Así reacciona el cerebro adolescente a los ‘likes’ en redes sociales

Foto Wikipedia commons

Foto Wikipedia commons

La recompensa de las redes sociales: un estudio publicado en Psychological Science encontró que los mismos circuitos cerebrales activados al comer chocolate o al ganar dinero, se activan en los adolescentes cuando ven gran cantidad de ‘likes’ en sus fotos o en las fotos de sus amigos en una red social.

Un estudio que se hizo mediante escaneo cerebral d ellos muchachos.

A los 32 adolescentes de 13 a 18 años se les pidió participar en una pequeña red social tipo instagram. Luego les mostraron 148 fotografías en un computador durante 12 minutos, incluyendo 40 que cada uno había entregado, y se analizó su actividad cerebral mediante imágenes de resonancia magnética funcional.

Cada foto mostraba también el número de ‘likes’ que supuestamente había recibido de otros participantes, pero en verdad fue asignado por los investigadores.

Cuando veían sus propias fotos con un gran número de ‘likes’, observamos actividad en varias regiones cerebrales”, dijo Lauren Sherman, investigadora del Centro de Medios Digitales de Niños de la Universidad de California en Los Ángeles.

Una regio´n muy activa fue una parte del estriado llamada núcleo accumbens, integrante del circuito de recompensas del cerebro. Se cree que este es muy sensible durante la adolescencia.

También se observó con los ‘likes’ activación de regiones conocidas como las regiones sociales y otras relacionadas con la atención visual.

Para decidir si dar clic en una foto que les gustaba, los adolescentes eran muy influenciados por el número de otros likes que tenía la imagen.

Los adolescentes vieron fotos neutras, como de alimentos y amigos, y otras riesgosas, como de cigarrillos, alcohol y adolescentes con ropas provocativas. Para los 3 tipos, incluyendo las propias, era más probable que les dieran like si tenían ya otros likes.

Cuando miraban las riesgosas en comparación con las neutras, mostraban menos activación de áreas asociadas con el control cognitivo y la inhibición, incluyendo la corteza cingulada dorsal anterior, las cortezas prefrontales bilaterales y las cortezas laterales parietales, que son regiones relacionadas con la toma de decisiones y que pueden inhibirnos de participar en ciertas actividades o nos dan luz verde para seguir.

Ver fotos que implican una conducta riesgosa parece reducir la actividad en las regiones que ponen freno, debilitando tal vez el filtro ‘tenga cuidado’ en los adolescentes.

10 noticias científicas de la semana (27-1)

1. ¡Infectados!

El número de brotes de enfermedades infecciosas en humanos se ha multiplicado por 4 en el periodo 1980-2013 de acuerdo con un reporte presentado en el Journal of the Royal Society Interface. Los científicos rastrearon 12.102 brotes de 215 enfermedades infecciosas en 229 países. Bacterias, virus, enfermedades zoonóticas y aquellas causadas por transmisión de vectores responden por la mayoría de los brotes.

2. Bendito chocolate

Recordar dónde quedó el auto o reconocer a alguien no es fácil cuando se envejece, una pérdida asociada al debilitamiento del giro dentado, una región del hipocampo en el cerebro. Científicos reportaron en Nature Neuroscience que ese funcionamiento puede ser mejorado parcialmente consumiendo epicatechina y otras moléculas de flavonoles presente en el chocolate. El estudio se hizo con 37 participantes de 50 a 69 años de edad.

3. Los genes del mal

Dos genes relacionados con conductas criminales violentas como homicidios e intentos de homicidio fueron descubiertos por investigadores de Finlandia según un artículo publicado en Molecular Psychiatry. Estas variantes se encontraron un cerca del 10% de los condenados por delitos graves. Al comparar con otras personas condenadas por actos no violentos no se encontraron en ellos las dos variantes.

4. El parásito esquizofrénico

Aunque desde hace tiempo se ha dicho que el parásito Toxoplasma gondii, que solo completa su ciclo en los gatos, es responsable de casos de esquizofrenia, los hallazgos han sido cuestionados. Ahora un estudio en Preventive Veterinary Medicine sugiere que 1/5 de los casos sí son producidos por el parásito, que entra a los humanos vía ingestión de carne de animales infectados y mínimamente por contacto directo con heces de los gatos que portan el parásito.

5. La genética del autismo

Cosa complicada: dos grandes estudios sobre el autismo involucrando más de 50 laboratorios en el mundo, detectaron docenas de nuevos genes implicados en el autismo. Mutaciones raras en ellos, se demostró, afectan las comunicaciones en el cerebro y comprometen mecanismos biológicos fundamentales que dirigen si, cuándo y cómo se activan los genes. Ambos estudios aparecieron en Nature.

