Detectan nacimiento de estrella supermasiva

Dibujo del proceso de formación de una estrella. Cortesía Instituto de Astronomía

Dibujo del proceso de formación de una estrella. Cortesía Instituto de Astronomía

 

No se ha acabado de formar y ya es una grandulona. Es una estrella a 11.000 años luz de la Tierra que tiene hasta ahora unas 30 veces la masa del Sol y aún anda rodeada de materia de la nube molecular de la cual se forma. La estrella se denomina G11.92-0.61 MM1.

Para los astrónomos es una oportunidad de estudiar de primera mano la formación estelar. Las masivas jóvenes con más de 8 veces la masa solar son más difíciles de estudiar: mueren más jóvenes y de hecho son minoría en nuestra galaxia, la Vía Láctea, y están más alejadas.

Una estrella como el Sol se forma en pocos millones de años, pero una gigante en solo 100.000, explicó John Ilee, cabeza del estudio, del Instituto de Astronomía en Cambrigde. Estas además consumen más rápido su material y mueren rápido.

Los astrónomos lograron ver el disco de material que rodea la joven naciente, considerada una protoestrella (protostar).

Por eso las miradas seguirán sobre esta estrella, que puede aportar datos al entendimiento de la formación estelar.Próximamente con la red Alma en Chile, que permitiría ver si tiene compañeros en las cercanías o si se están formando planetas. 

El estudio apareció en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

¡Bienvenidos!: 5 nuevas especies de animales

Hembra y macho. Fotos Zookeys

Cinco nuevas especies fueron agregadas al conocimiento en distintas publicaciones y en verdad hay algunas llamativas.

1. La araña mariquita: Así podría llamarse la nueva especie de Eresus hermani, una araña con pintada como para una fiesta de disfraces. Fue publicada en Zookeys y hallada en Hungría. El macho tiene marcas negras y rojas en el abdomen. Los machos tienden a ser más pequeños, de 3,4 milímetros, mientras las hembras miden unos 8,2 milímetros. Las hembras no son tan coloridas como los machos.

2. Lagartos: dos nuevas especies fueron halladas en Chile. Liolaemus scorialis, mide unos 16,5 centímetros y deriva su nombre del lugar donde habita, las rocas ígneas del volcán Antuco. Tiene unos anillos en su cola y una banda café oscura por el hombro. También fue publicado en Zookeys.

El otro lagarto es Liolaemus zabalai. Mide unos 18,3 centímetros y vive entre las plantas en el suelo arenoso del volcán. Es omnívoro pero come más que todo plantas.

3. Un nuevo cangrejo de coral de menos de 1 centímetro incluyendo sus tenazas, hallado en Malasia e Indonesia. Las hembras tienen doble tamaño que los machos y son muy grandes para salir de sus guaridas, por lo que viven atrapadas. Los machos sí pueden salir. Otra publicación de Zookeys.

4. Una rana René: en Costa rica se encontró la nueva especie, muy parecida a la famosa rana René. Mide 2,5 centímetros. Se le denominó Hyalinobatrachium dianae y es otra rana de cristal, por su transparencia. Tiene piel verde y ojos blancos salidos. Fue identificada por su voz. Apareció publicada en Zootaxa.

5. Un escorpión: el análisis de un escorpión macho en una caverna en Vietnam permitió ver que era una nueva especie. Es el Alloscorpions troglodytes, que vive a unos 60 metros dentro de la cueva. Mide unos 21 centímetros y es diferente a los demás de su género: cuerpo más pequeño y pinzas elongadas. Fue descrito en Zookeys.

Hallan organismo que nunca ha evolucionado

Que todo cambia no parece ser cierto. No, al menos para un microorganismo que ha permanecido igual durante ¡2.300 millones de años!

Científicos reportaron su hallazgo en Proceedings of the National Academy Of Sciences la mayor ausencia de evolución jamás reseñada. Se observa en un microorganismo de las profundidades marinas, una situación que de todas maneras está en la teoría de la evolución de Charles Darwin.

Piedra donde se encuentran microorganismos con 1.800 millones de años. Cortesía UCLA

Los investigadores analizaron unas bacterias de azufre de 1.800 millones de años de antigüedad, preservadas en rocas de la costa occidental de Australia.

