Descubrimientos curiosos de la ciencia

El cigarrillo lleva a la sordera

Los fumadores lo pueden dejar… ¡sordo! Los no fumadores que con frecuencia respiran en el espacio de los fumadores están en mayor riesgo de una pérdida auditiva, según estudio publicado en Tobacco Control. Investigaciones anteriores habían sugerido que los fumadores estaban en riesgo de perder capacidad auditiva, pero no se había analizado el caso de los fumadores pasivos. Qué curioso.

Comida y reproducción

El éxito reproductivo de las personas, al menos en determinadas sociedades, podría estar determinado por la abundancia de comida el año de su nacimiento. Un estudio de científicos europeos publicado en el journal of Ecology analizó la disponibilidad de alimentos del año en que nacieron 927 mujeres y hombres en una pequeña comunidad en Finlandia en el siglo 18, algunos ricos, algunos pobres. Al cruzar con la fertilidad, encontró que los nacidos en años cuando se produjeron dos cosechas de los principales cultivos, el éxito reproductivo de los hombres fue del 97 por ciento y del 95 las mujeres, mientras que en los nacidos cuando sólo hubo una cosecha, el éxito fue del 50 en los machos y 55 en las hembras. Qué curioso.

Ellas y ellos ven distinto

Que hombres y mujeres ven distinto, no parece quedar duda. Eso podría confirmarse con un reciente hallazgo. Científicos hallaron una diferencia en la forma como machos y hembras de una especie de vertebrados ven las cosas, lo que los sexos utilizarían seguramente para elegir pareja. Shai Sabbah, de Queens’s University, y colegas, hallaron que peces ciclidos machos y la hembras no sólo ven las cosas distintas, sino que detectan la luz de distintas maneras. El estudio fue publicado en BMC Biology. Al manipular las condiciones en las cuales la luz era percibida por la hembra, una condición básica para elegir al macho, pudieron hacer el hallazgo. Detectaron además que estos peces, a diferencia de los demás vertebrados, poseen cinco conos fotorreceptores distintos. Los humanos sólo tienen tres. Qué curioso.

Todo es agua para ellos

Para los murciélagos, una superficie plana… ¡es agua! Incluso, si su visión, su olfato y su tacto les dicen que es un metal, un plástico o madera. Por eso, esos mamíferos dependen más en sus oídos que en otro sistema sensorial. Esto, porque las superficies lisas reflejan las ondas de ecolocación que emiten: actúan como espejos. Como en la naturaleza no abundan las superficies llanas, esas propiedades espejo son básicas para reconocer el agua. En una nota en Nature se mostró que estudios en 15 especies diferentes de murciélagos revelaron que todas trataban de beber en superficies planas y determinaron que ese reconocimiento acústico es innato. Qué curioso.

Si gana, su mujer le tiene una recompensa

¿Quién no goza con el éxito de su pareja o sufre con el fracaso?

Ver el desempeño de su pareja, pone on a las hembras, de acuerdo con un estudio publicado en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences.

Cuando la pareja que les gusta, resulta victoriosa, ella están más dispuestas a una buena recompensa: un poco de placer y… reproducción.

Esto se desprende de la investigación en ciertos peces cíclidos africanos, realizada por Julie Desjardins y colegas.

Cuando la pareja pierde, se sienten más ansiosas y pueden perder el interés en ella.

“Es como si una mujer estuviera saliendo con un boxeador, al que luego viera perder. No va a decir conscientemente: oh, este chico ya no me gusta, pero sus sentimientos podrían cambiar de todas maneras”.

El caso es que dos machos similares fueron colocados en un estanque con tres compartimentos y una hembra en uno de ellos. Se les permitía estar juntos 20 minutos, tiempo durante el cual la hembra interactuaba y elegía uno, lo que se notaba por su comportamiento. Al segundo día su preferencia no cambiaba.

Al tercer día la hembra estuvo en su encierro, pero los dos machos fueron juntados. Como son muy territoriales, con rapidez comenzaron una pelea. La hembra los veía. A los 20 minutos fueron separados.

Cuando analizaron el cerebro de la hembra, si el perdedor era su preferido, encontraron más activadas áreas asociadas con la ansiedad. Si su preferido era el ganador, las zonas más activadas del cerebro eran aquellas relacionadas con el placer y la reproducción. El estudio se repitió con distintos ejemplares.

Una buena recompensa para su héroe. O un castigo para el que la defraudó.