¿Quiere pescado frito?

Una buena película de terror en un bosque, incluye el aullido de un lobo. De verdad que asusta saber que hay uno en las cercanías. Pero, miren cómo es la vida. A pesar de esa imagen y de que en verdad pueden ser no tan amigables para los humanos, los lobos prefieren…
Chris Darimont, de la Universidad de Victoria y la Fundación de Conservación Raincoast de Canadá, condujo un grupo de investigadores para estudiar los hábitos alimenticios de este pariente de los perros.
El estudio abarcó un área de 3.300 kilómetros cuadrados en Columbia Británica. ¿Qué encontraron?
La imagen de u lobo que caza ciervos animales con cascos es cierta, pero si tienen para escoger… prefieren un buen salmón.
La mayor parte del año cazan ciervos, como se esperaría. En el otoño, sin embargo, entran en escena los salmones y los lobos cambian su apetitoso alimento. Los investigadores esperaban que los lobos volvieran los ojos sobre los salmones solo si hubiera escasez de ciervos, pero ese no fue el caso.
La investigación analizó restos de presas y los químicos en el pelaje de los lobos para determinar sus preferencias culinarias a lo largo del año.