Con tecnología de punta encontraron que parecían iguales a unas bacterias de la misma región de hace 2.300 millones de años. Ambos grupos son indistinguibles de las bacterias modernas que se hallan en el lodo afuera de las costas de Chile.

Es impactante que la vida no haya evolucionado en 2.000 millones de años, casi la mitad de la historia de la Tierra, según J. William Schopf, profesor de la Universidad de California que encabezó la investigación.

Pese a todo, esto concuerda con la teoría de la evolución: es una regla de la biología que los organismos no evolucionan a menos que los ambientes físico o biológico cambien y los ambientes en los cuales viven esos microorganismos han permanecido sin cambios en los últimos 3.000 millones de años.

“Son microorganismos muy bien adaptados a su simple y muy estable ambiente físico y biológico”, dijo.

Los fósiles analizados datan de cuando hubo un aumento sustancial en los niveles de oxígeno en la Tierra, el evento de la Gran Oxidación, que se cree ocurrió hace 2.200 a 2.400 millones de años. Un evento que produjo además un dramático incremento en sulfatos y nitratos, los únicos nutrientes que requerían para sobrevivir en su ambiente de agua salada, que les permitió a las bacterias.

Makemake un planeta enano sin atmósfera

Planetas como los entienden los astrónomos tenemos 8, pero hay otra categoría bien llamativa: planetas enanos.

Más allá de Plutón hay varios que reciben atención, que viven en el cinturón de Kuiper. Uno es Makemake, en el que se acaba de hacer un descubrimiento: no tiene atmósfera.

Makemake es 2/3 el tamaño de Plutón y orbita más lejos que este pero menos lejos que Eris, el más masivo de los llamados planetas menores: se mueve a una distancia entre 38 y 53 unidades astrónomicas. Una unidad es la distancia Tierra-Sol, cerca de 150 millones de kilómetros.

Astrónomos esperaban que tuviera una atmósfera similar a la de Plutón, pero no, no tiene una atmósfera importante.

Loas astrónomos encabezados por José Luis Ortiz del Instituto de Astrofísica de Andalucía en España, usaron tres telescopios del Observatorio Austral Europeo en los Andes chilenos para observar al planeta cuando pasó frente a una lejana estrella.

Dada la distancia a la Tierra es difícil conocer muchos detalles de este planeta enano. Al pasar delante de la estrella se pudo precisar que carece de atmósfera. Makemake no tiene satélites

“Plutón, Eris y Makemake están entre los ejemplso más notables de cuerpos helados que viven lejos del Sol”, dijo Ortiz.

Este cuerpo, nombrado inicialmente como 2005 FY9 fue descubierto unos pocos días tras la pascua de 2005, recibiendo el sobrenombre de conejo de pascua (Easterbunny), pero en 2008 recibió su nombre oficial: Makemake, creador de la humanidad y dios de la fertilidad para los habitantes de la isla de Pascua.

Otros datos de Makemake son: su densidad es de 1,7 +- 0,3 gramos por centímetro cúbico, de lo que se deduce tiene forma oblonga, con ejes de 1.430 +- 9 kilómetros por 1.502 +- 45 kilómetros.

Dibujo de cómo debe verse el Sol desde Makemake, cortesía ESO.

Hallan planeta que podría tener vida

A 50 años luz de nosotros, hacia la constelación del Dorado, reside Gliese 163c, un planeta más grande que la Tierra, unas 7 veces más masivo, orbitando cerca del borde interno de la llamada zona habitable, dijeron científicos.

Es decir: podría albergar la vida según las estimaciones iniciales.

El hallazgo fue reportado por Thierry Forveille, del Observatorio de Grenoble en Francia. Dependiendo de su composición y del aislamiento que posea su atmósfera, el planeta podría soportar la vida.

“Diría que es un planeta habitable”, dijo Raymond Pierrehumbert, de la Universidad de Chicago. Es improbable que experimente algún tipo de efecto invernadero que lo caliente para impedir la posibilidad de vida.

