Y la planta es proporcionalmente más corta que la de Laetoli pero tiene la misma forma general.

Parecen no quedar dudas, entonces, que esas huellas las hizo un homínino que caminó por Creta, algo más primitivo que el de Laetoli (ver la diferencia de edades). Fueron hechas en una playa de arena, quizás un pequeño delta de un río, mientras las de Laetoli se hicieron en ceniza volcánica.

Lo que las hace controversiales es la edad y ubicación”, según el profesor Per Ahlberg de Uppsala University, autor del estudio.

Con unos 5,7 millones de años, son más recientes que los homíninos más antiguos, Sahelanthropus de Chad y contemporáneas con el Orrorin de Kenya, pero más antiguas que las del Ardipithecus ramidus. Esto entra en conflicto con la tesis de que e A. ramidus es un ancestro directo de homíninos posteriores. Es más, hasta este año, todos los fósiles de homíninos de más de 1,8 millones de años (la edad de Homos tempranos de Georgia) eran de África.

Pero las huellas de Trachilos, están datadas con precisión con base en foraminíferos (microfósiles marinos) de lechos someros y profundos, más el hecho de que están justo debajo de una roca sedimentaria reconocida, que se formó cuando el mar Mediterráneo se secó brevemente hace 5,6 millones de años

Por coincidencia, según los autores, a comienzos de año otro grupo reinterpretó al primate Graecopithecus, de Grecia y Bulgaria, de hace 7,2 millones de años, como un homínino. De este solo se conocen dientes y mandíbulas.

En el tiempo en el que se hicieron las huellas de Creta, el Mioceno tardío, no existía el desierto del Sahara, los ambientes sabana se extendían del norte de África hasta el Mediterráneo oriental. Creta no se había separado de Grecia. Por eso no resultaría difícil que los homíninos hubieran estado por el sudeste europeo y por África, y dejaran sus huellas en una playa mediterránea que un día sería parte de la isla de Creta.

El descubrimiento desafía la narrativa establecida de la evolución humana temprana y probablemente generará debate. Si la comunidad científica sobre los orígenes humanos aceptará estas huellas como evidencia concluyente de la presencia de homíninos en el Mioceno en Creta, está por verse”, expresó Per Ahlberg.

Un paisaje demasiado complicado en el que, sin duda, faltan piezas.

A seguir excavando.

Mis 10 científicas de la semana

1. Se clarifica la materia oscura

Gracias al Alpha Magnetic Spectrometer, equipo del tamaño de un bus en la Estación Espacial Internacional se han detectado 400.000 eventos de positrones, antipartícula de los electrones, que podrían haberse originado cuando partículas y antipartículas de la materia negra se aniquilan, según la teoría. El hallazgo podría significar realmente la presencia de materia negra o podría tener su origen en los púlsares que existen en el plano de la galaxia. El anuncio lo hizo el nobel de Física Sam Ting.

2. Sesos para el cerebro

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, lanzó el proyecto Brain para estudiar y entender el cerebro humano con el objeto de poder aliviar algún día decenas de enfermedades mentales que consumen la vida de millones de personas. El case inicial son 100 millones de dólares a partir de 2014. Pese a todo lo que se ha avanzado, falta muchísimo por conocer de este órgano, maravilla de la evolución.

3. No me hueles a nada

Científicos reportaron que el pez pirata de Norteamérica utiliza un camuflaje no visto antes en la naturaleza, con lo cual obtiene clara ventaja sobre sus presas: al parecer emplea sustancias químicas para ocultar su olor y no ser detectado por escarabajos de agua ni ranas, sus presas favoritas. El estudio apareció en The American Naturalist.

4. Más, más y más viejos

Un cráneo de hace 7 millones de años hallado en el desierto Djurab en Chad sí habría pertenecido a nuestro más antiguo ancestro conocido a la fecha, bautizado como Sahelanthropus tchadensis, ejemplar conocido como Toumaï. Esto se deduce de un nuevo estudio por Thibaut Bienvenu y colegas, del College de Francia. La reconstrucción virtual reveló que poseía una capacidad craneana de 378 centímetros cúbicos.

5. A nadar, patos

La Nasa confirmó que la cobertura de hielo del Ártico es la quinta más reducida de los últimos 35 años, lo que confirma la tendencia al deshielo debido al calentamiento del planeta. Tras el invierno en el Hemisferio Norte, la extensión de hielo alcanzó 15,09 millones de kilómetros cuadrados, 374.000 kilómetros por debajo del promedio anual máximo de las últimas tres décadas.