6. Polvo para los planetas

Con la red Alma (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) en Chile, astrónomos detectaron una corriente de gas y polvo cayendo desde un masivo disco externo hacia un sistema binario de estrellas que podría incidir en un segundo disco para la formación de planetas. Una de las raras veces en que se observa el proceso de formación. El sistema, GG Tau-A se encuentra a unos 460 años luz de la Tierra hacia la constelación Tauro.

7. Un estómago miniatura

Mediante células madre pluripotentes científicos generaron en laboratorio tejido estomacal tridimensional y funcional, lo que permitirá el estudio de diferentes enfermedades asociadas con ese órgano como la infección por Helicobacter pylori. El estudio fue publicado en Nature. El desarrollo allana el camino además para producir otros órganos como pulmones y páncreas. No se habían generado hasta ahora células gástricas a partir de las células madre pluripotentes.

8. Mundos entrometidos

En un estudio publicado en Physical Review X científicos de la Universidad Griffith indicaron que los universos paralelos que sustentan algunas teorías de verdad existen pero no actúan de modo independiente como se ha creído sino que interactúan, influenciándose sutilmente, lo que ayudaría a explicar ciertos aspectos extraños de la mecánica cuántica. En el modelo caben mundos que serían similares al nuestro, otros no.

9. Salamandras amenazadas

Muchas especies de ranas en el planeta están amenazadas por un hongo. Muchas desaparecerán. Ahora un estudio en Science llamó la atención sobre otro caso: el hongo que mata las salamandras, identificado en Europa el año pasado pero que puede extenderse a otras regiones del planeta. El hongo de origen asiático B. salamandrivorans invade con rapidez la piel del reptil, vital para la respiración.

10. La capa del viejo ozono

El agujero en la capa de ozono sobre la Antártica alcanzó su pico máximo anual el 11 de septiembre reveló la Nasa. El tamaño este año fue de 24,1 millones de kilómetros cuadrados o 376 veces el área de Antioquia. En total, el agujero es menor a lo observado durante el periodo 1998-2006 y es similar al d ellos años 2010, 2012 y 2013. El agujero se expande durante los meses de agosto y septiembre.

Bueno, ¿y entonces el vino rojo y el chocolate qué?

No el vino tinto ni el chocolate alargan la vida y tampoco previenen enfermedades cardiovasculares ni el cáncer.

Eso a la luz de un nuevo estudio de científicos que analizaron los efectos de una dieta rica en resveratrol, el compuesto hallado en aquellos productos y en las fresas.

El compuesto ha recibido mucha atención luego que estudios en el pasado presentaran evidencias de una protección contra aquellos males.

Esos beneficios no parecen soportar el paso del tiempo, explicó el profesor Richard D. Semba, de la escuela de Medicina en la Universidad Johns Hopkins y cabeza del nuevo estudio presentado en el journal Jama Internal Medicine.

Pese a los resultados, Semba dice que el consumo de vino rojo y chocolates reduce la inflamación en algunas personas y parece proteger el corazón, pero que la acción podría provenir de otros polifenoles o sustancias hallados en esos productos.

El estudio no incluyó personas que ingerían suplementos de resveratrol.

Esta sustancia se encuentra también en buena cantidad en las uvas, maní y ciertas raíces asiáticas. Su fama ha sido alentada por estudios que documentaron propiedades antiinflamatorias en ciertos organismos pequeños y extensión de la vida en ratones alimentados con una dieta alta en calorías con ese compuesto.

Y la paradoja francesa, sobre la baja incidencia de enfermedad coronaria en una población que consume mucho colesterol y grasas saturadas ha sido atribuida al alto consumo de resveratrol y otros polifenoles.

Un estudio que pone más carne en el asador.

Los cubiertos cambian el sabor de los alimentos

No es por incomodidad o no. Es por puro sabor. Los cubiertos con los que usted coma, cambian el sabor del alimento. Sean de plástico o de metal le dan su toque, tal cual hace un chef.

Si quiere que la comida sea más sana, no solo reduzca la sal. Trate de servirla con un cuchillo.

Los cubiertos pueden hacer que la comida agradable y sana sepa un poco más salada y menos saludable. Eso dice un nuevo estudio.

Así, los quesos saben más salados cuando se comen con un cuchillo y el yogur más denso cuando se come con una cuchara de plástico. El estudio fue publicado en el journal Flavour.

“Esto lo hemos ignorado, la cubiertería tiene un impacto en los alimentos que ingerimos”, dijo Charles Spence, coautor del estudio, sicólogo de la Universidad de Oxford en el Reino Unido.