Forveille y colegas encontraron el planeta buscando oscilaciones en la estrella madre con un telescopio en Chile. Los astrónomos calculan que Gl 163c, como se denomina el planeta, recibe 30 a 40% más energía que lo que recibe la Tierra del Sol. Como el radio del planeta es desconocido, no está claro de qué está hecho, pero los científicos especulan que es una mezcla de rocas y agua.

Gliese 163 es una estrella enana tipo M, más pequeña y menos brillante que el Sol, y alberga al menos 2 planetas. El interno, Gl 163b, tiene 11 veces la masa terrestre y completa un giro cada 8,6 días; un poco más afuera está Gl 163c, con 7 masas terrestres y un giro cada 25,6 días. Y hay un tercer planeta potencial, de 20 masas terrestres, mucho más alejado, con un periodo orbital de 669 días.

Astrónomos creen que buscar planetas habitables en torno a enanas M podría ser una forma rápida de hacer otra Tierra. “Es más fácil hallar y seguir un planeta del tamaño de la Tierra en la zona habitable de una estrella enana M”, expresó Courtney Dressing, del Harvard-Smithsonian Center for Astrophysics.

Estas estrellas son más pequeñas, por lo que planetas tipo Tierra serían más fáciles de hallar: producen un mayor jalón sobre la estrella y una mayor reducción del brillo. Y las enanas M son comunes, casi el 80% de las estrellas en el vecindario.

Por eso existe un buen chance de que la sonda Kepler pudiera encontrar un planeta como el nuestro alrededor de una enana de esas dentro de un radio de 75 años luz de nosotros, dijo Dressing.

“Esto nos motiva más para mirar planetas tipo Tierra alrededor de las estrellas más pequeñas, dijo la astrónoma.

Dibujo cortesía

El pique del ají ayuda a la salud del corazón

No importa que le pique mucho con tal que le lata bien. Sí: el ají es un alimento benéfico que podría proteger contra la causa número uno de muerte en el mundo desarrollado: el corazón.

Ante la American Chemical Society, científicos presentaron un estudio enfocado a la capsaicina y sus feroces y calientes parientes, la familia de picantes denominados capsaicinoides. Eso que les da a jalapeños y habaneros y otros ajíes su calor, la capsaicina, ha sido usado ya en medicina en cremas para la piel que tratan dolencias como la artritis y algunos dolores.

Investigaciones pasadas sugerían que alimentos con chiles podían bajar la presión arterial, reducir el colesterol y disminuir la tendencia a formación de coágulos.

“Nuestra investigación refuerza y expande el conocimiento acerca de cómo obran esas sustancias en los chiles para mejorar nuestra salud”, dijo Zhen-Yu Chen, quien presentó el estudio.

“Ahora tenemos un retrato más claro y detallado de su efecto en genes y otros mecanismos que influyen en el colesterol y la salud de los vasos sanguíneos”.

El grupo encontró, por ejemplo, que la capsaicina y un químico pariente mejoran la salud del corazón de dos maneras: menores niveles de colesterol reduciendo su acumulación en el cuerpo, aumentando su descomposición y excreción en las heces. También bloquean la acción de un gen que hace contraer las arterias, restringiendo el flujo sanguíneo al corazón y otros órganos. Al bloquearlo, permite que fluya más sangre a través de loas vasos sanguíneos.

“Concluimos que los capsaicinoides eran benéficos al mejorar un amplio rango de factores relacionados con la salud del corazón y los vasos sanguíneos”, dijo Chen, profesor de la Universidad de Hong Kong.

“Pero no recomendamos que la gente comience a consumir chiles en exceso. Una dieta buena es asunto de balance. Y los chiles no son sustitutos de los medicamentos prescritos por el médico. Pueden ser un buen suplemento para quienes hallen agradable el sabor caliente”.

El estudio fue hecho en hámsteres.

La nebulosa de la Hélice revela nuevos detalles

Una nueva imagen de la sorprendente nebulosa de la Hélice fue tomada por el telescopio Vista del Observatorio Paranal en Chile. Tomada en infrarrojo revela tiras de frío gas nebular invisible a las imágenes en luz visible y presenta un rico trasfondo de estrellas y galaxias.

Esta nebulosa es una de las más cercanas y más destacables ejemplos de una nebulosa planetaria. Se halla hacia la constelación de Acuario a unos 700 años luz de la tierra.