6. Memoria meteórica

El grupo de Física y Astrofísica Computacional de la Universidad de Antioquia (Facom), el primero en revelar la trayectoria del meteorito de Chelyabinsk en Rusia, evento del 15 de febrero pasado, lanzó una campaña mundial para mantener la memoria de lo sucedido. Las personas pueden aportar fotos, videos, restos de la roca, con el fin de realizar la más completa investigación. Hace más de 100 años no se vivía un evento de esta clase, por lo que no ha podido ser bien analizado.

7. Batman y el sexo oral

Científicos indios reportaron el primer caso de sexo oral de macho a hembra en murciélagos, cunnilingus, según publicación en el journal Plos One. Podría tratarse de una conducta para prolongar la cópula y por tanto la motilidad de los espermatozoides, además de retirar el esperma de posibles rivales especularon los investigadores. El sexo oral de hembra a macho en murciélagos había sido reportado hace pocos años.

8. 100.000 millones de planetas

Astrónomos de la Universidad de Auckland en Nueva Zelanda propusieron un nuevo método para buscar planetas tipo Tierra. Se basa en el microlensado gravitacional. Phil Yock, principal autor, explicó que el telescopio espacial Kepler halla planetas tipo Tierra muy cercanos a su estrella, muchos de ellos muy calientes para tener vida, estimándose que hay unos 17.000 millones de esos planetas en la galaxia. Con la propuesta se busca hallar planetas a dos veces la distancia Tierra-Sol, creyéndose que podría haber unos 100.000 en la Vía Láctea, aunque hallarlos tardará su buen tiempo.

9. Curiosity se quedó solo

La llamada conjunción Marte solar ha hecho que el robot Curiosity quede solo sobre la fría superficie marciana. Dado que el Sol está interpeusto entre la Tierra y Marte, la Nasa suspendió comunicaciones con el robot. Y se mantendrá así por unas cuatro semanas. Es más por preocaución: que la interferencia solar no vaya a afectar una orden que se le de al robot. Este no se quedará quieto: estará haciendo ciencia en su sitio actual, Yellowknife Bay.

10. Cómo metérsele al VIH

Al investigar un paciente infectado con VIH científicos rastrearon el desarrollo de un anticuerpo efectivo para neutralizar varias cepas del virus según artículo presentado en Nature. Se espera que una vacuna que imite el proceso pdoría alimentarel desarrollo de tales anticuerpos efectivos contra el virus. Estos anticuerpos son muy escasos: apenas 20% de los positivos por el VIH los generan.

Un pariente del que ya no me acordaba

Parece que sí, que hace millones de años no en el este de África sino hacia el centro vagaban quienes fueron nuestros ancestros, los más antiguos conocidos.

Ese cráneo hallado en el desierto Djurab en lo que hoy es Chad en verdad pertenecería a una especie que vivió hasta hace 7 millones de años, bautizada tras el hallazgo como Sahelanthropus tchadensis.

Fue en 2002 cuando los cimientos de nuestros orígenes se removieron con el hallazgo. Toumaï, como se le llamó está muy cerca al punto en el que nuestro linaje se separó de esos que ahora vemos como simpáticos primos: los chimpancés.

Para algunos científicos, el cráneo debió haber pertenecido a unos simios, dados sus primitivos rasgos.

Un nuevo análisis, esta vez de la cavidad cerebral, apoya la idea de que sí se trató de un ancestro.

Thibaut Bienvenu y colegas franceses reconstruyeron la parte que revela la forma del cerebro. Como el fósil está distorsionado y relleno con una matriz mineralizada, lo reconstruyeron virtualmente mediante imágenes de rayos X en 3D por microtomografía sincrotrónica y con los datos corrieron un programa que les permitió remover esa matriz y corregir la distorsión en la pantalla.

Resultado: Toumaï tenía una capacidad craneana de 378 centímetros cúbicos, consistente con estimaciones previas, lo que lo coloca dentro del rango de capacidad craneana del chimpancé. La capacidad actual d ellos humanos es tres veces mayor.

Pese al tamaño, tiene otros rasgos homíninos.

En una presentación en la reunión anual de la Sociedad de Paleoantropología, Bienvenu reportó que la cavidad interna tenía lóbulos occipitales prolongados, un tallo inclinado y una corteza prefrontal expandida, entre otras características homíninas.

Para el investigador, el ejemplar ofrece una ventana única a las primeras etapas de la evolución cerebral humana y muestra evidencias de una reorganización del cerebro hacia la condición humana mucho antes de que el tamaño cerebral comenzara a expandirse.

Fuente: Scientific American

En la foto, el cráneo de Toumaï