Quizás este hallazgo conduzca a la elaboración de utensilios que ayuden a comer más sano, por ejemplo dándole a la persona la misma sensasión salada que obtienen de las comidas procesadas pero con menos sal.

“La idea sería usar estas pistas para reducir el contenido real de ingredientes menos saludables dando la impresion sicológica de sal o dulce sin las consecuencias negativas”, dijo a LiveScience.

Distintos estudios sugieren que el disfrute de la comida se relaciona con varios factores más allá del sabor real del plato.

Un estudio de 2011 halló que los platos blancos hacen que la comida sepa más gustosa mientras otro encontró que el chocolate caliente sabe mejor en pocillos de color naranja. Y otra investigación ha mostrado que todo, desde el precio de una botella de vino al tamaño de una taza, afecta la experiencia de comer.

En el estudio, Spence y su colega Vanessa Harrar condujeron tres experimentos donde participantes calificaban yogures, el color de los utensilios con los que los comían (la cuchara azul hacía más salado el yogur rosado, los otros colores no tenían efecto), y el sabor salado de un queso comido con tenedor, cuchara, palillo o un cuchillo (servido con este era más salado según los participantes).

¿Por qué? No se sabe. Pero a chefs e investigadores de alimentos les serviría esta información.

Escoja utensilio. Y color.

Lo pequeño también llena

Más y más investigaciones muestran que en comer de más la sicología juega un papel bien importante. Las costumbres, por ejemplo, parecen dominarnos a la hora de comer y de comer de más.

¿Cuánto chocolate debe usted comer para sentirse satisfecho? Mucho menos de la mitad de lo que se acostumbra, según un reciente estudio de Cornell University sobre los llamados antojos o snacks.

Con pedazos de chocolate, torta de manzana y tajadas de papa, Ellen van Kleef, Mitsuru Shimizu y Brian Wansink diseñaron un estudio para determinar si cuando a las personas se les daba una menor porción se sentirían hambrientas o satisfechas a los 15 minutos.

Se examinaron dos grupos con diferentes tamaños de porciones. A uno se le dio 100 gramos de chocolate, 200 de la torta y 80 de las papas, todos algo más que la porción recomendada. Equivalía 1.370 calorías de alimentos golosina.

Al otro se le dieron 10, 40 y 10 gramos respectivamente, para 195 calorías. A cada grupo se le permitió que tomara el tiempo necesario para comérselos.

Tras las preguntas que se les hicieron luego, los resultados mostraron que las porciones pequeñas son suficientes para brindar una satisfacción tal como las más grandes.

Esto refleja la importancia del tamaño de las porciones. Mientras las más grandes derivan en mayor ingestión de comida, las más pequeñas proporcionan igual satisfacción y sensación de llenura.

Y las más pequeñas conducen a menos hambre y deseo de comer que ayudaría a limitar la ingestión diaria de comida.

¿Interesante, no? Otra cosa es lograr que eso se vuelva costumbre.

Chocolate negro mejora la visión

Aunque consumir un determinado alimento no aleja la necesidad de que una persona deba usar lentes, recientes estudios demuestran que hay un producto que puede mejorar temporalmente la agudeza visual e incluso mejorar el conocimiento.

Científicos de la Universidad de Reading en el Reino Unido midieron la visión y la capacidad de detección de movimiento de 30 adultos jóvenes dos horas después de haber consumido chocolate negro o chocolate blanco. El chocolate negro contienen antioxidantes llamados flavonoles, mientras que el blanco sólo contiene pequeñas trazas.

El estudio, dirigido a determinar los efectos e los flavonoles en la visión y la cognición, pues el año pasado científicos de Australia e Inglaterra habían revelado que esa sustancia mejoraba aspectos de la función cognitiva en adultos jóvenes sanos: se quería ver si incidía en mejorar el desempeño visual.

Mitad de los estudiantes consumieron chocolate negro, la otra mitad el blanco. Dos horas después realizaron una serie de pruebas para verificar las funciones visual y cognitiva. El experimento lo repitieron a la semana, invirtiendo el consumo entre los jóvenes.

Ambas semanas hallaron una mejoría en el desempeño visual y cognitivo de quienes consumieron el chocolate negro, mientras que los otros no. Esto sugiere que los flavonoles de la cocoa pueden mejorar temporalmente ciertos aspectos de la visión y el conocimiento.

Los investigadores creen que un aumento del flujo sanguíneo en los ojos y el cerebro sería lo que ayudará en esa mejoría.

Se necesita hacer, sin embargo, más estudios para verificar el hallazgo y determinar qué puede significar y cómo aprovecharlo.