Este extraño objeto se formó cuando una estrella tipo Sol estaba en los últimos trances de su vida. Incapaz de mantener sus capas externas, lentamente lanzó las cubiertas de gas que constituyen la nebulosa.

Hoy se halla en un proceso evolutivo para convertirse en enana blanca y aparece como el pequeño punto azul en el centro de la imagen.

La nebulosa en sí es un objeto complejo compuesto de polvo, material ionizado y gas molecular, dispuestos en un bello patrón como una flor y destellando en el feroz resplandor de luz ultravioleta que proviene de la estrella central.

El anillo principal es de unos dos años luz de longitud, casi la mitad de la distancia entre nuestro Sol y la estrella más cercana, pero el material de la nebulosa se expande hasta al menos 4 años luz.

Foto cortesía ESO

Chorro de gas cae en agujero negro

Astrónomos captaron un chorro de gas que cae hacia un lugar de donde no podrá salir, al menos con el conocimiento que tenemos hasta ahora: un agujero negro.

El chorro se dirige hacia el agujero en el centro de nuestra galaxia, Sagitario A, que pesa algo así como 4 millones de veces nuestro Sol y que se encuentra a 27.000 años luz de nosotros. Un agujero negro alrededor del cual toda la galaxia gira, incluso nuestro Sol, que tarda 230 millones de años en dar el giro completo.

Stefan Gillessen y Reinhard Genzel, del Max Planck Institute, mediante el Gran Telescopio de la ESO en Chile, observaron en infrarrojo el centro de la galaxia y descubrieron el chorro de gas, descartando que se trate de una estrella dado que esta aparecería más brillante a esa longitud de onda.

El hallazgo aparece publicado en Nature.

Dibujo del gas hacia el agujero negro cortesía ESO.

Plutón tiene un hermano: Eris

Donde el frío es eterno y el tiempo pasa sin que nadie lo note, astrónomos lograron medir con mayor precisión el tamaño de un planeta enano, Eris, situado hoy a 95 veces la distancia Sol-Tierra: 14.250.000.000 kilómetros.

El resultado: Eris es similar en tamaño a Plutón.

Fue en noviembre de 2010 cuando este cuerpo, habitante del Cinturón de Kuiper, pasó delante de una estrella tenue que le sirvió de fondo, un evento llamado ocultación, una manera poco común pero segura para medir el tamaño de un cuerpo lejano del Sistema Solar.

Desde 26 sitios alrededor del planeta se intentó observar la ocultación siguiendo el camino previsto de la sombra del planeta enano, pero sólo dos lo lograron, ambos en Chile y uno fue el Observatorio La Silla de la ESO. El otro fue San Pedro de Atacama.

Los telescopios registraron una caída repentina en el brillo cuando Eris bloqueó la luz de la lejana estrella.

La combinación de los datos reveló que Eris casi tiene forma esférica.

Este cuerpo fue encontrado en 2005. Su descubrimiento fue una de las razones que motivó una nueva clase de objetos llamados planetas enanos y la reclasificación de Plutón al pasar de planeta a planeta enano en 2006. Eris se halla hoy tres veces más lejos del Sol que Plutón.

Las primeras observaciones sugerían que Eris era quizás un 25% más grande que Plutón, con un diámetro estimado de 3.000 kilómetros.

La medición realizada en noviembre de 2010 determinó que en verdad su diámetro es de 2.326 kilómetros, con una precisión de 12 kilómetros, lo que sugiere que su tamaño se conoce con mayor precisión que el de Plutón, cuyo diámetro ha sido estimado entre 2.300 y 2.400 kilómetros.

En realidad el diámetro de este es más difícil de medir por la presencia de una atmósfera que hace que su borde sea imposible de detectar directamente por medio de ocultaciones. El movimiento del satélite Disnomia de Eris, según un comunicado de prensa de la ESO, se usó para estimar la masa del planeta enano: es 27% más pesado que Plutón. Y al efectuar la combinación con el diámetro se pudo obtener su densidad: es de 2,52 gramos por cm3.

Emmanuel Jehin, quien participó en el estudio, explicó que “esta densidad significa que Eris es probablemente un gran cuerpo rocoso cubierto por una capa relativamente delgada de hielo”.

Su superficie resultó muy reflectante, al punto de reflejar el 96% de la luz que le llega, o sea más brillante que la nieve fresca, siendo entonces uno de los cuerpos más reflectantes del Sistema Solar, junto con la luna Encelado de Saturno.

Quizás esa superficie está compuesta por hielo rico en nitrógeno mezclado con metano congelado, revistiendo la superficie con una capa de hielo delgada y reflectante de menos de un milímetro de espesor.

Ese hielo puede convertirse en gas a medida que Eris alcanza su punto más cercano al Sol, a una distancia de 5.700 millones de kilómetros.

En el dibujo cortesía de ESO se aprecia cómo debe lucir Eris con su luna Disnomia.

Qué cosas tan curiosas

Uñas y cáncer. Las uñas de los pies podrían ser muy útiles para… ¡evaluar el riesgo de cáncer de pulmón! Bueno, al menos en fumadores. Esto, gracias a los niveles de nicotina que se acumulan en las uñas de bajo crecimiento. Un análisis de pedazos de uña de 850 personas durante 12 años reveló que aquellas con los más altos niveles de nicotina en sus uñas eran 3,5 veces más probable de tener un diagnóstico de cáncer de pulmón que aquellos con niveles bajos, según un estudio en el American Journal of Epidemiology. Más que curioso.

Caja negra. Una caja negra la tienen todos los aviones. Pero… ¿y las naves espaciales? Buen punto. Por eso se acaba de diseñar una, que fue probada a bordo del módulo japonés de carga HTV2. Tras desligarse de la Estación Espacial Internacional, el módulo se desintegró y la caja negra fue expulsada. Cayó en algún punto del océano Pacífico entre Chile y Nueva Zelanda. Sobrevivió el reingreso a la atmósfera, por lo que los técnicos se mostraron muy esperanzados en este útil dispositivo.

Cuando el trasbordador Columbia se desintegró tras reingresar a la atmósfera, de los cerca de 700 sensores se pudo saber que por un resquebrajamiento ingresó plasma a una ala, derritiéndose luego y produciendo el desastre en el que murieron 7 tripulantes.

La caja negra inventada, REBR, suministrará todos los datos de las naves. No será recuperada del océano. No. Cuando caiga, transmitirá toda la información a la red de satélites de comunicación Iridium. Curioso.

Temor a las alturas. Si usted padece acrofobia, el temor a las alturas, una fobia tan sentida que la persona no es capaz ni de pararse en una simple silla, podría tener una ayuda a la mano.

Una dosis adicional de la hormona del estrés podría serle muy útil, al menos en palabras de Dominique Quervain, de la Universidad de Basilea en Suiza.

Es común que personas con alguna fobia sean tratadas exponiéndolas a lo que les causa el temor. La idea es que si se aprendió una fobia, se puede reducir su intensidad aprendiendo que no hay nada que temer.

Una nota en New Scientist indica que experimentos con animales sugieren que cortisola, una hormona humana en respuesta al estrés, ayuda a aumentar ese aprendizaje. Y para examinar si era útil, Quervain se las suministró a 40 personas con acrofobia antes de someterlos a un programa de desensibilización de situaciones vertiginosas crecientes exhibidas mediante un dispositivo virtual.

A los tres días de dada la dosis, esas personas sintieron mucho menos miedo de alturas virtuales y reales medido por cuestionario y exámenes de conductancia en la piel. La diferencia se mantenía al mes. El estudio fue publicado en proceedings of the National Academy of Sciences. Bien curioso.

Viento y montañas. Una razón más para no subestimar el viento. Sabido es que destruye todo lo que encuentra a su paso cuando adquiere altísima velocidad. Seca y reseca, también. Bueno: el viento no deja crecer las montañas. Un estudio de la Universidad de Arizona en Asia Central en la cuenca Qaidam, reveló que allí debería haber una montaña, pero lo que hay son pilas de arena. “Nadie había pensado que esto fuera posible”, dijo el profesor Kapp, vinculado a la investigación. Eso no está en los textos, en donde los ríos y los glaciares figuran como las fuerzas que moldean las montañas en términos de quebrar el material que las compone.

12